En las excavaciones de la Autoridad de Antigüedades de Israel en la Vía Hebrón de Jerusalén se descubrió la tumba de una cortesana (hetaira, en griego antiguo) que data de finales del siglo IV – principios del III a.C. En la cueva funeraria, rara prueba del periodo helenístico en la región de Jerusalén, se descubrieron los restos incinerados de una joven junto a un raro espejo de caja en perfecto estado de conservación.

En la cámara funeraria se descubrieron huesos humanos carbonizados, que el Dr. Yossi Nagar, antropólogo físico de la Autoridad de Antigüedades de Israel, identificó como los de una mujer. Según el Dr. Guy Stiebel, del Departamento de Arqueología y Antiguo Oriente Próximo de la Universidad de Tel Aviv se trata, de hecho, de la prueba más antigua en Israel de incineración en el periodo helenístico.

Junto a los huesos se encontraron varios clavos de hierro doblados y, para sorpresa de los arqueólogos, junto a los huesos calcinados de la mujer se descubrió además un ajuar funerario: un raro tipo de caja de espejo plegable de bronce.

La tumba de una hetaira descubierta en Jerusalén | foto Autoridad de Antigüedades de Israel

Éste es sólo el segundo espejo de este tipo que se ha descubierto hasta la fecha en Israel, y en total sólo se conocen 63 espejos de este tipo en todo el mundo helenístico, afirma Liat Oz, directora de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel. La calidad de fabricación del espejo es tan alta que se conservó en excelentes condiciones, y parecía hecho ayer.

En un estudio conjunto de la Universidad de Tel Aviv y la Autoridad de Antigüedades de Israel, dirigido por el Dr. Guy Stiebel, del Departamento de Arqueología y Próximo Oriente Antiguo de la Universidad de Tel Aviv, y la arqueóloga de la Autoridad de Antigüedades de Israel Liat Oz, los investigadores sugieren que el raro espejo perteneció a la difunta, que no era otra que la acompañante de un alto militar helenístico o un funcionario gubernamental helenístico durante una campaña por la Tierra de Israel.

Los investigadores señalaron que esta ofrenda, de espejos de caja plegable, estaba documentada en tumbas y templos del mundo grecohelenístico, y es un claro indicio de un artefacto de género, asociado a las mujeres griegas. Los espejos de caja solían estar decorados con grabados o magníficos relieves de figuras femeninas idealizadas y de diosas, sobre todo de Afrodita, la diosa del amor.

Representación de una hetaira griega | foto Autoridad de Antigüedades de Israel

La pregunta más estimulante que surgió a raíz de este descubrimiento fue: ¿qué hace la tumba de una mujer griega en la carretera que conduce a Jerusalén, lejos de cualquier yacimiento o asentamiento de la época? La tumba nos intrigó especialmente, también por el hecho de que la información arqueológica sobre Jerusalén y sus alrededores a principios del periodo helenístico es muy escasa, afirma el Dr. Stiebel.

Para resolver este enigma, los investigadores dispusieron de una serie de datos únicos que caracterizaban el enterramiento de Via Hebron y que arrojaron luz sobre una narración sorprendente; el raro y caro espejo de caja y la cremación, bien conocida en el mundo griego, así como el hallazgo de los clavos de hierro en el enterramiento.

En cuanto al estatus de la mujer, los investigadores creen que probablemente era una mujer de compañía/cortesana (hetaira) y no una mujer casada, ya que estas últimas rara vez abandonaban su hogar en Grecia, por no hablar de unirse a sus maridos en campañas militares. El hecho de que no hubiera ningún asentamiento cerca de la cueva sepulcral parece indicar que se trata de la tumba de una mujer griega que acompañaba a un militar de alto rango o a un funcionario del gobierno helenístico y que fue enterrada al borde del camino.

Los investigadores con el espejo de bronce | foto Autoridad de Antigüedades de Israel

Los espejos de bronce como el que se encontró se consideraban un artículo de lujo caro, y podían llegar a manos de las mujeres griegas de dos maneras: como parte de su dote antes de una boda, o como regalo de los hombres a sus hetairai. Como tales, los espejos simbolizaban, entre otras cosas, la conexión -así como las relaciones íntimas- entre los clientes y los hetairai. Las hetairai formaban parte de una institución social de la Antigua Grecia, en el marco de la cual las mujeres -semejantes, por ejemplo, a las geishas japonesas- prestaban servicios de acompañamiento social, y no necesariamente sólo, o principalmente, servicios sexuales. Algunas de ellas se convirtieron en esposas de derecho consuetudinario de los gobernantes grecohelenísticos, así como de generales de alto rango e intelectuales famosos. Las hetairai celebraban salones literarios y servían de musas para las obras más famosas de escultura y pintura, que incluso se exponían en los templos.

Lo más probable es que se trate de la tumba de una mujer de origen griego que acompañó a un miembro de alto rango del ejército o del gobierno helenístico, durante las campañas de Alejandro Magno o, más probablemente, durante las Guerras de los Diádocos (sucesores), concluyen los investigadores.

En un futuro estudio de seguimiento, los investigadores se proponen obtener datos más precisos sobre el origen de la fabricación del espejo, en un intento de arrojar más luz sobre los antecedentes de la mujer, y tal vez incluso sobre el origen del superior al que acompañaba.


Fuentes

Autoridad de Antigüedades de Israel


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.