Según una investigación de la Universidad de Cardiff, los caballos cruzaban el mar Báltico en barcos a finales de la era vikinga y eran sacrificados en rituales funerarios.

Los estudios sobre los restos de caballos hallados en antiguos enterramientos de Rusia y Lituania, publicados en la revista Science Advances, demuestran que se traían de Escandinavia a través de las amplias redes comerciales que conectaban el mundo vikingo con los imperios bizantino y árabe.

Hasta ahora, los investigadores creían que los caballos de sacrificio eran siempre sementales de origen local. Pero estos resultados revelan que los caballos procedentes de la Suecia o la Finlandia modernas viajaron hasta 1.500 km a través del mar Báltico. Los resultados también demuestran que el sexo del caballo no era necesariamente un factor determinante a la hora de elegirlo para el sacrificio, ya que los análisis genéticos muestran que uno de cada tres eran yeguas.

Se utilizó una técnica científica llamada análisis de isótopos de estroncio en dientes de caballo de 74 animales para identificar su lugar de origen. El suelo, el agua y las plantas tienen una composición química que refleja la geología subyacente. La firma química es absorbida por los animales al consumirlos y queda fijada en el duro esmalte de sus dientes, lo que permite a los arqueólogos rastrear sus trayectorias vitales cientos de años después.

Reconstrucción del sacrificio ritual de un caballo en Paprotki Kolonia, Polonia moderna.
Reconstrucción del sacrificio ritual de un caballo en Paprotki Kolonia, Polonia moderna. Crédito: Mirosław Kuzma

Los sacrificios de caballos eran ritos públicos muy visibles y simbólicos en toda la Europa prehistórica pagana, persistiendo los últimos entre las tribus bálticas, hasta el siglo XIV d.C.Las fosas de ofrendas podían incluir varios caballos, caballos completos o animales parciales.

En muchos cementerios bálticos, los caballos se enterraban separados de los humanos, pero hay numerosos ejemplos de caballos con incineraciones humanas superpuestas.

La autora principal del estudio, la doctora Katherine French, que antes trabajaba en la Facultad de Historia, Arqueología y Religión de la Universidad de Cardiff y ahora trabaja en la Universidad Estatal de Washington, declaró: Esta investigación desmonta las teorías anteriores de que los sementales de origen local se seleccionaban exclusivamente para el sacrificio. Dada la inesperada prevalencia de yeguas, creemos que el prestigio del animal, venido de lejos, era un factor más importante a la hora de elegirlas para este rito.

Las rutas comerciales de la Edad Vikinga se extendían desde las modernas Islandia, Gran Bretaña e Irlanda, en el Oeste, hasta los imperios bizantino y árabe, en el Este. La presencia del peso de un comerciante en una tumba de caballo apunta al papel clave de los caballos en estas vibrantes redes comerciales.

El coautor, el doctor Richard Madgwick, también de la Facultad de Historia, Arqueología y Religión de la Universidad de Cardiff, afirmó: Las tribus paganas del Báltico se abastecían claramente en el extranjero de caballos procedentes de sus vecinos cristianos, al tiempo que se resistían a convertirse a su religión. Esta interpretación revisada del sacrificio de caballos pone de relieve la dinámica y compleja relación entre las comunidades paganas y cristianas de la época.

Este proyecto ha recibido financiación del programa Horizonte 2020 de la UE, el Ministerio polaco de Ciencia y Educación Superior, la National Geographic Society, la Society for Medieval Archaeology, la Fundación Alexander von Humboldt, la Deutsche Forschungsgemeinschaft y la Universidad de Cardiff.


Fuentes

Cardiff University| Katherine M. French et al., Biomolecular evidence reveals mares and long-distance imported horses sacrificed by the last pagans in temperate Europe. Sci. Adv. 10, eado3529(2024). DOI:10.1126/sciadv.ado3529


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.