Un arqueólogo aficionado de Denklingen (Baviera) descubrió recientemente dos antiguas monedas de oro celtas mientras paseaba por el campo. Estas raras monedas, conocidas como «copas arco iris» por su singular forma, datan de hace más de 2.000 años, del siglo II a.C.. Era la época en que los celtas de Europa central empezaban a utilizar monedas para comerciar. El descubridor se puso rápidamente en contacto con las autoridades locales para informar del hallazgo.

Estas monedas especiales tienen forma de pequeños cuencos dorados y presentan una estrella central rodeada de cuatro medios arcos, una imagen poco común en otras monedas celtas. Hasta ahora, los expertos sólo habían documentado tres monedas similares, por lo que se trata de un hallazgo excepcionalmente raro. Las dos monedas recién desenterradas pesan juntas unos dos gramos, lo que hoy puede parecer poco oro. Sin embargo, es probable que estas monedas en miniatura tuvieran un alto poder adquisitivo en el mundo celta de la Edad del Hierro.

En lugar de venderlas o guardarlas en una colección privada, el honrado descubridor de Baviera decidió generosamente donarlas a la Colección Estatal de Arqueología de Múnich. De este modo, las monedas recibirán el cuidado adecuado y estarán a disposición del público. Según la leyenda, sólo un niño puede encontrar estas monedas en forma de copa al final del arco iris. Pero, como demuestra este descubrimiento, a veces la suerte también golpea a los demás.

Detalle de una de las monedas | foto Colección Estatal de Arqueología de Múnich

A partir de marzo de 2024, las monedas donadas se exhibirán de forma permanente en la nueva exposición del museo. La donación desinteresada del descubridor es un gran resultado que pone estas monedas al alcance de numerosos futuros visitantes, investigadores y grupos escolares. El conservador y experto en monedas del museo está especialmente encantado de poder estudiar y compartir este raro hallazgo.

Las copas arco iris proporcionarán información valiosa sobre la moneda y el comercio de los primeros celtas. Su forma y decoración únicas también revelan estilos artísticos y creencias culturales de los europeos de hace más de 2000 años. Descubrimientos como éste ponen de relieve las sorpresas que aún esperan ser encontradas, incluso en campos muy trillados. Nos recuerdan los muchos artefactos antiguos que quedan bajo nuestros pies en la campiña bávara.

Este afortunado hallazgo es una victoria para el generoso aficionado, el museo y el público. Los entusiastas del patrimonio local esperan que inspire a otros a ayudar a preservar la historia y compartir descubrimientos que nos conectan con nuestros antiguos antepasados. El público podrá ver por sí mismo estas monedas especiales a partir del próximo mes de marzo en el museo de la Colección Estatal de Arqueología de Múnich, donde se expondrán junto a otros tesoros celtas.


Fuentes

Archäologische Staatssammlung (Colección Estatal de Arqueología de Múnich)


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.