Las numerosas canteras de grava en el valle medio del Elba cerca de Magdeburgo han proporcionado ya muchos descubrimientos arqueológicos destacados del período entre el Pleistoceno medio (glaciación Weichseliense) y la era moderna.

En la cantera de grava Barleben-Adamsee, además de herramientas de pedernal, se han encontrado cinco fragmentos de caparazones de tortuga de entre 42.000 y 50.000 años de antigüedad, que podrían haber constituido reservas de alimentos fácilmente transportables como provisiones vivas por humanos antiguos o neandertales.

En la zona del lago Adamsee cerca de Barleben (distrito de Börde), la acumulación de grava ocurrió durante un período de varias decenas de miles de años. Dado que la extracción de grava se realiza con dragas de cubeta por debajo del nivel freático, no es posible observar las capas de hallazgos.

Draga en el emplazamiento de Barleben- Adamsee
Draga en el emplazamiento de Barleben- Adamsee. Crédito: Uwe Beye / Landesamt für Denkmalpflege und Archäologie Sachsen-Anhalt

Por lo tanto, la datación solo es posible mediante la forma de herramientas o, especialmente en hallazgos orgánicos, mediante métodos científicos (por ejemplo, la datación por radiocarbono). Los hallazgos generalmente se recuperan del tamiz vibratorio de la draga.

Aquí, las y los arqueólogos voluntarios juegan un papel importante. En el caso de la cantera de grava Barleben-Adamsee, los hallazgos de los últimos años se deben especialmente a Uwe Beye.

No solo se han encontrado aproximadamente 180 artefactos de pedernal (incluyendo hachas de mano, otras herramientas, núcleos y lascas) en el Adamsee, sino también un hallazgo muy especial procedente de la cantera de grava. Ya en 1998/99 se descubrió una punta de 41,8 centímetros de largo, fabricada a partir de una costilla de bóvido (uro o bisonte). La parte del hueso que apunta hacia el esternón fue cuidadosamente trabajada en forma de una punta larga y delgada, de aproximadamente 12 centímetros de longitud.

Fragmento de herramienta de piedra de sílex con punta de hoja y superficie retocada procedente del lago Adamsee
Fragmento de herramienta de piedra de sílex con punta de hoja y superficie retocada procedente del lago Adamsee. Crédito: Juraj Lipták / Landesamt für Denkmalpflege und Archäologie Sachsen-Anhalt

La datación por radiocarbono coloca el momento de la muerte del animal con un 95% de probabilidad entre 32.992 y 32.406 a.C., en el final del Paleolítico medio o el inicio del Paleolítico superior. Esto convierte el hallazgo en una de las herramientas de hueso pulido más antiguas de Alemania Central.

Los artefactos de piedra de la misma época incluyen fragmentos de una “punta hoja”, que pueden compararse con hallazgos de la cueva Ilsenhöhle en Ranis, Turingia. Allí, un equipo de investigación, en colaboración con la Oficina Estatal de Conservación de Monumentos y Arqueología de Sajonia-Anhalt, identificó a humanos modernos como creadores de estas herramientas hace 45.000 años, ya que anteriormente, las puntas hoja se asociaban con los neandertales.

Entre los hallazgos recientes del Adamsee, destacan cinco fragmentos de caparazones de tortuga que se pueden atribuir a la tortuga europea de agua dulce (Emys orbicularis). Todos los fragmentos se dataron dos veces utilizando el método de radiocarbono, arrojando un período de entre 50.000 y 42.000 años desde el presente.

Costilla trabajada de un bóvido (Ur o bisonte) de la gravera de Barleben-Adamsee
Costilla trabajada de un bóvido (Ur o bisonte) de la gravera de Barleben-Adamsee. Crédito: Juraj Lipták / Landesamt für Denkmalpflege und Archäologie Sachsen-Anhalt

Por lo tanto, las tortugas vivieron durante la glaciación Weichseliense, una datación inesperada para Europa Central, dado que los huevos que las tortugas dejan en la tierra necesitan una temperatura de más de 18 a 20 grados Celsius para que las crías puedan desarrollarse.

Los hallazgos de Barleben-Adamsee pueden estar fuera del rango de distribución natural de la tortuga europea de agua dulce en ese momento, lo cual plantea la pregunta de su origen. Comparaciones etnográficas e históricas muestran que las personas solían llevar tortugas como provisiones, algo así como “conservas vivas”, en sus viajes.

Estos animales son fáciles de transportar y ofrecen una fuente de carne fresca incluso si no hay éxito en la caza. Es posible que cazadores del período glacial, neandertales o humanos modernos, llevaran las tortugas a regiones frías del norte. Si esto es así o no, lo mostrarán futuras investigaciones.


Fuentes

Landesamt für Denkmalpflege und Archäologie Sachsen-Anhalt


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.