Una granja en la pequeña ciudad de Vindelev en Jutlandia (Dinamarca), probablemente albergó a una personalidad muy importante e internacional, según una nueva investigación del Museo Nacional sobre el Tesoro de Vindelev, recientemente publicada en la revista de investigación Internacional Numismatic Chronicle.

La investigadora principal, Helle Horsnæs, ha examinado las cuatro medallas romanas que forman parte del tesoro y puede concluir que las medallas, según todo parece indicar, se utilizaron como dote o regalos en una red europea de mujeres y hombres importantes en la parte no romana de Europa. Sorprendentemente, alguien de esa red estuvo alojado en una granja en Vindelev en la Edad del Hierro nórdica (que finalizó en la Alta Edad Media), porque allí se encontró el tesoro.

Existen otros emocionantes hallazgos de oro en el área de Jutlandia Oriental, pero Vindelev es simplemente más grande en todos los aspectos. No tenemos señales de que hubiera una base de poder en Vindelev en este momento, así que nos sorprende encontrar objetos que no solo muestran poder local, sino también conexiones europeas, dice la investigadora. Esto realmente coloca a Vindelev en el mapa y sitúa al propietario en el nivel más alto de Europa.

Las piezas del tesoro de Vindelev
Las piezas del tesoro de Vindelev. Crédito: Konserveringscenter Vejle

El Tesoro de Vindelev es uno de los hallazgos de oro más importantes en la historia de Dinamarca. Fue descubierto en diciembre de 2020 por Ole Ginnerup Schultz y Jørgen Antonsen e incluye, además de las cuatro medallas en oro, 13 brazaletes de oro nórdicos en un hallazgo de depósito conjunto. Nunca antes se habían encontrado cuatro medallas juntas en Dinamarca.

Encontrar cuatro medallas juntas es enormemente significativo, y realmente muestra que debe haber habido una conexión con la élite europea, dice Helle Horsnæs y continúa: No creo que puedan haber tenido ese contacto sin ser parte de la élite ellos mismos.

Las grandes medallas de oro generalmente se consideran regalos del emperador a destacados senadores y generales romanos, mientras que las medallas un poco más pequeñas podrían haber sido regalos para romanos de la clase ecuestre. Pero las cuatro medallas de oro del Tesoro de Vindelev han viajado largamente.

Fueron emitidas por cuatro emperadores diferentes en el siglo III y, entre otras cosas, se les colocaron anillos fuera del Imperio Romano para que pudieran funcionar como colgantes para una mujer.

Medallón romano del tesoro de Vindelev
Medallón romano del tesoro de Vindelev. Crédito: Nationalmuseet

Por lo tanto, también parece que no es un regalo directo del emperador romano para la persona poderosa de Vindelev, sino que las medallas han sido intercambiadas varias veces, al igual que ha ocurrido con otras medallas en el norte de Europa, y que tal vez han sido heredadas como una especie de joyas de la familia de Vindelev.

Una de las medallas ha atraído especialmente la atención de Helle Horsnæs. Resulta que está marcada con exactamente el mismo sello que una medalla encontrada en Zargozyn, Polonia.

Por lo tanto, las dos medallas han viajado juntas fuera del Imperio Romano, después de lo cual se les colocaron anillos en el mismo taller y se transformaron en colgantes. Luego, una de ellas quizás haya tomado el camino hacia Zargorzyn, Polonia, y la otra hacia Vindelev, Dinamarca.

Esto demuestra que la red europea en esta época de la Edad del Hierro estaba muy ramificada y que la élite europea ya estaba conectada entre sí, dice Helle Horsnæs.

El tesoro de Vindelev se exhibe en el Museo Nacional de Dinamarca en la exposición "A la caza de la historia danesa"
El tesoro de Vindelev se exhibe en el Museo Nacional de Dinamarca en la exposición «A la caza de la historia danesa». Crédito: Joakim Züger / Nationalmuseet

El hallazgo de Vindelev contiene el mayor brazalete de oro del mundo. Las medallas fueron emitidas por los emperadores romanos Constantino el Grande (306-337 d.C.), Constancio (337-350 d.C.), Valentiniano I (364-375 d.C.) y Graciano (367-383 d.C.).

Se ha sugerido que el tesoro fue depositado como una ofrenda en relación con la catástrofe climática en 536 o fue enterrado en una casa larga en relación con un tiempo de crisis como la peste justiniana en la década de 540.

Además de las medallas de Vindelev, anteriormente se han encontrado dos grandes medallas, dos medallas medianas y una pequeña medalla en Dinamarca. Esta última se encontró en Gudme y probablemente formaba parte de un tesoro con varias monedas de oro romanas, mientras que las demás se encontraron individualmente.

Las cuatro medallas de Vindelev fueron todas transformadas en colgantes en talleres fuera del Imperio Romano. Hay una gran diferencia en el estado de desgaste de las medallas. Esto subraya que no se han mantenido juntas como una sola joya, sino que probablemente han sido intercambiadas varias veces.

Las medallas de oro romanas y las monedas han sido modelos para imitaciones producidas localmente, y en el norte han inspirado a los brazaletes nórdicos. Hay varios ejemplos de monedas romanas transformadas y brazaletes nórdicos que se encuentran en los mismos hallazgos, y por lo tanto, han sido utilizados de la misma manera en el norte.


Fuentes

Museo Nacional de Dinamarca


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.