Causó un gran revuelo cuando hace casi año y medio se hizo público uno de los mayores, más ricos y más bellos tesoros de oro encontrados de la historia danesa en Vindelev, cerca de Jelling. Ahora el descubrimiento vuelve a sorprender.

Los estudiosos han descubierto la inscripción más antigua del mundo con el nombre del dios de la mitología nórdica, Odín, en un bracteato (una especie de medalla) de oro. Forma parte de la frase “Es el hombre de Odín” y se refiere al retrato de un rey o gran hombre desconocido, que pudo tener el nombre de “Jaga” o “Jagaz”. Esto significa que los dioses tal y como los conocemos en la mitología nórdica ya eran conocidos a principios del siglo IV, 150 años antes de lo que se pensaba hasta ahora.

El descubrimiento fue realizado por Lisbeth Imer, runóloga del Museo Nacional de Dinamarca, junto con el lingüista Krister Vasshus. La inscripción rúnica ha sido la más difícil de interpretar en mis 20 años como runóloga en el Museo Nacional, pero el descubrimiento es también absolutamente fantástico. Es la primera vez en la historia del mundo que se menciona el nombre de Odín, y retrotrae la mitología nórdica a principios del siglo IV. Esto hace que el hallazgo de Vindelev sea aún más espectacular. No había visto unas runas tan bien ejecutadas y un texto tan largo en un hallazgo danés de este periodo desde los Cuernos de Oro. Podría ser una clave para entender otras inscripciones rúnicas prehistóricas que hasta ahora no hemos podido leer, afirma Lisbeth Imer.

Hemos encontrado la prueba clara, y es un descubrimiento enorme. No puedo bajar los brazos de puro éxtasis. Este tipo de inscripción es extremadamente raro, podríamos encontrar una cada 50 años, y esta vez ha resultado ser historia mundial, afirma Krister Vasshus, especializado en la historia lingüística antigua de Escandinavia.

Algunos de los objetos del tesoro de Vindelev | foto VejleMuseerne

Según Rane Willerslev, director del Centro, el descubrimiento es otro avance que nos aporta nuevos e importantes conocimientos sobre la historia de Dinamarca. Se trata de un descubrimiento increíble que nos aporta nuevos conocimientos sobre el pasado y que matiza y reescribe la historia de Dinamarca, y esta vez también la del mundo. Es fantástico que los investigadores del museo hayan vuelto a obtener resultados que resuenan en el resto del mundo, afirma Rane Willerslev.

Hasta ahora, la inscripción más antigua con el nombre de Odín procedía de una hebilla de traje de la última mitad del siglo V de Nordendorf, en el sur de Alemania. En Dinamarca, la inscripción más antigua hasta la fecha procede de un amuleto hecho con un trozo de cráneo humano de principios del siglo VII procedente de Ribe.

La inscripción rúnica es difícil de entender porque está desgastada y las runas casi han desaparecido en lugares importantes. Además, el texto está escrito sin espacios entre las palabras y en una lengua que tiene más de 1.500 años y ha evolucionado considerablemente desde entonces.

No sólo la estructura de la lengua ha evolucionado enormemente desde el siglo IV, sino que muchas palabras también han caído en desuso, afirma Krister Vasshus y continúa: Normalmente encontramos inscripciones rúnicas cortas y muy parecidas, pero esta vez el texto es largo y está formado casi en su totalidad por palabras nuevas. Por lo tanto, también ha sido muy difícil de descifrar. La interpretación es en sí misma todo un logro, que nos ayudará a entender otras inscripciones rúnicas.

Los investigadores con los bracteatos | foto Museo Nacional de Dinamarca

Se han encontrado más de 1.000 bracteatos en todo el norte de Europa, y más de 200 con inscripciones. Pero la inmensa mayoría de las inscripciones rúnicas en bracteatos no tienen sentido lingüístico. Las runas suelen tener 2–3 milímetros de altura y no hay mucho espacio para escribir. En su mayoría, las inscripciones consisten en palabras cortas y sagradas, o son copias tergiversadas o distorsionadas de una inscripción que en su día tuvo sentido, pero que se ha perdido.

La interpretación de la inscripción rúnica ya ha resuelto varios misterios. El hallazgo de Vindelev contiene otro bracteato cuya inscripción es una copia de la inscripción del bracteato con la inscripción de Odín. Sin embargo, la copia está mal ejecutada, probablemente por alguien con escasos conocimientos de runas, ya que éstas son más indistintas y algunas runas se pierden en una serie de líneas. Resulta que la copia tiene un “gemelo” idéntico al sello encontrado en 1852 en Bolbro, en las afueras de Odense, que el Museo Nacional ha tenido en su colección durante 170 años, pero sin poder leer la escritura… ¡hasta ahora! Este bracteato está expuesta en el Salón Dorado del Museo Nacional.

Un tercer bracteato del hallazgo de Vindelev también tiene un “hermano”, encontrado en 1689. Este bracteato también se ha asociado con Odín, ya que la inscripción rúnica que contiene se leía como ”el Alto“, uno de los muchos epítetos de Odín. Sin embargo, Lisbeth Imer y Krister Vasshus afirman que se trata de una interpretación errónea. En el bracteato de Vindelev, las runas son más nítidas, por lo que está claro que en la inscripción se lee ”el amado», que podría ser un apodo para el caballo o la persona retratada en él.

Durante unos 150 años, los eruditos han debatido si la figura representada en muchos bracteatos es Odín. Sin embargo, como la persona retratada es “el hombre de Odín” y tiene el nombre de “Jaga” o “Jagaz”, probablemente se trate de un rey, como sabemos por los medallones romanos que representan a César. Tiene la legitimidad divina de Odín, lo que podría significar que también es el líder supremo del culto de la comunidad.

Otra vista del bracteato con la inscripción de Odín | foto VejleMuseerne

Aparte de las inscripciones rúnicas, no tenemos fuentes escritas de la Dinamarca del siglo IV, así que no sabemos mucho sobre quién es este “hombre de Odín” y “Jaga” o “Jagaz”, pero todas las pruebas sugieren que era muy importante en el siglo IV. La cantidad de oro en el hallazgo de Vindelev es enorme, y los bracteatos de oro son mucho más grandes y gruesos que otros similares. Probablemente se llevaban en una especie de cadena, que enfatizaba el estatus del portador.

El oro se importaba del sur y los bracteatos se inspiraban también en diseños romanos, lo que sugiere la existencia de una sólida red en toda Europa. El rey tenía contacto con muchas otras partes de Dinamarca y de Europa, ya que se han encontrado bracteatos similares o idénticos en Funen, Jutlandia Septentrional, Jutlandia Occidental y el norte de Alemania, por no mencionar los medallones imperiales que también se han encontrado en Vindelev. Tienen paralelos en lugares tan lejanos como el centro de Alemania y Polonia.

El bracteato con la inscripción de Odín más antigua del mundo, junto con el resto del hallazgo de Vindelev, se exhibe en el Museo Nacional en la exposición “En busca de la historia danesa«.


Fuentes

Museo Nacional de Dinamarca


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.