Por cuarto año consecutivo, un equipo de arqueólogos suizos y griegos trabajó en el corazón del santuario de Artemisa Amarintia (Eubea, Grecia), donde un templo no deja de revelar sus secretos. Elementos arquitectónicos, objetos exóticos y vestigios de los antiguos orígenes del culto figuran entre los descubrimientos más sorprendentes del verano pasado.

La campaña 2023 permitió la excavación completa de los restos de un templo que data del siglo VII a.C. El edificio deparó varias sorpresas a los arqueólogos: su planta era absidal, lo que es bastante inusual para este periodo, mientras que su tamaño era mayor de lo previsto en un principio.

De hecho, su longitud alcanzaba los 34 metros, lo que corresponde a 100 pies en el sistema métrico griego: esta medida «perfecta» se encuentra en otros monumentos del mismo periodo.

Otro descubrimiento sorprendente fueron los hogares o altares encontrados en el interior del templo y no en el exterior, como solía ocurrir en los santuarios griegos. Sobre estas plataformas de piedra, el fuego de los sacrificios consumía las porciones de las víctimas animales ofrecidas a los dioses. Gruesas capas de ceniza, ricas en huesos calcinados, así lo atestiguan. El humo de los sacrificios escapaba probablemente por las aberturas del tejado del edificio.

Al igual que los años anteriores, las excavaciones de este verano sacaron a la luz un gran número de ofrendas: vasijas, armas, joyas, etc. Destacaron varios objetos exóticos, entre ellos una cabeza de marfil finamente cincelada con rasgos egipcios. Irreconocible cuando fue desenterrada, ha sido meticulosamente restaurada para revelar la calidad de su elaboración.

A medida que avanzan las excavaciones, la historia del santuario se aclara. Las huellas de fuego sugieren que el templo de los «100 pies» fue parcialmente destruido por un incendio en la segunda mitad del siglo VI a.C.; fue restaurado temporalmente con muros de adobe, antes de ser sustituido en su totalidad por un nuevo edificio a finales de siglo.

Las profundas zanjas de prueba también revelaron restos de épocas anteriores: un edificio que podría datar de los siglos IX u VIII a.C., varias figurillas de bronce de animales de la misma época, así como una cabeza de toro de terracota de finales de la Edad del Bronce.

Aunque la exploración de estos antiguos niveles se encuentra aún en sus primeras fases, los descubrimientos realizados hasta ahora parecen confirmar que el culto a Artemisa en Amarinto hunde sus raíces en la prehistoria del yacimiento.

El santuario se encuentra al pie de una colina ocupada ya durante la Edad del Bronce. Las excavaciones realizadas en sus laderas han revelado imponentes murallas, que probablemente formaban parte de un sistema de fortificación construido durante el 3er milenio a.C.

La existencia de Amarinto en época micénica (segunda mitad del II milenio a.C.) también está atestiguada en los archivos del palacio micénico de Tebas, en la vecina Beocia.

Los vestigios de la Amarinto prehistórica, aún visibles cuando se construyó el santuario, contribuyeron sin duda al atractivo del lugar: había aquí suficiente para alimentar los relatos de un pasado heroico, como los de Homero, al que aspiraban los griegos de la época.

Paralelamente a las excavaciones, se lleva a cabo una amplia prospección en la región de Amarinto. Los arqueólogos tratan de comprender cómo se integraba el santuario en el paisaje antiguo, mediante el estudio del entorno natural, la distribución de los asentamientos, las zonas agrícolas, los cementerios, las canteras, así como la red de comunicaciones. Esta última incluía una «Vía Sagrada» que unía el santuario de Amarinto con la antigua ciudad de Eretria.

Tras varios años de intenso trabajo de campo y una serie de descubrimientos espectaculares, ha llegado el momento de hacer uso de los datos recogidos. Un equipo internacional de especialistas contribuye a esta fase de la investigación.

Arqueozoólogos y arqueobotánicos, que identifican miles de fragmentos óseos y restos vegetales, expertos que analizan al microscopio las capas extraídas durante la excavación, especialistas en cerámica, arquitectos, etc.

La investigación sobre Artemisa prosigue ahora en el laboratorio.


Fuentes

Swiss School of Archaeology in Greece


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.