Categorías
Arqueología

Encuentran por primera vez los restos de un templo precristiano vikingo en Noruega

Reconstrucción gráfica del templo encontrado / foto NRK - Museo Universitario de Bergen

Arqueólogos del Museo Universitario de Bergen que realizan excavaciones en la granja de Ose, en el municipio de Ørsta, al sur de la costa noroeste del país, encontraron los restos de un templo pagano de época vikinga. Según el propio museo es la primera vez que se encuentra en Noruega una estructura de este tipo, ya que la mayoría de templos vikingos hallados hasta ahora están en Suecia o Dinamarca.

Localización de Ørsta, el lugar del hallazgo, en Google Maps

En el área excavada, que tiene unos 8.000 metros cuadrados, aparecieron varios edificios de períodos que van desde la Edad del Hierro hasta la época medieval. En la zona oeste de la excavación se encontraron los restos del templo, una estructura que tiene 14 metros de largo por 7 de anchura.

En el interior hay rastros de agujeros, de unos 80 centímetros de lado, que albergarían 4 postes rectangulares que habrían soportado una torre cuadrada de 3 por 3,5 metros, situada en el centro del edificio. Esta estructura interior es la clave para identificar el edificio como un templo nórdico dedicado al culto de dioses como Odín y Tor.

El templo delimitado en el yacimiento / foto NRK – Museo Universitario de Bergen

La estructura tenía probablemente unos 10 metros de altura, y en conjunto es más pequeña que otros templos nórdicos encontrados hasta ahora. Aun así, el hallazgo es único en el contexto noruego, según los arqueólogos.

Los primeros análisis indican que el templo fue construido hacia el año 575 d.C., correspondiendo a la época de los vikingos. Según el arqueólogo Søren Diinhoff se trata de una copia casi idéntica de los templos que conocemos al sur de Escandinavia, como los de Uppåkra en Suecia y Tissø en Dinamarca.

Otra reconstrucción gráfica del templo / foto NRK – Museo Universitario de Bergen

Según Diinhoff estos templos eran utilizados durante fiestas religiosas en los solsticios de invierno y verano, donde se realizaban banquetes rituales y se ofrecían sacrificios a los dioses. Los que se han encontrado hasta ahora están asociados a asentamientos de grandes jefes, pero Diinhoff asegura que este no es el caso de Ørsta, donde los restos aparecieron cerca de la orilla al fondo de un fiordo.


Fuentes

Universitetsmuseet i Bergen / NRK