El impacto de un cometa fragmentado pudo destruir el asentamiento de Abu Hureyra, el lugar donde los humanos se convirtieron en agricultores

Restos de casas rectangulares en Abu Hureyra / foto Penn Museum

Anteriormente hablamos aquí de Abu Hureyra, un yacimiento hoy sumergido bajo las aguas de una presa en Siria, donde se han encontrado pruebas de la transformación de los humanos de cazadores-recolectores en agricultores. Decíamos entonces que el asentamiento más antiguo databa del epipaleolítico (hace unos 13.500 años) y unos 1.300 años después, con el comienzo del periodo Dryas Reciente (la época de enfriamiento climático de finales del pleistoceno, hace entre 12.700 y 11.500 años, que pudo ser causada por el impacto del cometa Clovis en América del Norte), la mayoría de la población abandonó el lugar, solo quedaron unas pocas familias. Éstas tuvieron que ingeniárselas para sobrevivir a la sequía y el frío y desarrollaron la domesticación de especies vegetales, la siembra intencionada y la selección de cepas. Luego, cuando el clima se volvió más benigno hacia 9500 a.C., la aldea volvió a crecer, hasta alcanzar varios miles de habitantes, y muchos se extendieron por todo Oriente Medio llevando consigo esta nueva biotecnología.

Ahora un artículo publicado por la Universidad de California Santa Bárbara revela que entre los restos de cereales, materiales de construcción y huesos de animales, en Abu Hureyra se encontró también vidrio fundido. Fragmentos cuyas características sugieren que se formó a temperaturas extremadamente altas -muy superiores a las que los humanos podían alcanzar en ese momento- o que podrían atribuirse al fuego, rayos o el vulcanismo.

Localización de Abu Hureyra

Según James Kennett, profesor emérito de geología de la UC Santa Bárbara, tales temperaturas derretirían completamente un automóvil en menos de un minuto, tal intensidad sólo podría haber sido el resultado de un fenómeno extremadamente violento, de alta energía y alta velocidad, algo del orden de un impacto cósmico.

Basándose en materiales recogidos antes de que el sitio se inundara, Kennett y sus colegas sostienen que Abu Hureyra es el primer sitio que documenta los efectos directos del impacto de un cometa fragmentado sobre un asentamiento humano. Estos fragmentos son todos parte del mismo cometa que probablemente se estrelló contra la Tierra y explotó en la atmósfera al final del Pleistoceno, según Kennett. Este impacto contribuyó a la extinción de la mayoría de los animales grandes, incluidos los mamuts y los caballos y camellos americanos; a la desaparición de la cultura Clovis norteamericana; y al inicio abrupto del episodio de enfriamiento del Dryas Reciente.

Las conclusiones del equipo se destacan en un artículo publicado en la revista Nature Scientific Reports.

Nuestros nuevos descubrimientos representan una evidencia mucho más poderosa de temperaturas muy altas que sólo podrían estar asociadas con un impacto cósmico, dijo Kennett, quien con sus colegas reportó por primera vez evidencia de tal evento en la región en 2012.

Abu Hureyra se encuentra en el sector más oriental de lo que se conoce como el campo de dispersión del Dryas Reciente, que abarca unos 30 sitios más en las Américas, Europa y partes de Oriente Medio. En estos sitios hay pruebas de una quema masiva, incluida una capa rica en carbono muy extendida que contiene millones de nanodiamantes, altas concentraciones de platino y minúsculas esférulas metálicas formadas a muy altas temperaturas. La hipótesis de impacto del Dryas Reciente ha ganado más tracción en los últimos años debido a muchos nuevos descubrimientos, incluyendo un cráter de impacto muy joven debajo del glaciar Hiawatha de la capa de hielo de Groenlandia, y vidrio fundido de alta temperatura y otras pruebas similares en un sitio arqueológico en Pilauco, en el sur de Chile.

La aldea de Abu Hureyra habría sido abruptamente destruida, dijo Kennett. El vidrio fue analizado por su composición geoquímica, forma, estructura, temperatura de formación, características magnéticas y contenido de agua. Los resultados del análisis mostraron que se formó a muy altas temperaturas e incluyó minerales ricos en cromo, hierro, níquel, sulfuros, titanio e incluso hierro fundido rico en platino e iridio, todos los cuales se formaron a temperaturas superiores a los 2.200 grados centígrados.

Vidrio encontrado en Abu Hureyra

Los materiales críticos son extremadamente raros bajo temperaturas normales, pero se encuentran comúnmente durante los eventos de impacto, dijo Kennett. Según el estudio, el vidrio fundido se formó a partir del derretimiento y la vaporización casi instantánea de la biomasa regional, los suelos y los depósitos de las llanuras de inundación, seguido de un enfriamiento instantáneo. Además, debido a que los materiales encontrados son consistentes con los encontrados en las capas del Dryas Reciente en los otros sitios del mundo, es probable que hayan sido el resultado de un cometa fragmentado, a diferencia de los impactos causados por cometas o asteroides individuales.

Un solo impacto de un asteroide grande no habría causado materiales tan dispersos como los descubiertos en Abu Hureyra, según Kennett. Se propone que los mayores cúmulos de desechos cometarios sean capaces de causar miles de estallidos en el aire en un lapso de minutos a través de todo un hemisferio de la Tierra. La hipótesis del YDB propuso este mecanismo para dar cuenta de los materiales coevales ampliamente dispersos a lo largo de más de 14.000 kilómetros de los hemisferios norte y sur. Nuestros descubrimientos de Abu Hureyra apoyan fuertemente un gran evento de impacto de un cometa tan fragmentado.

Fuentes: UC Santa Barbara / Moore, A.M.T., Kennett, J.P., Napier, W.M. et al. Evidence of Cosmic Impact at Abu Hureyra, Syria at the Younger Dryas Onset (~12.8 ka): High-temperature melting at >2200 °C. Sci Rep 10, 4185 (2020). doi.org/10.1038/s41598–020–60867-w