La noche en que la Luna explotó


En la tarde del 18 de junio de 1178 cinco monjes de Canterbury, en el sur de Inglaterra, informaron de que habían presenciado un fenómeno inusual en el cielo. Según el monje Gervasio, cronista de abadía, los hombres estaban mirando una luna creciente nueva cuando vieron que la parte superior se partía en dos. Gervasio escribió:

Desde el punto medio de la división surgió una antorcha encendida que arrojaba, a una distancia considerable, fuego, carbones calientes y chispas. Mientras tanto, el cuerpo de la Luna que estaba abajo se retorcía, por así decirlo, en ansiedad, y para decirlo con las palabras de quienes me lo informaron y lo vieron con sus propios ojos, la Luna palpitaba como una serpiente herida. Después volvió a su estado normal. Este fenómeno se repitió una docena de veces o más, la llama asumió varias formas de torsión al azar y luego volvió a la normalidad. Luego, después de estas transformaciones, la Luna de cuerno a cuerno, es decir, a lo largo de toda su longitud, tomó una apariencia negruzca.

La narrativa de Gervasio permaneció olvidada durante siglos hasta que Jack Hartung, un geofísico de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook, la redescubrió en la década de 1970. Desde entonces numerosos astrónomos se han interesado por ella.

Hartung sugirió que lo que aquellos hombres presenciaron fue el impacto de un meteorito o un asteroide en la Luna, muy probablemente el que creó el cráter de 22 kilómetros Giordano Bruno, ya que el período de tiempo de su formación correspondería a la fecha del fenómeno observado.

Pero hay problemas con esta teoría. Por un lado, el cráter Giordano Bruno no pudo haberse formado hace sólo 800 años. Según el astrónomo Tomokatsu Morota, el cráter Giordano Bruno tiene entre uno y diez millones de años. El cosmólogo Jörg Fritz también estimó la edad del cráter en más de un millón de años, y añade que un cráter tan joven como de 800 años de edad todavía mostraría signos de su juventud, como una temperatura elevada por el impacto, ninguno de los cuales se observó en el cráter Giordano Bruno.

Además, un impacto de tal intensidad habría levantado una gran cantidad de escombros y habría desencadenado una ventisca o tormenta de meteoritos hacia la Tierra de hasta una semana de duración. Si los hombres de 1178 hubieran presenciado la formación del cráter Giordano Bruno, también deberían haber presenciado una intensa lluvia de meteoritos las noches siguientes.

El hecho de que nadie registrara lo que debería haber sido un gran espectáculo de fuegos artificiales en ningún anecdotario de la astronomía de todo el mundo, incluidos los europeos, chinos, árabes, japoneses y coreanos, indica que los monjes no presenciaron un impacto de asteroide.

Entonces, ¿qué vieron los monjes? Paul Withers del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona cree que los hombres simplemente vieron un meteorito explotar en la atmósfera terrestre frente al disco en sombra de la luna.

El cráter Giordano Bruno en la Luna / foto James Stuby-NASA en Wikimedia Commons

Creo que estaban en el lugar y momento adecuados para mirar al cielo y ver un meteorito que estaba directamente frente a la luna, viniendo directamente hacia ellos, dijo Withers. Y era un meteorito bastante espectacular que estalló en llamas en la atmósfera de la Tierra – efervescente, burbujeante y chisporroteante. Si estuvieras en la zona correcta de uno o dos kilómetros de la superficie de la Tierra, obtendrías la geometría perfecta. Eso explicaría por qué sólo hay registradas cinco personas que lo hayan visto.

Pero Withers va más allá. Sugiere que los hombres no habían visto nada en absoluto, porque la luna aún no era visible desde Canterbury el 18 de junio de 1178. ¿Quizás la fecha era incorrecta? ¿O quizás todo el episodio fue inventado?

El historiador astronómico Peter Nockolds cree que la historia de Gervasio es una completa fantasía. El supuesto evento tuvo lugar durante la época de las Cruzadas, explica Nockolds. La Luna es un símbolo muy conocido del Islam (la luna creciente aparece actualmente en las banderas de ciertos países islámicos.) El Corán contiene una referencia a la división de la Luna (Surah 54:1). El fenómeno descrito por Gervasio podría interpretarse como un presagio de la derrota del Islam.

Los monjes tenían la costumbre de asociar las apariciones celestiales a las victorias cristianas en las Cruzadas. El mismo Gervasio había relacionado los fenómenos atmosféricos del año anterior con la derrota de los ejércitos islámicos. El fenómeno lunar descrito para el 18 de junio de 1178 podría ser entonces una pieza de propaganda, manteniendo la perspectiva de la derrota del Islam si Federico Barbarroja, el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, interviniera. La verdad probablemente nunca será conocida.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido del inglés con permiso.

Fuentes

The Mysterious Case of Crater Giordano Bruno (NASA Science) / The Mystery of the Moon that was Split in Two (Javier Yanes) / Comment on «Meteor storm evidence against the recent formation of lunar crater Giordano Bruno» by Paul Withers (Peter Nockolds)