Con motivo de la construcción de una red de alcantarillado, se encontró en la zona de Aigai, la antigua capital del reino macedonio, otra tumba de un noble de la localidad, que fue enterrado con su esposa. Es la tumba número 14 descubierta en el lugar.

Este y otros importantes hallazgos sacados a la luz por las excavacines arqueológicas del año pasado en la necrópolis de Aigai durante las excavaciones de rescate, fueron presentado por la Conservadora Honoraria de Antigüedades Angeliki Kottaridi, en la 36ª Reunión Anual de Arqueología celebrada en Tesalónica.

La tumba, que data del siglo III a.C., se encontró en una zona con túmulos en la esquina noroeste de la necrópolis. Inmediatamente se hizo una operación para conservar la fachada, porque tenía argamasa y luego la abrimos, no mucho, lo justo para poder entrar, describió Kottaridi.

La fachada de la tumba es sencilla, sin puerta, con una abertura cerrada con piedras. En el lugar se encontró una valiosa pira funeraria, que proporcionó información muy interesante a los arqueólogos.

Inmediatamente después, Kottaridi presentó fotografías del interior de la tumba, cuyas dimensiones netas son de 3,70 x 2,70 metros. Destacó la imagen de la cinta dorada con grandes lazos pintada alrededor del perímetro de la tumba. Se trata de una tumba importante, porque el hombre enterrado aquí, el difunto principal, tenía un escudo reforzado con piezas de hierro, y las armas que se conservan en secciones muestran que se fabricaron en un taller muy bueno, por lo que probablemente se trate de uno de los hetairoi (caballería de élite macedonia), señaló la arqueóloga.

Los morteros de colores de la fachada, según observaron los arqueólogos, son de dos fases y esto se explica porque su esposa fue enterrada allí más tarde. Angeliki Kottaridi, mostró al público fotos de las joyas encontradas en la tumba y que prueban esta afirmación, mientras que lo que más destaca de los hallazgos es una corona de mirto de oro.

Muy cerca de esta tumba, a sólo 100 metros, está la tumba excavada por Dimitris Pandermanlis en el 69 y allí hay otras dos tumbas. Probablemente se trate de un conjunto de ricas tumbas, estimó la arqueóloga.

Angeliki Kottaridi también se refirió a la parte de la muralla que se encontró en el contexto de las excavaciones con motivo del proyecto de alcantarillado, en la carretera que sube al palacio de Aigai. Este elemento es especialmente interesante, dijo, ya que muestra exactamente los límites de la ciudad.

La muralla tiene algo más de dos metros de ancho, mientras que la antigua muralla del siglo V, que data de la época de Pérdicas II, tiene una anchura de alrededor de un metro, dijo, haciendo la comparación con el hallazgo más antiguo.

La mayor parte de las excavaciones, sin embargo, se realizaron en el «corazón» de la necrópolis, donde se encontró el enterramiento de un guerrero que tenía el casco en los pies y sostenía una espada con la mano derecha sobre el pecho.

Tenemos a un hombre que no tiene casco, pero tiene una espada preciosa que también sujeta con la mano derecha, se le han caído los anillos y también tenemos el alfiler que sujetaba la clámide, describió, mostrando las imágenes correspondientes, al tiempo que afirmó que todos estos objetos se han conservado.

También se refirió a un raro caso de una tumba arcaica del 530 a.C. que fue encontrada, donde hay un esqueleto así como grandes alfileres de hierro con cabeza de plomo.


Fuentes

AMNA | Angeliki Kottaridi


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.