Según la definición, un pecio es un barco hundido o dañado. La mayoría de la gente lo asocia con una estructura de hierro oxidada o el esqueleto de madera de un barco bajo el agua. Los arqueólogos subacuáticos tienen un planteamiento diferente: también llaman pecio a la carga de un barco de la Edad del Bronce que encontraron frente a las costas de Turquía, aunque aún no hayan localizado ningún resto estructural.

De hecho, al menos hasta hoy, no nos hemos topado con un solo fragmento de madera con el que se construyera el barco, ni hemos encontrado anclas, y me parece que deberían existir: sin duda fueron arrojadas cuando el barco fue empujado contra las rocas, revela el doctor Andrzej Pydyn, profesor del Centro de Arqueología Subacuática de la Universidad de Toruń.

En Uluburun (un pecio descubierto en los años 80) se encontraron diez de ellas, y se ve que el barco intentó salvarse lanzando anclas, que por desgracia no sirvieron para su propósito. No obstante, estamos seguros de que los lingotes de cobre no acabaron en el agua por otra razón que no fuera un desastre marítimo. Por eso llamamos pecio a lo que hemos descubierto.

En primer lugar, la ubicación es prueba de ello. Salir de la bahía de Antalya a mar abierto es peligroso desde el punto de vista de la navegación: la corriente y la dirección del viento cambian. En el cabo Gelidonya sigue habiendo un faro y no muy lejos se halla un pecio de la Edad del Bronce, hallado en 1958.

Toda la zona, donde se han hundido muchos barcos de diferentes periodos cronológicos, es un paraíso para los arqueólogos submarinos. Además, es difícil imaginar que los científicos descubran aquí otra cosa que no sea un pecio, ya que el acceso desde la costa al mar en este lugar es prácticamente imposible. La dársena está rodeada de rocas, que descienden abruptamente hacia el agua. Además, la ruta que conduce desde la bahía de Antalya fue muy importante durante la mayor parte de la Edad del Bronce. Era una vía fluvial natural utilizada para navegar hacia el oeste, hacia el mar Egeo, y hacia el este, hacia Chipre y Siro-Palestina.

En segundo lugar, buceando y mirando con mucha atención dentro del agua, es posible ver lingotes de cobre cubiertos de concreciones dispuestas como una pendiente que desciende rápidamente. Las reliquias comienzan a 35 metros bajo el agua y se extienden hasta más de 50 metros de profundidad. Es posible que algunas se encuentren incluso a mayor profundidad. Hasta ahora nos hemos sumergido con cilindros llenos de aire, por lo que no hemos tenido mucho tiempo para explorar: el primer descenso duró 20 minutos, el segundo, el mismo día, 15 minutos, dice el profesor Pydyn. Habría sido interesante preparar otros gases, por ejemplo trimix (una mezcla de oxígeno, helio y nitrógeno que se utiliza cuando se desciende por debajo de los 50 metros) y sumergirse a más profundidad, por debajo de los 55 metros.

En tercer lugar, una catástrofe marítima, lo indica la disposición de la carga encontrada. El barco debió de ser empujado contra las rocas y se hundió con bastante rapidez. Era pesado y al dañarse el casco se hundió expresamente y la carga se deslizó por la pendiente, que es muy pronunciada en este punto.

En cuarto lugar, la ausencia de madera no es inusual. En el Mediterráneo, cualquier parte de madera de un barco que no esté cubierta por sedimentos del fondo o por la carga es devorada por la carcoma (Teredo navalis). Se puede comparar con una gran carcoma que consume madera muy rápidamente. Se encuentra en aguas suficientemente saladas y cálidas para ello, razón por la cual los pecios bálticos se conservan mucho mejor, pero, como consecuencia del cambio climático procedente del oeste, ha empezado a aparecer también aquí: ahora se encuentra frente a las costas de Dinamarca y Alemania. Un investigador de la Universidad Nicolaus Copernicus calcula que las probabilidades de encontrar la madera rondan el 20%.

La principal tarea de los investigadores consistió en realizar documentación, principalmente fotogramétrica (reconstruir las formas, tamaños y posición mutua de los objetos sobre el terreno a partir de fotogramas), modelos en 3D del fondo y de los monumentos que había en él, y retomar lo que era visible. Los principales artefactos del yacimiento son las características lingotes de cobre con forma de piel de toro, cada una de las cuales pesa unos 20 kg. Hasta ahora se han excavado unas 30 piezas, y muchas más siguen bajo el agua.

Los análisis preliminares muestran que el cobre de la capa superficial está contaminado, que contiene gran cantidad, hasta un 10%, de compuestos de hierro. Me parece que se trata de una contaminación relacionada con los procesos de deposición, afirma el profesor Pydyn. El cobre que conocemos de Uluburun es excepcionalmente puro y sospecho que el del pecio estudiado es similar, aunque claramente más antiguo. Estamos analizándolo en el laboratorio. También hay fragmentos de vasijas de bronce. Nosotros mismos tenemos curiosidad por ver qué habrá debajo de la carga de cobre, y si encontraremos algo allí.

Los investigadores suelen emocionarse cuando encuentran objetos individuales de bronce en el norte de Europa. Mientras tanto, arqueólogos subacuáticos han descubierto un pecio en el Mediterráneo descargado con cobre utilizado en la producción de bronce. No es el primero ni el mayor navío de este tipo hallado frente a las costas de Turquía, pero probablemente sea el más antiguo. Su descubrimiento puede demostrar que los lingotes de cobre en forma de piel de toro aparecieron antes del 1500 a.C., es decir, antes de lo que los científicos habían pensado hasta ahora.

Los pecios de la Edad del Bronce son únicos sobre todo por su cronología. Los arqueólogos han descubierto barcos más pequeños en diversas partes de Europa y el Mediterráneo, pero hasta ahora sólo han identificado tres barcos portadores de cobre. El primero (llamado Gelidonya por su lugar de reposo), datado en torno al 1200 a.C., fue hallado por el pescador de esponjas Kemal Aras en 1954. Cuatro años después, Peter Throckmorton, periodista estadounidense y arqueólogo aficionado a la búsqueda de pecios antiguos, tuvo conocimiento del hallazgo. Fue él quien organizó las primeras inmersiones cerca del cabo Gelidonya y entregó los objetos descubiertos bajo el agua al profesor Rodney Young, de la Universidad de Pensilvania, quien en 1960 organizó una expedición arqueológica a la entrada de la bahía de Antalya, encabezada por George Fletcher Bass. Este fue el comienzo de la arqueología subacuática, y Bass es llamado el padre de la arqueología subacuática, informa el profesor Pydyn. En un periodo similar, la década de 1960, se excavó y empezó a conservar el Vasa en Suecia, y los daneses descubrieron barcos vikingos hundidos en Skuldelev. Tuve el placer de trabajar en Gelidonya porque Bass me invitó a unirme a un proyecto llevado a cabo en 2010, en el 50 aniversario de la primera investigación en el yacimiento.

En el Gelidonya se han encontrado más de 30 lingotes de cobre enteros y decenas de fragmentos, pero la carga más espectacular la transportaba un navío unos 100 años más antiguo que el Gelidonya: el Uluburun (que también debe su nombre al lugar donde se encontró). El profesor Cemal Pulak, de la Universidad A&M de Texas, que dirigió el estudio de este pecio entre 1986 y 1994, subrayó a menudo que se trataba de un navío real. La riqueza de la carga que transportaba sigue fascinando hoy a los arqueólogos.

Volvamos a la cronología. Los lingotes de cobre han cambiado de forma a lo largo de los años. A partir de ahí, podemos determinar aproximadamente la edad del barco, explica el profesor Pydyn. Parece que el pecio encontrado actualmente es el más antiguo. Los lingotes que estamos encontrando son, tipológicamente, de los más antiguos, del siglo XVI o incluso XVII antes de Cristo. De hecho, ya estamos viajando de la Edad del Bronce tardía a la Edad del Bronce media. Gelydonia y Uluburun se asocian a la civilización micénica. En la literatura arqueológica más antigua se presentaba que en la Edad del Bronce Tardía eran los micénicos quienes controlaban la navegación y el comercio en el Mediterráneo oriental. Nuestro pecio, en cambio, debió de navegar en una época en la que aún dominaba la cultura minoica.

Gelidonya está datada en torno al 1200 a.C. La edad de Uluburun pudo determinarse con mayor precisión. El ébano que transportaba la vasija se conservó en el fondo. Gracias a las investigaciones dendrocronológicas del profesor Peter Kuniholm, se determinó que data del año 1305 a.C. Como faltaban las capas subcorticales, se supone que el barco se fabricó hacia el 1316 a.C. Sin embargo, las últimas investigaciones demuestran que la fecha exacta sigue siendo un tema abierto. A los científicos les resulta difícil determinar a quién pertenecían ambas embarcaciones. El Uluburun transportaba gran cantidad de carga procedente de zonas situadas al este de Chipre. En el yacimiento arqueológico, los buzos también encontraron muchos artefactos relacionados con la cultura micénica. En el pecio del Gelidonya se hallaron objetos similares.

Se supone que ambos barcos operaban en el Mediterráneo oriental, explica el arqueólogo de Toronto. Su cargamento principal era cobre, que casi con toda seguridad podemos relacionar con Chipre. Las investigaciones demuestran claramente que la mayor parte del cobre utilizado en la Edad del Bronce tardía en el Mediterráneo oriental procedía de yacimientos chipriotas. Mucho más complejo es el tema del estaño, cuyo origen es más difícil de determinar. Se encontraron grandes yacimientos en Cerdeña y Cornualles, entre otros lugares, pero el hallado en Gelidonyi y Uluburun no procedía ciertamente de ellos. Parecen más probables los yacimientos de los montes Tauro, en Turquía, o los que conocemos de Uzbekistán y Asia Central.

Gelidonya y Uluburun se encontraron gracias a la información de los pescadores de esponjas. Se trata de una profesión que ha desaparecido, pero antes este pueblo tenía su propio tipo de embarcaciones, su propia subcultura y muchos conocimientos marítimos.

He intentado averiguar por parte turca cómo localizaron concretamente este pecio, explica el profesor Pydyn. Afirman que nadando sistemáticamente y comprobando las bahías. Sin embargo, creo que los pescadores de esponjas volvieron a informar de que había un objeto característico en el fondo. Es importante recordar que se trata de pecios bastante difíciles de detectar: cuando se nada rápidamente, se ven rasgos que parecen piedras cubiertas de concreciones calcáreas. Así es mucho más fácil encontrar, por ejemplo, un pecio romano, donde habrá docenas, cientos y a veces miles de ánforas tiradas en el fondo. Pero los pecios de la Edad del Bronce no son llamativos. En el mundo de la información extraoficial se sabía que había otro pecio de la Edad del Bronce en la zona de Gelidonya. ¿Es éste? No lo sé.

¿Cómo sabemos que hubo un tercer naufragio? Una vez más, se trata de información recabada de los pescadores de esponjas. Durante las reuniones, a menudo compartían recuerdos de la época en que la pesca de esponjas era su principal ocupación. Algunos son más verídicos, otros menos. Lo que ocurrió con Gelidonya fue que, cuando mostraron el pecio a los arqueólogos, todos quedaron fascinados, y los pescadores de esponjas dijeron: no sabíamos que buscabais esto, pensábamos que sólo os interesaban las ánforas y las jarras de cerámica, recuerda el profesor Pydyn. También corre el rumor entre la comunidad arqueológica de que otro pecio de la Edad del Bronce ha sido hundido por una pequeña roca que es territorio en disputa entre Grecia y Turquía, por lo que probablemente no habrá nadie allí durante mucho tiempo todavía.

Los científicos subrayan que debe haber más pecios de la Edad del Bronce Tardío porque la escala del comercio del cobre era muy grande en aquella época. En aquella época, solo se extraían minerales de cobre en unos pocos lugares del Mediterráneo, y la demanda de cobre era enorme, explica el arqueólogo de Toruń. En Europa Central, la producción metalúrgica se basaba en contactos con los círculos de Anatolia, los Balcanes, el Cáucaso y los Cárpatos, mientras que para el Mediterráneo oriental la principal fuente de esta materia prima era Chipre. Las civilizaciones micénica y minoica, en pleno desarrollo, así como Egipto, necesitaban mucho cobre. La escala de los contactos era, por tanto, muy grande, y cuantos más barcos navegaban, más se hundían.

El pecio descubierto espera las próximas temporadas. A menos que los científicos encuentren reliquias espectaculares, se tardará de dos a tres años en extraer el cobre del fondo. Lo más impresionante es la antigüedad de este hallazgo, concluye el profesor Pydyn. Si no es el más antiguo, es uno de los pecios más antiguos. Confirma que el comercio del cobre era muy antiguo y complejo. Creo que nuevos análisis pueden aumentar aún más el valor de este descubrimiento.


Fuentes

Universidad Nicolás Copérnico de Toruń


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.