Los arqueometalúrgicos llevan 150 años debatiendo el origen exacto del estaño utilizado en la Edad del Bronce. El bronce es una aleación de cobre y estaño que en la Edad del Bronce se utilizaba para fabricar espadas, cascos, brazaletes, platos y jarras. Descubrir de qué minas procedía el estaño podría aportar información de gran alcance sobre las primeras relaciones comerciales entre Asia Central, Mesopotamia, el norte de África, Levante y Europa y, por tanto, sobre una temprana globalización que cambió el mundo.

La clave para resolver este rompecabezas puede estar en la carga de un barco mercante que se hundió alrededor del año 1320 a.C. frente a lo que hoy es la costa occidental de Turquía, cerca de Uluburun. El pecio fue descubierto por buzos en 1982 y su carga recuperada por arqueólogos submarinos. Además de artículos de lujo, contenía 10 toneladas de lingotes de cobre y una tonelada de lingotes de estaño, mucho más de lo que se había encontrado hasta entonces de la Edad del Bronce.

Incluso 40 años después del descubrimiento de Uluburun, el enigma del estaño sigue en pie, aunque cada vez estamos más cerca de resolverlo aplicando nuevos métodos, afirma Ernst Pernicka, catedrático de la Universidad de Tubinga y director científico del Centro de Arqueometría Curt Engelhorn (CEZA) del Museo Reiss-Engelhorn de Mannheim.

Yacimientos y hallazgos de estaño en el Mediterráneo oriental, Edad del Bronce media y tardía | Mapa por Daniel Berger / CEZA

En un estudio publicado recientemente en la revista Frontiers in Earth Science, el Dr. Daniel Berger, investigador del CEZA, y sus coautores, entre ellos Pernicka, contradicen a un equipo de investigación dirigido por el profesor Wayne Powell, del Brooklyn College de Nueva York, que afirmó en la revista Science Advances en noviembre de 2022 que podían determinar claramente el origen del estaño del pecio de Uluburun.

El equipo de Powell afirmó que la mayor parte del estaño procedía del yacimiento de estaño de Mushiston, en el noroeste de Tayikistán, así como de dos minas de los montes Tauro, cerca de la actual frontera entre Turquía y Siria. Para su análisis, el equipo tomó muestras de 105 lingotes de estaño del pecio, determinando las firmas químicas e isotópicas del 90% del cargamento de estaño. En concreto, midieron las proporciones isotópicas del estaño y el plomo, que, al igual que la composición química, proporcionan pistas sobre el origen del estaño. Además, la proporción del oligoelemento telurio apunta a yacimientos de estaño en Asia Central. El equipo de Powell afirma poder inferir una atribución clara basándose en las firmas coincidentes entre los lingotes de Uluburun y las muestras de mineral de estaño de las minas mencionadas.

Berger y sus compañeros refutan esta afirmación: Los datos no apoyan esta interpretación; no permiten llegar a una conclusión clara. Para el estudio actual, Berger comprobó exhaustivamente los análisis químicos e isotópicos también de estudios anteriores y los cotejó con el conjunto de datos de Powell. Debido a las proporciones isotópicas y a las características químicas, sería aún más probable que al menos parte del cargamento de lingotes de estaño del pecio de Uluburun procediera de Cornualles, en Gran Bretaña. En particular, la comparación con los lingotes de estaño de la Edad del Bronce procedentes de Gran Bretaña e Israel que hemos considerado en el pasado sobre una cuestión de origen similar sugiere esta conclusión. En última instancia, sin embargo, también es posible que el estaño proceda del Erzgebirge sajón-bohemio o de la Península Ibérica, afirma Berger. Añade que se necesitan más muestras y análisis de minerales procedentes de yacimientos de estaño europeos y asiáticos.

Los lingotes del pecio de Uluburun / foto Uluburun project

En general, la Edad del Bronce duró desde finales del cuarto milenio hasta principios del primer milenio a.C., pero con distintos comienzos y finales según la región del mundo. El bronce, una aleación de cobre y estaño en una proporción de nueve a uno, es significativamente más duro que el cobre solo. Los minerales de cobre se encuentran en muchas regiones de Eurasia y África. Sin embargo, los minerales de estaño que eran accesibles en la Edad del Bronce sólo se encuentran en unos pocos lugares de Asia Central, Irán y Europa. Resulta aún más sorprendente que algunos de los primeros artefactos de bronce se hayan encontrado en las ciudades-estado mesopotámicas del sistema fluvial Tigris-Eufrates. Pero allí no hay yacimientos de estaño; el metal tuvo que obtenerse mediante el comercio a larga distancia.

Numerosos hallazgos arqueológicos demuestran que las Islas Británicas y Europa Central formaban una esfera económica con la región mediterránea en la Edad del Bronce y estaban conectadas a través de las rutas de transporte de los ríos Danubio, Rin y Ródano, o a través del océano, afirman Pernicka y Berger. Por ejemplo, en el pecio de Uluburun se encontraron cuentas de ámbar que probablemente se comercializaban desde el Báltico, lo que indica la existencia de rutas comerciales norte-sur.

El uso de pesas estandarizadas ya se había extendido en el transcurso del segundo milenio a.C., procedentes de Egipto y Mesopotamia, a través de Siria, Anatolia y el Egeo, y por los Alpes hasta Europa Central. Estas pesas patrón se utilizaban para pesar mercancías, incluidos los lingotes de estaño. Para la época del barco de Uluburun, no pueden documentarse para Asia Central ni sistemas de pesaje ni conexiones comerciales establecidas con Europa y el Mediterráneo oriental, lo que subraya la probabilidad de que el estaño procediera de Occidente.


Fuentes

Universität Tübingen | Daniel Berger et al., Why Central Asia’s Mushiston is not a source for the Late Bronze Age tin ingots from the Uluburun shipwreck, Frontiers in Earth Science (2023). DOI:10.3389/feart.2023.1211478


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.