Científicos descubren el «mundo perdido» de nuestros primeros antepasados, depredadores que devoraban bacterias

Foto Orchestrated in MidJourney by TA 2023

El descubrimiento de un «mundo perdido» de organismos ancestrales que vivieron en los cursos de agua de la Tierra hace al menos 1.600 millones de años podría cambiar nuestra comprensión de nuestros primeros antepasados.

Estas criaturas microscópicas, conocidas como la «biota de protosterol», forman parte de una familia de organismos llamados eucariotas. Los eucariotas tienen una compleja estructura celular que incluye mitocondrias, conocidas como la «central eléctrica» de la célula, y un núcleo que actúa como «centro de control e información».

Las formas modernas de eucariotas que habitan la Tierra hoy en día incluyen hongos, plantas, animales y organismos unicelulares como las amebas. Los seres humanos y todas las demás criaturas nucleadas pueden remontar su linaje ancestral hasta el Último Ancestro Común Eucariota (LECA). El LECA vivió hace más de 1.200 millones de años.

El profesor Jochen Brocks inspecciona sedimentos de 1.640 millones de años en busca de moléculas de la biota de Protosterol. Barney Creek, norte de Australia | foto Australian National University

El descubrimiento de la Biota de Protosterol, publicado en Nature, fue realizado por investigadores de la Universidad Nacional Australiana (ANU). Según los investigadores, estos organismos podrían haber sido los primeros depredadores de la Tierra.

Estas antiguas criaturas abundaban en los ecosistemas marinos de todo el mundo y probablemente moldearon los ecosistemas durante gran parte de la historia de la Tierra. Los investigadores afirman que la Biota de Protosterol vivió al menos mil millones de años antes de que surgiera cualquier animal o planta.

Los restos moleculares de la Biota de Protosterol detectados en rocas de 1.600 millones de años parecen ser los restos más antiguos de nuestro propio linaje: vivieron incluso antes de LECA. Estas antiguas criaturas abundaban en los ecosistemas marinos de todo el mundo y probablemente dieron forma a los ecosistemas durante gran parte de la historia de la Tierra, afirmó el Dr. Benjamin Nettersheim, que completó su doctorado en la ANU y ahora trabaja en la Universidad de Bremen (Alemania).

Imaginación artística de dos organismos eucariotas primigenios de la «Biota de Protosterol» en el fondo del océano. Según los fósiles moleculares, los organismos de la Biota delProtosterol vivieron en los océanos hace entre 1.600 y 1.000 millones de años y son nuestros primeros antepasados conocidos | foto Orchestrated in MidJourney by TA 2023

Las formas modernas de eucariotas son tan poderosas y dominantes hoy en día que los investigadores pensaban que deberían haber conquistado los antiguos océanos de la Tierra hace más de mil millones de años. Los científicos llevan mucho tiempo buscando pruebas fósiles de estos primeros eucariotas, pero sus restos físicos son extremadamente escasos. Los antiguos océanos de la Tierra parecían más bien un caldo bacteriano.

Uno de los mayores enigmas de la evolución primitiva que los científicos han intentado resolver es: ¿por qué nuestros antepasados eucariotas altamente capaces no llegaron a dominar los antiguos cursos de agua del mundo? ¿Dónde se escondían? Nuestro estudio da la vuelta a esta teoría. Demostramos que la biota de protosterol se escondía a plena vista y que, de hecho, siempre fue abundante en los antiguos océanos y lagos del mundo. Los científicos no sabían cómo encontrarlos, hasta ahora.

El profesor Jochen Brocks de la ANU, que hizo el descubrimiento con el Dr. Nettersheim, dijo que la biota de protosterol eran ciertamente más complejos que las bacterias y presumiblemente más grandes, aunque se desconoce cómo eran. Creemos que pueden haber sido los primeros depredadores de la Tierra, cazando y devorando bacterias, dijo el profesor Brocks.

Imaginación artística de organismos eucariotas primigenios de la «Biota de Protosterol» | foto Orchestrated in MidJourney by TA 2023

Según el profesor Brocks, estas criaturas prosperaron desde hace unos 1.600 millones de años hasta hace unos 800 millones de años. El final de este periodo en la línea evolutiva de la Tierra se conoce como la «Transformación del Tónico”, cuando empezaron a florecer organismos nucleados más avanzados, como los hongos y las algas. Pero se desconoce exactamente cuándo se extinguió la Biota de Protosterol.

La Transformación del Tónico es uno de los puntos de inflexión ecológicos más profundos de la historia de nuestro planeta, afirmó el profesor Brocks. Al igual que los dinosaurios tuvieron que extinguirse para que nuestros antepasados mamíferos pudieran hacerse grandes y abundantes, quizá la Biota de Protosterol tuvo que desaparecer mil millones de años antes para dejar espacio a los eucariotas modernos.

Para hacer el descubrimiento, los investigadores estudiaron moléculas de grasa fósiles encontradas en el interior de una roca de 1.600 millones de años de antigüedad que se había formado en el fondo del océano, cerca de lo que hoy es el Territorio Norte de Australia. Las moléculas poseían una estructura química primigenia que apuntaba a la existencia de criaturas primitivas complejas que evolucionaron antes de la LECA y que se habían extinguido desde entonces.

Imaginación artística de organismos eucariotas primigenios de la «Biota de Protosterol» | foto Orchestrated in MidJourney by TA 2023

Sin estas moléculas, nunca habríamos sabido que existía la biota de protosterol. Los océanos primitivos parecían en gran medida un mundo bacteriano, pero nuestro nuevo descubrimiento demuestra que probablemente no fue así, declaró el Dr. Nettersheim.

El profesor Brocks añadió: Los científicos habían pasado por alto estas moléculas durante cuatro décadas porque no se ajustan a las imágenes típicas de búsqueda molecular. Pero una vez que supimos lo que buscábamos, descubrimos que docenas de otras rocas, extraídas de cursos de agua de mil millones de años de antigüedad de todo el mundo, también rezumaban moléculas fósiles similares.

El Dr. Nettersheim completó el análisis como parte de su doctorado en la ANU antes de aceptar un puesto en la Universidad de Bremen. En este trabajo participaron científicos de Australia, Francia, Alemania y Estados Unidos.


Fuentes

Australian National University | Brocks, J.J., Nettersheim, B.J., Adam, P. et al. Lost world of complex life and the late rise of the eukaryotic crown. Nature (2023). doi.org/10.1038/s41586-023-06170-w