En el corazón de los estados meridionales de Australia, habita una curiosa y elusiva planta, tan pequeña y escondida que muy pocas personas tienen la suerte de poder contemplar una en su vida. Es la Thismia rodwayi, conocida popularmente como linterna de hadas.

Perteneciente a la familia Burmanniaceae, cuyos ejemplares se encuentran en los frondosos y húmedos bosques de eucaliptos de Tasmania, Victoria y Nueva Gales del Sur, así como en varios lugares de Nueva Zelanda, es una planta que no usa la clorofila ni realiza por tanto la fotosíntesis. ¿Pero entonces es una planta?

Su diminuta flor, de entre 10 y 18 milímetros de altura, es un espectáculo para la vista y es la única parte de la planta que sobresale del suelo. Posee un tubo floral obovado y adornado en tonos anaranjados y rojos, que está coronado por seis lóbulos del perianto: tres interiores que se curvan hacia dentro y tres exteriores que se extienden hacia fuera, dando la impresión de una pequeña lamparilla salida de un cuento de los hermanos Grimm, y creando un espectáculo realmente encantador.

Una Linterna de Hadas encontrada en Tasmania en octubre de 2013
Una Linterna de Hadas encontrada en Tasmania en octubre de 2013. Crédito: Thouny / Wikimedia Commons

Emergiendo del suelo del bosque y oculta bajo la gruesa capa de hojarasca, la delicada forma del farolillo parece flotar etéreamente, lo que le ha valido el acertado apodo de farolillo de hadas o linterna de hadas.

Su biología es una muestra de adaptación e ingenio. Como no tiene clorofila no puede obtener la energía que necesita del sol, así que se las ha arreglado asociándose con un hongo simbiótico que le proporciona los nutrientes necesarios para sobrevivir. Las hifas del hongo se encuentran en las raíces de la planta, absorben los nutrientes de la materia orgánica en descomposición que la rodea y los transfieren a la linterna en forma de glóbulos de grasa.

Esta intrincada relación, conocida como micoheterotrofia, aún no se conoce del todo, por lo que todo el ciclo vital de la planta, incluida su reproducción, sigue siendo un misterio para los científicos. Lo que sí se sabe es que la linterna de hadas suele producir sólo una o dos flores por ciclo de floración, a menudo en pequeños racimos de 2 a 5 individuos, y a veces hasta 12 en un área inferior a un metro cuadrado.

Capullo de una Linterna de Hadas, en Tasmania en octubre de 2013
Capullo de una Linterna de Hadas, en Tasmania en octubre de 2013. Crédito: Thouny / Wikimedia Commons

La rareza del farolillo se ve agravada por la dificultad para detectarlo debido a su naturaleza discreta y su diminuto tamaño, que a menudo pasa inadvertida. Aunque la mayor parte de las posibles zonas de hábitat de la linterna de hadas están protegidas y se encuentran en parques nacionales, reservas ribereñas y otras zonas protegidas, el futuro de la planta no está del todo asegurado.

Esta encantadora planta, verdadera encarnación de las maravillas ocultas del bosque, cautiva la imaginación y nos inspira para proteger el delicado equilibrio de estos frágiles ecosistemas. Comprendiendo y preservando el hábitat del farolillo de hadas, podemos garantizar que esta maravilla botánica siga iluminando los bosques de Australia y Nueva Zelanda durante generaciones.

El reducido número de ejemplares conocidos la ha incluido en la Lista 5 (Raras) de la Ley de Protección de Especies Amenazadas de Tasmania, aunque la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) no la considera actualmente amenazada. En cualquier caso, se requiere mucha insistencia, y algo de suerte, para poder ver un ejemplar.

En «Sampling Thismia» Vincent Merckx documenta su búsqueda y estudio de las Linternas de Hadas. Credit: Vincent Merckx / Youtube

Fuentes

Thismia rodwayi (New Zealand Plant Conservation Network) | Thismia rodwayi fairy lanterns (Threatened Species Link) | Thismia (University of Tasmania) | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.