Por su situación geográfica, entre el sureste asiático y Australia en el Océano Pacífico y al sur del ecuador, la isla de Nueva Guinea tiene un clima tropical con temperaturas medias de unos 24 grados centígrados todo el año.

Sin embargo, también posee altas cumbres, donde esas temperaturas pueden llegar a caer por debajo de cero, con abundantes precipitaciones.

Una de esas cumbres es el monte Jaya, localizado en la cordillera Sudirman en la parte occidental de la isla que pertenece a Indonesia. Es un pico que alcanza los 4.884 metros de altitud (algunas fuentes australianas indican 5030 metros) y al que en indonesio conocen como Puncak Jaya (literalmente, Pico Glorioso).

El primer europeo que lo contempló y dio cuenta de ello fue el explorador holandés Jan Carstenszoon, quien en un día especialmente despejado de 1623 observó con asombro los glaciares de la cima de la montaña.

Ello le valió las burlas y chanzas de media Europa durante dos siglos, ridiculizado por haber afirmado haber visto nieve cerca del ecuador.

No obstante todavía hoy los montañeros y escaladores siguen llamando Pirámide Carstensz a la montaña en su honor. A pesar de que él nunca la escaló, algo para lo que habría que esperar hasta 1962 en que la coronó la expedición del austríaco Heinrich Harrer.

El Jaya es una joya para los amantes de la geografía y los datos, pues no solo es la montaña más alta situada en una isla, por delante del Mauna Kea hawaiano, al que le saca 677 metros.

Al mismo tiempo es, evidentemente, la montaña más alta de la isla de Nueva Guinea, la más alta de Indonesia y, si admitimos que Nueva Guinea pertenece al continente de Oceanía (algo sobre lo que hay diferentes opiniones), también la más alta del continente.

No solo eso, el Jaya es la quinta montaña más alta del Sureste Asiático, y el punto más alto de la Tierra entre el Himalaya y los Andes. Ocupa asimismo el quinto lugar en el ranking de aislamiento topográfico mundial (no hay tierra más alta en un radio de 5261,65 kilómetros), solo superado por Everest, Aconcagua, Denali y Kilimanjaro.

Si vemos fotografías de satélite, o acudimos a Google Maps, de la cordillera donde está el Jaya, veremos que muy cerca, a tan solo 4 kilómetros de la cumbre, hay un enorme agujero en el suelo. No es una base alien, es la Mina Grasberg, la segunda mayor mina de oro del mundo y la tercera de cobre más grande, situada a 4100 metros de altitud.

El lugar resultó ser la fuente de donde procedía la gran cantidad de oro aluvional que llegaba al mar de Arafura, situado entre Australia y Nueva Guinea, y que los holandeses andaban buscando desde que colonizaron la isla en 1828.

No en vano, cuando el resto de Indonesia se independizó en 1949, Holanda retuvo la parte occidental de la isla en un intento de crear un nuevo estado afín, pero fue anexionada finalmente por Indonesia en 1969.

La ascensión al Jaya está considerada como técnicamente difícil, principalmente debido a su aislamiento y lejanía, y a las escarpadas paredes de piedra caliza.

Además, llegar hasta el campamento base implica una caminata de tres o cuatro días, pues no hay carreteras, o la necesidad de usar un helicóptero.

Hasta comienzos de la década de 2020 en sus laderas había tres glaciares tropicales. El primero desapareció antes de 1962, el segundo en el año 2000 y el tercero hace un par de años. Hoy en día la nieve que cae en la montaña se licúa rápidamente.


Fuentes

Carstensz Pyramid (The 7 Summits) | Carstensz Papua | Carstensz Pyramid, Indonesia (Peakbagger) | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.