Hasta el año 1930 se pensaba que el punto más alto de Groenlandia estaba en el Monte Forel, situado en la cordillera Schweizerland al sureste de la isla. El nombre del monte, y también el de la cordillera, se los había dado el explorador suizo Alfred de Quervain en 1912.

Ese año la expedición de Quervain cruzó el casquete glaciar de Groenlandia desde Godhavn en el oeste, en dirección al fiordo Sermilik en es este, y por el camino descubrió que en medio había una gran cordillera a la que bautizó Schweizerland (Tierra Suiza) en honor a su país.

Durante muchos años el Monte Forel, con sus 3.383 metros de altitud, se consideró la cumbre más alta dentro del Círculo Polar Ártico.

Pero en 1930 se organizó la British Arctic Air Route Expedition (Expedición británica de la Ruta Aérea del Ártico) liderada por el explorador Gino Watkins, con el objetivo de mejorar la cartografía de tramos de la costa groenlandesa poco estudiados, y recopilar datos climáticos durante el invierno polar.

La expedición fue todo un éxito, incluyendo la hazaña de uno de sus miembros, Augustine Courtauld, que permaneció como observador en solitario a 2.600 metros de altitud en lo alto del casquete glacial durante cinco meses en pleno invierno. Watkins y otros miembros de la expedición le relevaron el 5 de mayo de 1931, justo cuando se estaba quedando sin comida ni combustible.

Pero entre los logros conseguidos también está el descubrimiento de una nueva cordillera. En uno de los vuelos de reconocimiento de la expedición, Watkins divisó una serie de montañas que se extendían a más de 350 kilómetros al noreste de la cordillera Schweizerland.

Watkins la denominó Nuevas Montañas, pero hoy la conocemos como Cordillera Watkins en su honor. Está situada en la Tierra del Rey Christian IX, aproximadamente a 60 kilómetros hacia el interior desde la costa de Blosseville.

Toda la cordillera es un sistema de nunataks que estaban rodeados de enormes glaciares activos, hoy en alarmante retroceso. Los nunataks (del inuit nunattak, “pico solitario”) son picos montañosos que están rodeados por un glaciar o campo de hielo, pero no están cubiertos de nieve ellos mismos.

Uno de esos nunataks de la cordillera Watkins resultó tener una altitud de 3.694 metros, unos 311 metros más que el Monte Forel. Se trata del hoy conocido como Monte Gunnbjørn (Gunnbjørn Fjeld en danés), llamado así en recuerdo de Gunnbjörn Ulfsson, el vikingo que fue el primer europeo en llegar a Groenlandia y, si consideramos que Groenlandia forma parte del continente americano, también en llegar a América a finales del siglo IX o comienzos del X.

Apenas cinco años después, el 16 de agosto de 1935, el Gunnbjørn fue escalado por primera vez, por un equipo encabezado por el mismo Augustine Courtauld que se había pasado cinco meses en solitario como observador de la British Arctic Air Route Expedition.

El Gunnbjørn es así la montaña más alta de Groenlandia, pero al mismo tiempo también la más alta del Reino de Dinamarca, país al que pertenece el territorio, y también el pico más alto dentro del Círculo Polar Ártico.

Debido a que se encuentra en una remota zona deshabitada de la costa este de Groenlandia, llegar hasta él resulta complicado, y quienes quieran visitarlo deben recurrir a trineos de perros, helicópteros o avionetas preparadas para aterrizar sobre la nieve. Por eso mismo el pico ha sido escalado en contadas ocasiones. La segunda tuvo lugar en 1971 y la tercera en 1987.


Fuentes

André Roch, The Swiss Expedition to Greenland, 1938 | Gunnbjørn Mountain (Britannica) | Hvitserk (Universitetet i Bergen) | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.