Viajar en caravana: cuatro opciones originales


Una de las formas de viajar que garantiza la máxima libertad es la caravana. Libertad no sólo de movimiento, también de horarios y de compañía. Prácticamente te permite hacer e ir donde quieras, siempre que haya una carretera que te lleve hasta allí. Y lo mejor de todo es que el coste no será mucho mayor que si te quedas en tu casa.

Visitar ciudades, países, incluso adentrarte en la naturaleza sin estar sujeto a billetes de avión, tren, a reservas en hoteles, es algo que cualquier viajero reconoce como ventajas indudables. A todo esto habría que añadir el ahorro en comida, ya que puedes llevártela de casa. Y que los gastos se reducen casi solo a la gasolina y a un buen seguro, como los que ofrece por ejemplo Mutua Madrileña.

Hay muchos tipos de caravanas en el mercado, pero vamos a ver cuatro opciones interesantes que pueden hacer que nuestra aventura sea si cabe más original.

Sealander

La empresa alemana del mismo nombre fabrica esta caravana minimalista y de pequeñas dimensiones. Puede ser acoplada como remolque a cualquier vehículo sin necesidad de permisos adicionales. Pero tiene una característica realmente atractiva: es anfibia, es decir, puede navegar y ser usada como barco.

Eso sí, está pensada para aguas poco profundas, como por ejemplo un lago. No creo recomendable lanzarse al océano con ella. Tiene una capacidad para dos personas, con cocina, fregadero, nevera y techo desmontable. Sólo se vende bajo pedido.

SwissRoomBox

No se trata exactamente de una caravana, pero puede ser una buena alternativa. Es un sistema modular inventado en Suiza que permite llevar en el maletero del coche todo lo necesario para cocinar, ducharse o dormir. En este sentido podemos disponer de las comodidades de una caravana a un precio realmente mucho más bajo.

La fábrica la empresa MisC Sport & Leisure, y se puede montar y desmontar en apenas cinco minutos, plegando, encajando y colocando piezas de manera modular y muy sencilla.

De Markies

Esta original caravana fue diseñada por el arquitecto holandés E. Böhtlingk. Lo más interesante es que una vez llegados a nuestro destino podemos aumentar su superficie útil al triple del original en apenas unos segundos. Para ello se despliegan dos paneles laterales mediante un sistema eléctrico.

Una vez desplegado cuenta con cuatro zonas diferenciadas: cocina-comedor, cuarto de estar-dormitorio con cuatro camas, baño, y terraza con cubierta transparente.

La mala noticia es que no se comercializa, por lo menos de momento, hasta que algún avispado empresario decida poner en práctica la idea.

Buffalino Camper

Este es un vehículo minimalista creado por el diseñador Cornelius Comanns. Como se puede ver en la imagen no es una caravana al uso, porque va montada sobre un Piaggio APE 50, un motociclo de tres ruedas de la famosa marca italiana.

Sin embargo, ahí donde lo ven tiene de todo: cocina, cama, ducha, nevera, depósito de agua. Tan sólo carece de cuarto de baño, por razones obvias. Pero por lo demás es el colmo de la comodidad y la autosuficiencia.