Categorías
Arte Ocio

El divertido Parque Temático del Mudéjar


En cuestiones artísticas, España tiene una ventaja histórica sobre otros países europeos: la etapa musulmana, de la que carecen los demás y que nos ha dejado joyas del calibre de la Alhambra o la Mezquita de Córdoba, por poner sólo un par de ejemplos. Pero dentro de esa categoría también juega un papel especial el mudéjar, un estilo que no sólo resulta interesante por sí mismo sino también por su decisiva influencia en el modernismo de los Gaudí, Puig i Cadafalch y demás.

El mudéjar fue el arte que realizaron los musulmanes que quedaron en territorio cristiano peninsular a medida que la Reconquista iba avanzando y acrecentando sus dominios. Aquellas gentes que habían quedado aisladas se agrupaban en aljamas (morerías) que tenían más o menos autonomía pactada con sus vencedores. En general eran gente más bien humilde, campesinos y artesanos que intentaron mantener su modo de vida tradicional y su religión pero que solían terminar obligados a cristianizarse, pasando entonces a ser llamados moriscos.

Los abusos y la coyuntura internacional les llevaron a rebelarse más de una vez hasta que finalmente fueron expulsados de España en 1609. Detrás, dejaron testimonio de su presencia mediante un estilo artístico que se manifestó, sobre todo, en la arquitectura: materiales sencillos (ladrillo, yeso, azulejo), arcos de herradura, artesonados (madera labrada en los techos), etc.

Hay muchos ejemplos repartidos por el país, salvo en el norte. Y una buena forma de verlos todos de una vez y, de paso, entender las claves del estilo, es acercarse hasta la localidad vallisoletana de Olmedo, donde se ubica el llamado Parque Temático del Mudéjar. ¿Conocen o han visto fotos de Legolandia? Pues esto es parecido pero con materiales auténticos y en versión medieval.

Situado en las afueras del municipio, la visita descubre una amplia colección de réplicas exactas de edificios de este estilo repartidos por Castilla-León… Sólo que se trata de miniaturas a escala. Veintiuna, para ser exactos, que se van viendo una tras otra por una extensión de quince mil metros cuadrados en un agradable paseo que incluye un par de lagos, trenecitos, zonas de recreo, parques infantiles y otros equipamientos (se pueden hacer una idea con la foto de la maqueta).

Un sitio perfecto para una jornada en familia, donde los niños disfrutarán sintiéndose gigantes fotografiándose junto a castillos y templos que ven rebajado su tamaño original decenas de veces. En algunos (la escala no es igual en todos) incluso pueden entrar y jugar por sus pequeños patios, o bien subir torreón arriba sin alcanzar más que un par de metros en total. El recorrido dura poco más de una hora, según lo que detenga uno en cada sitio.

En cuanto a los monumentos representados, los hay de varios tipos: religiosos como las ermita de La Lugareja (Arévalo) y San Saturio (Soria) o las iglesias de San Boal (Pozaldez), San Andrés (Olmedo), San Miguel (Olmedo), San Juan Bautista (Fresno el Viejo), San Tirso (Sahagún), San Pedro (Alcazarén), San Salvador de los Caballeros (Toro) y La Asunción (Muriel de Zapardiel); militares-residenciales como los castillos de Coca (Coca) y La Mota (Medina del Campo) o el palacio de Pedro I (Astudillo); y civiles como el Palomar (típico de todo Castilla y León), la fuente de Caño Olmedo (Olmedo), el monumento a la Soterraña (Olmedo), las puertas de San Basilio (Cuéllar), Cantalapiedra (Madrigal de las Altas Torres) y Medina (Madrigal de las Altas Torres) o las estaciones de Villalón (Villalón) y Olmedo (Olmedo).

La tarifa básica es de 4,50 euros, aunque hay varios tipos de entrada (jubilados, niños, grupos, familias numerosas…), alguna de las cuales permite la visita conjunta al Palacio del Caballero de Olmedo y el Museo de las Villas Romanas. En cuanto al horario, abre de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 salvo entre jueves Santo y el último domingo de septiembre, en que el cierre se amplía hasta las 21:00.

Más información: Parque Temático del Mudéjar de Castilla y León

Fotos: Ayuntamiento de Valladolid