Los cementerios de París (y II)

Cementerios Paris II 2

A propósito de la festividad que se celebra este fin de semana y que empieza esta misma noche, víspera de Todos los Santos y los Fieles Difuntos -o Halloween, para anglosajones y juventud en general-, continuamos el tema de los cementerios de París donde lo dejamos ayer, tras ver los de Père-Lachaise y Montparnasse.

Hoy toca reseñar los otros tres importantes camposantos urbanos de la capital francesa, Montmartre, Passy y el Panteón, que sumados a los anteriores constituyen todo un atractivo turístico por la abundancia de tumbas de personajes famosos; descubrir su ubicación, rendirles un pequeño homenaje en forma de flore, versos o guijarros sobre la lápida, así como fotografiarse delante, ya es algo habitual.

Cementerio de Montmartre

Al igual que los otros, fue concebido a principios del siglo XIX por el gobierno de Napoleón para sustituir al de los Inocentes, demasiado céntrico y abarrotado y, por tanto, peligroso para la salud pública. Cada uno se situó en un punto cardinal y Montmartre está al norte, en el barrio homónimo.

Construido por debajo del nivel de las calles aprovechando una antigua mina, se extiende por once hectáreas que acogen unas veinte mil sepulturas. Muchas son el punto de descanso eterno para numerosos artistas, como corresponde a una zona de París tan estrechamente relacionada con ello. Así, vuelven a encontrarse nombres de escritores inolvidables como Alejandro Dumas (hijo), Émile Zola, Théophile Gautier, Pierre Alexis Ponson du Terrail y Stendhal, aunque este último fue trasladado al Panteón en 1908.

También reposan los restos de los pintores Edgar Degas, Jean-Léon Gérôme y Gustave Moreau, los músicos Jacques Offenbach y Héctor Berlioz, los cineastas Francois Truffaut y Sacha Guitry, el bailarín Váslav Nijinsky, los científicos André-Marie Ampère y León Foucault, la cantante Dalida y el militar Jean Lannes. Incluso la cortesana que inspiró a Dumas hijo para escribir La dama de las camelias.

Cementerio de Passy

Pese a ser el más céntrico -en pleno Trocadéro, con la Torre Eiffel de telón de fondo- quizá sea el menos conocido, por pequeño (un par de hectáreas) y aristocrático. Pero no le faltan tampoco personajes atractivos para hacerle una visita: los pintores Édouard Manet y Berthe Morisot, los músicos Claude Debussy y André Messager, el actor Fernandel, el empresario Marcel Renault…

El Panteón

Con el triunfo de la Revolución Francesa se postergó el culto religioso tradicional en favor de otro que ensalzaba a la diosa Razón y a los Hombres Ilustres. Así se reaprovechó una iglesia diseñada por el arquitecto Jacques-Germain Soufflot, pasando del culto a Santa Genoveva al de las glorias nacionales. Luego recuperaría su función originaria pero con la Tercera República volvió a ser edificio civil definitivamente, con motivo del funeral de Victor Hugo, por supuesto inhumado allí.

Ubicado en el Barrio Latino, el Panteón es inconfundible por elaspecto similar a su homónimo de Roma. Quien visite el lugar podrá encontrar las tumbas de Voltaire y Rousseau (a Marat lo trasladaron), Alejandro Dumas (padre), Marie Curie, Louis Braille y el propio Soufflot. También los políticos Jean Jaurés y Jean Moulin, etc. Y si se cansan de tanto muerto, quédense contemplando una réplica del famoso péndulo que instaló Foucault en 1851 en la nave central para demostrar la rotación de la Tierra.

Más información: Parisinfo y Centre des Monuments Nationaux

Foto 1: Elisabetta Cipolla en Wikimedia

Foto 2: Centre des Monuments Nationaux