Los cementerios de París (I)

Cementerios Paris I

Mañana es 31 de octubre, lo cual quiere decir que ésa es la noche del primero de noviembre; ya saben, la de Todos los Santos, a la que sigue el día de los Fieles Difuntos. Para la mayoría, ya, especialmente si de juventud se trata, la noche de Halloween, fiesta anglosajona que se celebra con disfraces y ambientación terrorífica en una versión más comercial y simplona -aunque probablemente también más divertida, reconozcámoslo-.

En fin, la tradición dicta visitar a los seres queridos en el cementerio pero ¿qué pasa si uno está de viaje? En tal caso, y si se quiere cumplir de alguna manera con la costumbre, recomiendo conocer el camposanto local que, a menudo, en los sitios más turísticos, ya tiene una cara abiertamente orientada a los visitantes curiosos.

Seguramente no hay mejor ejemplo que lo que pasa en París, donde sus cuatro necrópolis más el Panteón figuran en las agendas de muchos viajeros por la cantidad de tumbas de personajes famosos que se pueden ver. Hasta dan planos a la entrada, indicando dónde reposa exactamente cada uno. Echemos una rápida ojeada.

Cementerio de Père-Lachaise

Es el más grande dentro del casco urbano, situado en la zona este y diseñado por el arquitecto Alexandre Théodore Brongniart a principios del siglo XIX, aunque antes de llegar a la mitad de la centuria ya había sido ampliado cinco veces.

Por sus casi cuarenta y cuatro hectáreas de superficie se extienden avenidas frondosamente arboladas y setenta mil bellos sepulcros, aunque la gente -especialmente la de clase alta- fue remisa a enterrar allí a sus difuntos. No se consiguió disuadirlos hasta que se trasladaron los restos mortales de glorias históricas como Moliére, La Fontaine, Abelardo y Eloísa; entonces todo el mundo quiso, con lo que se cumplió el objetivo ideado por Napoleón: un cementerio sin clases sociales.

Ahora bien, la lista de celebrities sepultada en Père-Lachaise quita la respiración (con perdón): escritores como Oscar Wilde, Marcel Proust, Honoré de Balzac, Albert Camus, Colette y Guillaume Apollinaire; intelectuales como Jean-Francois Champollion, Adolphe Thiers o Auguste Comte; pintores como Eugène Delacroix, Georges Bizet, Amedeo Modigliani, Honoré Daumier, Edgar Degas, Camile Pisarro, Camile Corot o Jean-Louis David; militares como Murat, Massena o Ney; gente del cine como Luchino Visconti, Yves Montand, Simone Signoret o George Mélies; y músicos y bailarinas como Frederic Chopin, Edith Piaf, Isadora Duncan…

Mención especial para el más exitoso, Jim Morrison, el cantante de The Doors, y dos españoles que fallecieron exiliados, Juan Negrín y el ínclito Godoy. También para los fusilados en 1871 por el levantamiento de La Comuna parisina.

Cementerio de Montparnasse

Ubicado en la parte sur, se abrió en 1824 siguiendo también una iniciativa de Bonaparte. De diseño en cuadrícula, a partir de un eje central (la estatua de bronce de Daillon) salen las calles principales, adornadas con estatuas de importantes artistas -fundamentalmente de la literatura-, ya que se trata de su camposanto por excelencia, de ahí el nombre (derivación de Monte Parnaso, donde moraban las Musas).

Bastante más pequeño que Père-Lachaise, sus diecinueve hectáreas son un remanso de paz -bromas aparte- en medio de la vorágine urbana. Como ocupantes ilustres figuran una amplia e impresionante nómina de escritores Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Eugène Ionesco, Emil Cioran, Margarite Duras, Guy de Mauppasant, Charles Baudelaire, César Vallejo, Carlos Fuentes, Julio Cortázar y Samuel Beckett.

Cambiando de tercio, también reposan allí otros famosos como la fotógrafo Susan Sontag; el escultor Auguste Rodin, el dictador mexicano Porfirio Díaz, el músico Saint-Saëns, el dibujante Moebius, el cantante Serge Gainsbourgh y el actor Phillippe Noiret. Unos y otros suelen recibir la visita de admiradores dejando flores o versos sobre las lápidas -y haciéndose fotos delante, por supuesto-.

Mañana completaremos el tema con un post dedicado a las otras dos grandes necrópolis de París, las de Montmartre y Passy, más el Panteón.

Más información: Cimitiere du Père-Lachaise y Paris Cemetieres

Foto 1: Peter Poradisch en Wikimedia

Foto 2: Jim Linwood en Wikimedia