El bosque escultórico de Can Ginebreda


Hay quien opina que el espacio idóneo para exponer esculturas es el aire libre. En realidad es algo que dependerá de los materiales utilizados por el artista y del propio criterio de éste, pero sí es verdad que, en el terreno escultórico, algunos de los rincones más interesantes de Europa se encuentran integrados en el paisaje, en parques y similares; aquí mismo hemos puesto más de un ejemplo. Otro podría ser el de Can Ginebreda.

Este bosquecillo, integrado fundamentalmente por enebros (que le dan nombre) está en Porqueras, al norte de la provincia de Gerona 8 a 6 kilómetros de Bañolas, en la carretera Olot-Santa Pau), y se ha convertido en un auténtico museo abierto, que es lo que buscaba el artista Xicu Cabanyes: «Quería poner mis esculturas en un bosque y que la gente viniera a verlas. Más adelante, visité las obras de Bomarzo en Italia y Krole Müller en Holanda y ya tuve mucho más claro lo que debía hacer».

En efecto, Cabanyes ha hecho de Can Ginebreda una especie de «gran libro» en el que «cada escultura una página y cada colección un capítulo al servicio del visitante, que puede ir leyendo mientras pasea». El entorno contiene sus impresiones sobre el ejercicio de vivir, vivencias y enigmas sin resolver que le han dejado huella pero que considera universales: la vida, la muerte, el erotismo, el caos, la geometría…

Así que un paseo por estas 40.000 metros cuadrados de árboles irá descubriendo al visitante una colección de esculturas agrupables en varios bloques, según el propio artista, que destaca dos: las obras que tienen una historia (La mujer test, Testigo gay, La mujer canguro…) y las que explican meras sensaciones (Muerte y desfiguración de la geometría, Bunkers…)

Así hasta un centenar de piezas diferentes que componen la colección personal de Xicu, todas ellas salidas de su imaginación desde 1970. El propio taller de trabajo está en ese bosque y es tan visitable como el resto del entorno. Eso sí, que nadie se asuste al contemplar buena parte de las estatuas, ya que muchas de ellas tiene un marcado y explícito tema erótico, con abundancia de representaciones fálicas, órganos sexuales, etc.

Este sorprendente recorrido se puede hacer libremente por 3 euros entre las 9:00 y las 18:00 (hasta las 21:00 en verano), aunque hay visitas guiadas (a partir de 20 personas) por 4 euros.

Más información: Bosc de Can Ginebreda