Categorías
Destinos Hoteles

Giraffe Manor, alojarse entre jirafas


Si alguien está buscando un lugar tan idílico como lejano, con un punto entrañable y que sirva para toda la familia, puede encontrar algo parecido en Kenia. No hablamos de safaris ni de la capital, Nairobi, demasiado sórdida para quedarse en ella, sino de un peculiar hotel situado a poco más de seis kilómetros -media hora en coche- donde se pueden pasar un par de días de relax y diversión: Giraffe Manor.

Se trata de una mansión de piedra construida en tiempos coloniales, en 1932, por el escocés sir David Duncan. En 1974 fue comprada por un matrimonio de ecologistas amantes de la naturaleza, Betty y Jock Leslie-Melville, fundadores del AFEW (Fondo Africano para la Preservación de la Vida Salvaje), que utilizaron las cuarenta y siete hectáreas de la granja para criar media docena de crías de jirafa; pertenecían éstas a la especie Rothschild, que se halla en grave peligro de extinción con sólo quinientos ejemplares vivos. Los animales de los Leslie, a protegidos en ese entorno, consiguieron salir adelante.

Al quedarse viuda, Betty decidió reconvertir la casa en hotel con sus jirafas, dóciles y acostumbradas a la presencia humana, como principal atractivo; de hecho habían procreado y hoy son nueve los individuos que se pasean por la finca -junto a un grupo de facóceros- y se asoman sin miedo por las ventanas para intentar conseguir parte del desayuno de los clientes. Y es que, aunque en el año 2009 Giraffe Manor pasó a manos de un nuevo matrimonio, Tanya y Mickey Carr-Hartley, el espíritu del lugar sigue vigente.

Alojarse en alguna de las seis habitaciones de la mansión no es barato -como puede probarlo el hecho de que por allí hayan pasado famosos como Mick Jagger, Richard Chamberlain o Brooke Shields entre otros-, pero en el precio va todo incluido y la más grande presenta una decoración de estilo danés con objetos que pertenecieron a Karen Blixen. La autora de Memorias de África tenía su propia casa muy cerca -es visita casi obligada en los tours turísticos junto al Giraffe Centre, una reserva de jirafas vecina- y además Giraffe Manor posee imponentes vistas a las colinas Ngong, donde Dennis Fynch-Hutton, su amante, se estrelló con su avión y aún está enterrado. Si te apetece la idea, puedes buscar ofertas de vuelos a Kenia.