Casas rurales para no morir de calor

Foto: El Escondite de Pedro Malillo

Si aún no tienes claro a dónde ir de vacaciones o eres de los pocos afortunados a los que les toca quedarse en la oficina mientras los demás disfrutan de sus días libres, no te preocupes, tenemos algo para ti. Soportar el calor estival puede hacerse cuesta arriba, por eso te traemos unas cuantas casas rurales a las que hacer (al menos) una escapada del fin de semana para que puedas huir de la rutina… y del calor.

Los Algarrobales

Se trata de una finca de más de 24 hectáreas situada en el monte Algarín, cerca de El Gastor (Cádiz). Dispone de 14 casas, 5 piscinas al aire libre, olivos, encimas y vistas al Pantano de Zahara de la Sierra y a la Sierra de Grazalema.

Casa Govinda

Es una casa rural de madera con capacidad para 4 personas que se encuentra en una finca con acceso al río Bellos, sus pozas y su cascada. Está en el Pirineo aragonés y se encuentra completamente aislada de la población más cercana. Es un buen lugar si lo que te gusta es hacer senderismo, ya que la casa se encuentra a tiro de piedra del Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

Camping Vall de Ribes

Este camping cuenta con área para autocaravanas, parcelas de acampada bastante grandes (y con electricidad), bungalós de madera y casas móviles de hasta 3 habitaciones. Se encuentra en un pueblo llamado Ribes de Freser, situado en el Pirineo catalán (Gerona). Las actividades que puedes realizar en los alrededores comprenden desde el senderismo y las actividades deportivas hasta un recorrido cultural visitando las numerosas muestras románicas de la zona.

Casas-cuevas de las Bardenas

Estas casas rurales construidas en el interior de unas cuevas en Navarra mantienen una temperatura por debajo de los 22 grados en verano, por lo que es el lugar perfecto para todos aquellos que no soporten el calor estival. Además, desde este curioso alojamiento podrás disfrutar del Parque Natural de Bardenas Reales. La capacidad de las casas-cueva es de hasta 8 personas.

Masía L’Avellana

Se trata de una casa de 14 plazas que cuenta con 7 habitaciones dobles con cuarto de baño, cocina completa, barbacoa y piscina. Ocupa una construcción del siglo XVIII restaurada en una finca en Pinell del Solsonès, en Lleida.

El Quesar de Gamoneo

Se trata de un hotel rural con una capacidad de 8 habitaciones situado en la aldea de Gamoneo de Cangas, en los Picos de Europa. Está muy cerca de Covadonga, los lagos y Cabrales y a poco menos de una hora en coche del mar Cantábrico. Además, los huéspedes pueden participar en talleres para hacer queso de Gamoneo y recibirlo más tarde en su casa cuando éste ya esté adecuadamente curado. Si eres amante del queso, no tienes excusa.

Alojamientos Rurales Benarum

Situado en Alpujarra de la Sierra, Granada, se trata de un alojamiento rural que cuenta con dos piscinas para adultos, una para niños, barbacoa, spa, zona verde… Las casas más grandes tienen capacidad para 4 personas y cuatro de ellas tienen jacuzzi. Es el lugar perfecto si quieres conocer la Alpujarra haciendo excursiones a pie, a caballo o en bicicleta.

El Escondite de Pedro Malillo

Es un complejo hotelero rural que cuenta con 5 casas, cada una con capacidad de 6 a 10 personas y un terreno de 6 hectáreas con un arroyo en la cara sur del parque regional de la Sierra de Gredos (se encuentra en Candelada, Ávila). Es muy buena opción si lo que quieres es hacer una escapada con un grupo de amigos o con toda la familia. Puedes hacer senderismo, rutas en bicicleta, paseos en canoa por el Pantano de Rosarito, barranquismo… Además, se pueden llevar mascotas.

Si te apetece hacer un viaje express y pasar un fin de semana en alguna de estas estupendas casas rurales sin que se te salga de presupuesto, puedes solicitar un crédito inmediato a una de las compañías financieras que ofrecen productos de este tipo y, una vez conseguido, sólo queda disfrutar.