Categorías
Destinos

La nueva Ópera de Oslo


El que probablemente sea el mayor iceberg artificial del mundo -37.500 metros cuadrados- no sólo no está hecho de hielo sino que tampoco se encuentra en ninguno de los polos. Está en Oslo (Noruega) y fue inaugurado en 2008: es el Operahuset o palacio de la Ópera.

El Operahuset reproduce el aspecto de un gigantesco témpano de hielo que emerge del mar. El mármol de Carrara blanco que lo recubre evoca el hielo, aunque al estar en un país escandinavo se pasa buena parte del año cubierto de nieve y así se refuerza el aspecto. Ese exterior es su gran baza, puesto que la gente puede caminar sobre él llegando hasta el borde del agua.

Algo que no debe extrañar si se tiene en cuenta que buena parte de sus dependencias están bajo el nivel del mar: el auditorio principal, por ejemplo, se encuentra a 16 metros de profundidad. Es el espacio interior estrella, con aforo para 1.364 espectadores y una lámpara de araña que pesa 8 toneladas. No obstante hay un vestíbulo con iluminación natural facilitada por grandes cristaleras y otras muchas salas que sirven para acoger una variada programación de espectáculos, desde bel canto hasta rock pasando por teatro, ballet, conciertos clásicos y sesiones de jazz.

Diseñado por el estudio de arquitectura Snohetta (responsable también de la nueva Biblioteca de Alejandría), la idea al construirlo era empezar un proceso de rehabilitación del Bjorvika, el área industrial de la capital noruega. Y para ello nada mejor que emplazarlo justo frente al fiordo, conectando urbanismo y paisaje. Ya es uno de los sitios turísticos de referencia en Noruega.

Foto: Oikema O en Wikimedia