¿Cómo era un antiguo emperador chino de hace 1.500 años? Un equipo de investigadores ha reconstruido el rostro del emperador chino Wu de Zhou del Norte a partir del ADN extraído de sus restos. El estudio, publicado en la revista Current Biology, sugiere que la muerte del emperador a los 36 años podría estar relacionada con un derrame cerebral. También arroja luz sobre el origen y los patrones de migración de un imperio nómada que una vez gobernó partes del noreste de Asia.

El emperador Wu fue un gobernante de la dinastía Zhou del Norte de la antigua China. Bajo su reinado, de 560 a 578 d.C., el emperador Wu construyó un fuerte ejército y unificó el norte de la antigua China tras derrotar a la dinastía Qi del Norte.

El emperador Wu era de etnia xianbei, un antiguo grupo nómada que vivía en lo que hoy es Mongolia y el norte y noreste de China. Algunos estudiosos dicen que los xianbei tenían un aspecto ‘exótico’, como barba espesa, puente nasal alto y pelo amarillo, explica Shaoqing Wen, uno de los autores del artículo, de la Universidad Fudan de Shanghai. Nuestro análisis demuestra que el emperador Wu tenía rasgos faciales típicos de Asia oriental o nororiental, añade.

En 1996, los arqueólogos descubrieron la tumba del emperador Wu en el noroeste de China, donde encontraron sus huesos, incluido un cráneo casi completo.

Con el desarrollo de la investigación del ADN antiguo en los últimos años, Wen y su equipo consiguieron recuperar más de un millón de polimorfismos de un solo nucleótido (SNP) en su ADN, algunos de los cuales contenían información sobre el color de la piel y el pelo del emperador Wu.

En combinación con el cráneo del emperador Wu, el equipo reconstruyó su rostro en 3D. El resultado muestra que el emperador Wu tenía los ojos marrones, el pelo negro y la piel de oscura a intermedia, y sus rasgos faciales eran similares a los de los actuales asiáticos septentrionales y orientales.

Nuestro trabajo ha dado vida a figuras históricas, afirma Pianpian Wei, coautor del artículo en la Universidad de Fudan. Antes había que basarse en los registros históricos o los murales para hacerse una idea del aspecto de los antiguos. Nosotros podemos revelar directamente el aspecto de los xianbei.

El emperador Wu murió a la edad de 36 años, y su hijo también falleció a una edad temprana sin una razón clara. Algunos arqueólogos afirman que el emperador Wu murió de enfermedad, mientras que otros sostienen que fue envenenado por sus rivales.

Al analizar el ADN del emperador Wu, los investigadores descubrieron que tenía un mayor riesgo de sufrir derrames cerebrales, lo que podría haber contribuido a su muerte. El hallazgo concuerda con los registros históricos que describen al emperador con afasia, párpados caídos y una marcha anormal, síntomas potenciales de un derrame cerebral.

El análisis genético demuestra que los xianbei se casaron con chinos de etnia han cuando emigraron hacia el sur, al norte de China. Se trata de un dato importante para comprender cómo se extendieron los pueblos antiguos por Eurasia y cómo se integraron con la población local, afirma Wen.

A continuación, el equipo tiene previsto estudiar el ADN antiguo de los habitantes de la antigua ciudad de Chang’an, en el noroeste de China. Chang’an fue la capital de muchos imperios chinos durante miles de años y el extremo oriental de la Ruta de la Seda, una importante red comercial euroasiática desde el siglo II a.C. hasta el siglo XV. Los investigadores esperan que el análisis del ADN pueda revelar más información sobre cómo migraban e intercambiaban culturas los pueblos de la antigua China.


Fuentes

Cell Press | Panxin Du, Kongyang Zhu, et al., Ancient genome of the Chinese Emperor Wu of Northern Zhou. Current Biology, 2024; DOI: 10.1016/j.cub.2024.02.059


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.