Ecología

Un bosque flotante para Rotterdam

Un bosque flotante para Rotterdam 28 diciembre, 2015

Licenciado en Historia y diplomado en Archivística y Biblioteconomía. Fundador y director de la revista Apuntes (2002-2005). Creador del blog El Viajero Incidental. Bloguer de viajes y turismo desde 2009 en Viajeros. Editor de La Brújula Verde. Forma parte del equipo de editores de Tylium.

No sé si se habrán percatado de la tendencia, cada vez más generalizada en todas las ciudades de España, a recubrir toda superficie urbana de hormigón, cemento o alquitrán. Hasta los árboles que flanquean las calles tienden a verse asfixiados por material pétreo, prescindiendo del clásico metro cuadrado de tierra o hierba en torno suyo, y las zonas verdes son menos verdes al estar atravesadas por senderos enlosados desproporcionados y otros aditamentos.

Así las cosas, y teniendo en cuenta que las masas arbóreas constituyen los pulmones de cualquier localidad más allá de su aportación estética, se impone ir buscando nuevos sitios donde ubicarlas. Y si no hay espacio en el suelo ¿por qué no recurrir al agua? Al fin y al cabo, las superficies fluviales, lacustres y marinas son áreas más o menos grandes pero desaprovechadas.

Bosque flotante Rotterdam 1

Esta fue la idea que tuvieron los diseñadores del estudio holandés Mothership, basándose en una singular obra del artista colombiano afincado en Ámsterdam Jorge Bakker titulada In search of habiust y que consistía en un acuario lleno de pequeños arbolillos flotando sobre su superficie [foto anterior]. Bakker lo creó en 2012 y Jeroen Everaert (productor de arte de Mothership), Anne van der Zwaag (historiadora del arte y empresaria cultural) y Jurgen Bey (diseñador holandés) tuvieron la idea de llevarlo a una escala mayor para aplicarlo a la vida real.

Después de probar y experimentar con varios sistemas de flotación a lo largo de este año, parece que ya lo tienen todo dispuesto para que su proyecto, bautizado como Bobberend Bos (algo así como Bosque que se mueve), pase a ser una realidad esta primavera, a partir del 16 de marzo de 2016. Se trata de un bosque flotante compuesto por una veintena de árboles (olmos, para más señas), cada uno de ellos colocado en una boya y todos meciéndose en las aguas del Rijnhaven, una de las dársenas del puerto de Rótterdam que no se utiliza.

Bosque flotante Rotterdam 2

Esa inaudita foresta se mantendrá unos seis meses bajo observación y estudio, al servicio de los ciudadanos por la doble vía de la decoración y la renovación del aire. Así, el Bobberend Bos se convertirá en una vistosa iniciativa para cuestionar la relación entre la Naturaleza y el ser humano, proponiendo una interesante alternativa para que ambas partes se relacionen armónicamente. ¿Lo ampliarán después?

Vía: Pop Up City
Más información: Bobbing Bos

Más artículos de Ecología

Send this to a friend