Phish – ‘Fuego’


Cinco años después de su último trabajo de estudio llega Fuego, con el que Phish vuelven a deleitarnos con más de lo mismo. ¿Más de lo mismo? Si y no. Porque Fuego no es solo su mejor álbum en muchos años, sino también un auténtico conglomerado de estilos que hace honor al título explosivo.

Si hubiera que comparar este trabajo con otro podría ser el Terrapin Station de los Grateful Dead, aunque con unos toques más pop, en la línea de mi favorito indiscutible Farmhouse (el tema que da título a este es mi favorito de Phish), con algo de jazz y mucho, pero que mucho talento aunado por los cuatro componentes de la banda.

Un álbum que ya se postula para estar muy arriba en las listas de lo mejor del año. Y eso que ya llevábamos desde diciembre más o menos sabiendo lo que podíamos esperar, pues además de presentarlo en directo en halloween, han ido publicando temas aquí y allí, ya sea en streaming, en Youtube y en más sitios.

El regreso de una banda mítica siempre es un caramelo bien recibido, pero además en esta ocasión hay premio adicional, gracias también al productor de Pink Floyd, que ha sabido aportar frescura en el estudio a un grupo que en principio no suele brillar salvo en directo.

Mi tema preferido es The Line, que sigue al arranque con Fuego (más de nueve minutos espectaculares), quizá el más pop de todos, y en el que si escuchan bien pueden encontrar claras referencias a cosas muy conocidas. Y también Waiting All Night, que me recuerda las grabaciones sementeras de varios crooners muy famosos. Un lujo.