Antonia Font en Oviedo (3 de diciembre)

Pues sí, al fin pudimos presenciar un directo de Antónia Font…y mira que había ganas, no se arregla verlos en su tierra y menos lejos de ella. Tuvimos al inicio del concierto unas palabras con Jaume Manresa (teclista del grupo) en las que corregía nuestra obcecación; «estuvimos hace bastante tiempo en la **** (centro comercial) tocando cinco temas». Pues vaya, nosotros pensando en desvirgar el directo de Antónia Font en Asturias y ya tuvieron sus escarceos.

ZZ1780C2BD.jpg

Los «Font» son gente corriente y moliente de la buena, campechanos y lejos de la grandilocuencia que otros indies atesoran. El concierto, que es el origen de este post dio por ambos lados; las obras maestras y los tiempos ligeros que se hacían en veces tediosos, debido al espacio donde se celebraba el concierto. Se empezó desde cero y creciendo. Los Gin Tonic y Carajillos de antes no hacían mella en un grupo que sabe lo que hace; mitad cantautor, mitad grupo alternativo, incluso se apuntó a mi lado (gracias Jose Lobato) una posibilidad de mejunje entre Steely Dan y el progresivo de los setenta.

Poco a poco fueron desgranado las canciones de «su vida», una vida que comenzó con Antónia Font y acaba (por el momento) con Coser i Cantar; un disco de grandes éxitos auspiciado con credibilidad y maestría por la Orquesta sinfónica de Bratislava.

La vida del concierto y sus latidos comenzaron con Portaavions, medio tiempo que se cuela con dulce melodía. Personalmente, hizo mella en mí Astronauta Rimador, por ser un momento de comunión total entre los miembros del grupo o Amazones a sa lluna por la dulzura puesta en escena. Fresca fue Armando Rampas, explicando Pau Debon que surge de su particular vivencia con los aeropuertos.

Para finalizar un Batíscafo Katiuskas,( no antes de una Bamboo que faltó durante un rato de la guitarra de Joan Miquel Oliver ;supuestamente con necesidad mingitoria) ,que pierde en intensidad pero no deja mal a unos Antónia Font que cumplieron con creces, y a los cuales esperamos ver de nuevo en cualquiera de sus versiones, bien: eléctricos, acústicos u orquestados, saben lo que hacen. La suerte se tiene y se busca, no se adquiere por casualidad…Fenómenos!!!