La espectacular biblioteca del monasterio de Sankt Gallen

Para mí, pocos sitios hay tan acogedores y agradables como una biblioteca. El silencio que las rodea (en teoría), el poder rebuscar en los anaqueles entre montones de libros, pasar una tarde leyendo tranquilamente o incluso acceder a volúmenes especiales que no son de préstamo y se deben leer in situ son auténticos placeres que…Seguir leyendoLa espectacular biblioteca del monasterio de Sankt Gallen