Los arqueólogos enfrentan un gran desafío cuando intentan adquirir información sobre edificios o instalaciones de los que solo quedan ruinas. Este fue un desafío particular para los restos de los molinos de agua romanos en Barbegal, en el sur de Francia, que datan del siglo II d.C.

Este complejo industrial único consistía en 16 ruedas de agua colocadas en filas paralelas, ocho en el lado este y ocho en el lado oeste, que operaban en una disposición similar a una cascada. Como ya explicamos en nuestro artículo sobre el complejo, se trata del más importante conjunto hidráulico romano, y el lugar donde se hallaba la mayor concentración de energía mecánica de todo el mundo antiguo.

Al principio, poco se podía deducir sobre el sitio a partir de estas ahora escasas ruinas, excepto que las ruedas eran abastecidas por un acueducto que traía agua de las colinas circundantes.

Una moneda emitida durante el reinado del emperador Trajano, descubierta en una cuenca sobre el complejo de molinos, así como las características estructurales del sitio, indican que el molino estuvo en uso durante unos 100 años. Sin embargo, el tipo de ruedas de molino, su función y cómo se empleaban han permanecido como un misterio hasta ahora.

Situación del complejo de molinos de Barbegal y de los yacimientos de carbonatos in situ. (a) Situación del acueducto de Arles y de los molinos de Barbegal en Francia. Sólo se muestra una parte del ramal norte. (b) Vista aérea del Vallon des Arches, con la disposición del acueducto de la ciudad de Arles (aqw), y del acueducto que alimenta los molinos de Barbegal (aqe). (c) Vista aérea de los molinos de Barbegal, mirando hacia el este. Los marcadores rojos (Grupo 1) y azules (Grupo 2) en (b, c) indican dónde hay fragmentos de carbonato o depósitos in situ en el lugar. (d) Reconstrucción del complejo de molinos. (e) Presentación esquemática de dos cuencas de molino superpuestas con canalizaciones, tal como se expone en este trabajo. (f) Sección transversal de una cuenca de molino con rueda de molino y canal.
Situación del complejo de molinos de Barbegal y de los yacimientos de carbonatos in situ. (a) Situación del acueducto de Arles y de los molinos de Barbegal en Francia. Sólo se muestra una parte del ramal norte. (b) Vista aérea del Vallon des Arches, con la disposición del acueducto de la ciudad de Arles (aqw), y del acueducto que alimenta los molinos de Barbegal (aqe). (c) Vista aérea de los molinos de Barbegal, mirando hacia el este. Los marcadores rojos (Grupo 1) y azules (Grupo 2) en (b, c) indican dónde hay fragmentos de carbonato o depósitos in situ en el lugar. (d) Reconstrucción del complejo de molinos. (e) Presentación esquemática de dos cuencas de molino superpuestas con canalizaciones, tal como se expone en este trabajo. (f) Sección transversal de una cuenca de molino con rueda de molino y canal. Crédito: C. W. Passchier et al.

Fragmentos de carbonato proporcionan información notable

El profesor Cees W. Passchier y la Dra. Gül Sürmelihindi de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (JGU), en colaboración con colegas de Francia y Austria, han desentrañado ahora la historia del complejo de molinos utilizando depósitos de carbonato de calcio que ahora se encuentran almacenados en el Museo Arqueológico de Arles.

Estos depósitos se habían formado hacia el final de la vida operativa de aproximadamente 100 años de los molinos de agua de Barbegal en los lados y la base del sistema de suministro de madera que llevaba el agua a las ruedas.

Demostramos que es posible reconstruir en gran medida la historia de un molino de agua sobre la base de dichos depósitos de carbonato, afirmó Passchier, jefe del equipo de JGU. Primero, los investigadores tuvieron que ensamblar algunas de las 140 piezas almacenadas como un rompecabezas, luego analizaron las capas utilizando varias técnicas, incluida la espectrometría de masas.

Ruedas de agua y canaletas de madera fueron reemplazadas

Los investigadores han publicado ahora sus resultados en Geoarchaeology. Pudimos demostrar, por ejemplo, que las ruedas de agua de madera y los canales de agua tuvieron que ser reemplazados después de tres a ocho años. En al menos un caso, una rueda de agua vieja fue reemplazada por una más grande, dijo Passchier.

Los investigadores llegaron a esta conclusión a partir de la forma inusual de los depósitos de carbonato que se habían formado en el canal de agua. Mientras que las capas inferiores y anteriores indican que los niveles de agua deben haber sido relativamente bajos originalmente, las capas superiores y posteriores de carbonato indican un nivel de agua más alto.

Maqueta del complejo de Barbegal, en el Musée de liarles antique
Maqueta del complejo de Barbegal, en el Musée de liarles antique. Crédito: Carole Raddato / followinghadrian.com / Wikimedia Commons

Los investigadores rechazaron la posibilidad de que originalmente hubiera menos agua fluyendo a través del canal de agua, que luego se incrementó. Establecieron que, para un canal de agua con pendiente suave y un nivel de agua bajo, la cantidad de agua proporcionada no habría sido suficiente para impulsar una rueda de molino.

Por lo tanto, la inclinación del canal de agua debe haber sido alterada, de lo que fue inicialmente un ángulo más pronunciado con un nivel de agua bajo a una pendiente más suave que transportaba agua a un nivel correspondientemente más alto.

Toda la estructura de este molino de agua debe haber sido modificada, dijo Passchier. Si solo elevas el canal de agua, el agua tiende a salpicar, perdiendo la fuerza para impulsar la rueda de manera eficiente. Por lo tanto, cuando elevas el canal de agua, también necesitas una rueda de agua más grande. De hecho, una sección de depósito de carbonato formada en la rueda de agua corrobora esta conclusión ya que no contiene todas las capas de carbonato sino solo las de los últimos años de operación.

Los resultados del análisis de isótopos proporcionan evidencia de la vida útil del molino

Utilizando el análisis de isótopos de las capas de carbonato, los investigadores incluso pudieron determinar los períodos de operación antes de que partes del molino necesitaran renovación. El carbonato contiene oxígeno y las proporciones relativas de isótopos de oxígeno difieren según la temperatura del agua.

Interior del canal del acueducto
Interior del canal del acueducto. Crédito: Matthias Kabel / Wikimedia Commons

Basándose en la composición isotópica de las capas de carbonato, los investigadores pudieron inferir las temperaturas del agua y así identificar las estaciones en las que se depositaron las capas. Concluyeron que el carbonato de las muestras en el Museo Arqueológico de Arles se había depositado en los canales de agua durante un período de siete a ocho años.

La capa de carbonato más alta y por lo tanto más joven contiene conchas de moluscos y fragmentos de madera, lo que muestra que el molino debe haber sido abandonado para entonces y se estaba desintegrando. El agua continuó fluyendo por un tiempo, por lo que los depósitos de carbonato también continuaron formándose, pero el mantenimiento de los canales de agua cesó, dijo Passchier.

Los investigadores pudieron responder aún otra pregunta. No se sabía previamente si los molinos habían sido operados en combinación por un solo operador o si las 16 ruedas de agua se habían utilizado independientemente entre sí. A juzgar por las capas de tres canales de agua investigados, que son claramente diferentes entre sí, los molinos estaban en operación por separado, al menos hacia el final de su vida útil.

Además, el lado oeste del complejo fue abandonado antes que el lado este. Finalmente, piezas largas de carbonato de los canales de agua se utilizaron posteriormente como pantallas divisorias en una cuenca de agua para otros fines industriales después de que los molinos ya habían sido abandonados.


FUENTES

Universität Mainz

Passchier, C. W., Sürmelihindi, G., Viollet, P.-L., Leveau, P., & Spötl, C. (2024). Operation and decline of the Barbegal mill complex, the largest industrial complex of antiquity. Geoarchaeology, 1–15. doi.org/10.1002/gea.22016


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.