Nuevos fragmentos arqueológicos de objetos utilizados en la vida imperial y vinculados a rituales de culto han aparecido en las excavaciones realizadas en la Zona Sagrada del Parque Arqueológico de Ostia Antica, el antiguo puerto de Roma.

El descubrimiento, que sigue a la recuperación de dos fragmentos de los Fasti Ostienses que salieron a la luz el año pasado, se produjo durante una reciente intervención destinada a la reurbanización general de la zona para su próxima reapertura al público con la restauración de los templos y de las canalizaciones que garantizaban la evacuación del agua de lluvia.

Durante el vaciado de un pozo, situado frente a la escalinata del Templo de Hércules, de unos 3 metros de profundidad y todavía lleno de agua, apareció una llamativa cantidad de artefactos, la mayoría de los cuales pueden fecharse entre finales del siglo I y el II d.C., y están muy bien conservados al estar sumergidos en un lodo pobre en oxígeno.

El pozo donde se encontraron los artefactos y los restos de comidas rituales
El pozo donde se encontraron los artefactos y los restos de comidas rituales. Crédito: Ministero della Cultura

Se trata de cerámicas de diversos tipos, incluso en miniatura; lámparas de aceite, fragmentos de recipientes de vidrio, fragmentos de mármol, huesos de animales quemados y huesos de melocotón, sin duda utilizados en rituales sagrados específicos dentro de la zona arqueológica.

El hallazgo de huesos quemados confirma ante todo que en el santuario se realizaban sacrificios de animales (cerdos y ganado vacuno, sin duda), mientras que la cerámica común, que también presenta huellas de fuego, indica que se cocinaba y consumía carne durante los banquetes en honor de la divinidad. Los restos de una o varias comidas rituales fueron arrojados a la fosa, los últimos probablemente cuando su función había cesado.

Entre los artefactos más significativos hallados se encuentra un objeto de madera tallada poco común e increíblemente moderno, en forma de embudo o cáliz, cuya función aún no se ha aclarado. Además del cáliz en forma de embudo, decorado con una serie de ligeras incisiones y círculos concéntricos en su interior (cerca del orificio que lo atraviesa), se han recuperado otros hallazgos con molduras «entrelazadas» y nervaduras externas, que sugieren injertos recíprocos, y que en conjunto remiten a un elemento cilíndrico vagamente parecido a un tubo.

Otra vista del extraño objeto en forma de embudo
Otra vista del extraño objeto en forma de embudo. Crédito: Ministero della Cultura

Los nuevos hallazgos se descubrieron en el Area Sacra, un importante santuario ostiense construido a partir del siglo III a.C. cerca del manantial llamado Aqua Salvia, a lo largo de la antigua ruta de la llamada Via della Foce. En el interior del complejo, dominado por la mole del templo de Hércules y ocupado por otros dos edificios de culto menores como el templo de Esculapio y el del Altar Redondo, los sacerdotes predecían el resultado de las expediciones militares a los generales que estaban a punto de partir para campañas militares. Se trataba, pues, de un culto oracular.

Las actividades de investigación en el yacimiento fueron coordinadas por el responsable científico del proyecto, Dario Daffara, mientras que la exploración del pozo y la excavación de los sedimentos fueron realizadas por el arqueólogo Davide I. Pellandra y por Mario Mazzoli.

Confiadas al cuidado de la Oficina de Restauración del Parque, las maderas son ahora objeto de estudio y arrojarán nueva luz sobre el mobiliario utilizado en los santuarios romanos de la época imperial.

Algunos de los objetos recuperados
Algunos de los objetos recuperados. Crédito: Ministero della Cultura

Los trabajos de restauración han demostrado ser una oportunidad única para estudiar y profundizar en el conocimiento de las funciones y actividades que se desarrollaban en el santuario: un momento importante para llevar a cabo investigaciones en una zona que en el momento de su descubrimiento, en los años 1938-40, produjo esculturas identificables con Ostia Antica y que se albergarán en el Museo Ostiense, de próxima reapertura: la estatua de Cartilius Poplicola, el busto de Asclepio y el relieve del arúspice Fulvius Salvis con una escena de la «pesca milagrosa» de una estatua de Hércules por pescadores ostienses.

Una vez más, la investigación, en sus diversas formas, demuestra ser un elemento clave para conjugar las distintas instancias relacionadas con la protección, la valorización y el disfrute del patrimonio cultural, ha declarado el Director General de los Museos MiC, Massimo Osanna.

El proyecto de restauración del Área Sagrada, elaborado por Studio Strati y dirigido por la arquitecta del Parque Valeria Casella, permitirá en breve reabrir al público uno de los complejos más antiguos y evocadores de Ostia, permitiendo a los visitantes acceder a la celda del Templo de Hércules, hasta ahora cerrada. También se reubicarán los pavimentos del cercano Templo del Ara Rotonda, cuyo tejado también se está reconstruyendo, subrayó el Director del Parque Arqueológico de Ostia Antica, Alessandro D’Alessio.



  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.