En una reciente excavación arqueológica en el antiguo barrio del Hôtel Dieu en Rennes, los arqueólogos han descubierto un santuario de grandes dimensiones. El hallazgo se produce en el marco de la recalificación del sitio del antiguo hospital del Hôtel Dieu.

El santuario, que data del siglo III d.C., ha sido descubierto tras la excavación del muro norte que cerraba su patio, conocido como area sacra. Este muro, de más de 100 metros de largo, alberga al menos un templo en su parte norte, mientras que una parte de una calle orientada de este a oeste está integrada en el complejo religioso al sur.

La magnitud del santuario, único en la ciudad de Rennes, sugiere que podría tratarse del santuario cívico de la ciudad de los Riedones (el pueblo galo cuya capital era la antigua Condate, actual Rennes), conocido únicamente por inscripciones reutilizadas en los cimientos de la muralla.

Gran sala de la domus y restos de un hipocausto (sistema de calefacción por suelo radiante)
Gran sala de la domus y restos de un hipocausto (sistema de calefacción por suelo radiante). Crédito: Cyril Cornillot / INRAP

Desde la fundación de la ciudad, el barrio del Hôtel Dieu ha sido testigo de significativos cambios y transformaciones. En el siglo I, las primeras calzadas se construyeron tras extensos trabajos de desmonte y terraplén. Poco a poco, el interior del barrio se fue ocupando con edificios de postes de madera y zapatas bajas que albergaban tanto actividades económicas como residenciales.

El final del siglo I marcó la introducción de la mampostería, con la construcción de un gran santuario que incluía un patio dedicado a la acogida de los fieles. Este santuario sucedió a un edificio anterior de naturaleza similar, construido en madera. Almacenes, tiendas y residencias construidas con piedra comenzaron a aparecer, y las calzadas iniciales se reconstruyeron, integrando completamente el barrio a la ciudad en pleno auge.

El final del siglo III trajo consigo el declive del barrio. El santuario público fue desmantelado y las piedras del muro de cierre fueron recuperadas, posiblemente durante la construcción del castrum hacia 270-280. Al noroeste de la excavación, una domus fue completamente desmontada para abrir una cantera destinada a la extracción de arenas aluviales. A pesar de esto, algunas residencias continuaron ocupadas en el siglo IV, dejando su marca en el paisaje a través de los muebles descubiertos.

Baldosas de terracota apiladas unas sobre otras para permitir la circulación del aire caliente en los hipocaustos (calefacción por suelo radiante).
Baldosas de terracota apiladas unas sobre otras para permitir la circulación del aire caliente en los hipocaustos (calefacción por suelo radiante). Crédito: Cyril Cornillot / INRAP

A finales del siglo III o principios del siguiente, un espacio funerario se instaló en los sectores en ruinas, funcionando hasta el siglo VIII y conteniendo más de 600 tumbas. Este cementerio se extendía hacia el norte hasta el Parque des Tanneurs, con su límite oeste fijado por un cardo y al sur por el antiguo santuario. Las sepulturas, organizadas en filas y orientadas de este a oeste, alojaban a los difuntos enterrados en tierra, en sudarios o en ataúdes de madera.

La excavación y descubrimiento del santuario y otros vestigios en el barrio del Hôtel Dieu son parte de una operación arqueológica más amplia, prescrita por los servicios del Estado (Drac Bretaña, servicio regional de arqueología) y llevada a cabo por el Inrap.

Estas investigaciones, lideradas por el responsable científico Romuald Ferrette y el director adjunto científico y técnico Michel Baillieu, continúan renovando la comprensión de la historia de este sector norte de la antigua Rennes, desde su fundación hasta la construcción del hospital en el siglo XIX.



  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.