Nuevas investigaciones sobre un antiguo círculo de madera descubierto en una playa de Norfolk y apodado Seahenge sugieren que fue creado en respuesta a un período de deterioro climático extremo a finales del tercer milenio a.C.

El investigador de la Universidad de Aberdeen, Dr. David Nance, ha publicado nuevos hallazgos en GeoJournal sobre Holme I, un círculo de madera de la Edad del Bronce de hace 4000 años revelado por las arenas cambiantes de la playa de Holme-next-the-sea en la costa norte de Norfolk, Inglaterra, en 1998.

El círculo, que consiste en un tocón de árbol invertido rodeado por 55 postes de roble colocados uno al lado del otro, fue originalmente construido en un pantano salado lejos del mar y los especialistas estiman que fue creado con maderas que datan de la primavera del 2049 a.C.

Habría sido posicionado en un área protegida del mar por dunas de arena y llanuras de barro. Esta área pantanosa creó una capa de turba que cubrió lentamente las maderas, protegiéndolas de la descomposición.

Ubicación de Holme-next-the-Sea, Norfolk, Inglaterra
Ubicación de Holme-next-the-Sea, Norfolk, Inglaterra Crédito: D.A. Nance

El Dr. Nance también estudió Holme II, un segundo anillo adyacente datado en el mismo año centrado en dos troncos de roble colocados horizontalmente.

Consideró la arqueología de los sitios junto con datos climáticos y ambientales, evidencia astronómica y biológica, folklore regional y toponimia.

Anteriormente se había sugerido que las estructuras, los únicos monumentos británicos conocidos erigidos juntos, podrían haber sido erigidas para marcar la muerte de un individuo, mientras que otros han sugerido que se utilizaron para entierros celestes, donde los muertos serían colocados dentro para ser picoteados y llevados por aves carroñeras.

El Dr. Nance propone una explicación alternativa en su artículo, sugiriendo que Seahenge y el círculo de madera adyacente fueron construidos durante un período climático extremadamente frío para rituales destinados a extender el verano y el regreso del clima más cálido.

Placa f del caldero de Gundestrup
Placa f del caldero de Gundestrup. Crédito: Kit Weis / National Museum of Denmark

El Dr. Nance explica: La datación de las maderas de Seahenge mostró que fueron taladas en primavera, y se consideró más probable que estas maderas estuvieran alineadas con el amanecer en el solsticio de verano.

Sabemos que el período en el que fueron construidas hace 4000 años fue un período prolongado de disminución de las temperaturas atmosféricas y severos inviernos y primaveras tardías, lo que puso a estas primeras sociedades costeras bajo estrés.

Parece más probable que estos monumentos tuvieran la intención común de poner fin a esta amenaza existencial, pero tenían funciones diferentes.

Señala la alineación de Seahenge con el amanecer en el solsticio de verano y sugiere que su función era imitar el ‘corral’ descrito en el folklore para un cuco sin plumas con la intención de mantener al ave cantando y así extender el verano.

El solsticio de verano era la fecha en la que, según el folklore, el cuco, simbolizando la fertilidad, tradicionalmente dejaba de cantar, regresaba al Otro Mundo y el verano se iba con él, añadió el Dr. Nance.

Una falera de Galiche, Bulgaria
Una falera de Galiche, Bulgaria. Crédito: Z. Boev

La forma del monumento parece imitar dos supuestas moradas invernales del cuco recordadas en el folklore: un árbol hueco o ‘las enramadas del Otro Mundo’ representadas por el tocón de roble invertido en su centro.

Este ritual se recuerda en el ‘mito del cuco atrapado’ donde un cuco sin plumas era colocado en un arbusto espinoso y el ave era ‘encerrada’ para extender el verano, pero siempre volaba.

Para Holme II, señala las leyendas de ‘reyes sagrados’ descritos en la Edad del Hierro en Irlanda y el norte de Gran Bretaña que eran sacrificados si la desgracia caía sobre la comunidad, como sucedió en Holme-next-the-sea, en un intento de apaciguar a la diosa Venus para restaurar la armonía.

Según el investigador la evidencia sugiere que fueron sacrificados ritualmente cada ocho años en Samhain (ahora Halloween) coincidiendo con el ciclo de ocho años de Venus.

Las estructuras en Holme II que se pensaba que sostenían un ataúd están orientadas hacia el amanecer en Samhain en 2049 a.C. cuando Venus todavía era visible.

Ambos monumentos se explican mejor como teniendo diferentes funciones y rituales asociados, pero con una intención común: poner fin al clima severamente frío.


Fuentes

University of Aberdeen | Nance, D.A. Holme I (Seahenge) and Holme II: ritual responses to climate change in Early Bronze Age Britain. GeoJournal 89, 88 (2024). doi.org/10.1007/s10708-024-11088-5


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.