Una nueva investigación revela que una armadura micénica de 3.500 años de antigüedad pudo utilizarse en combate y no sólo con fines ceremoniales, como se creía hasta ahora.

Los investigadores trabajaron con un grupo de voluntarios militares griegos que vistieron una réplica de la armadura de Dendra durante largas simulaciones de los rigores de la batalla.

Esta panoplia de bronce, uno de los mejores y más completos ejemplos de armadura de cuerpo entero de la época micénica, fue descubierta en una tumba del pueblo griego de Dendra por arqueólogos griegos y suecos en la década de 1960. Desde su descubrimiento, se ha planteado la cuestión de si la armadura era puramente ceremonial o se utilizaba en combate.

Geomorfología de los alrededores de Troya en las últimas fases de la Edad del Bronce Tardío (los rótulos indican la ubicación de los dos campamentos del ejército y los accidentes geográficos de la zona).
Geomorfología de los alrededores de Troya en las últimas fases de la Edad del Bronce Tardío (los rótulos indican la ubicación de los dos campamentos del ejército y los accidentes geográficos de la zona). Crédito: Flouris et al. / PLOS ONE

Esta cuestión ha limitado la comprensión de historiadores y académicos sobre la guerra antigua y sus consecuencias, que apuntalaron la transformación social del mundo prehistórico.

Pero ahora, una nueva investigación de un equipo internacional de investigadores, publicada en PLOS ONE, ha descubierto que la armadura era adecuada para la guerra activa, proporcionando nuevos conocimientos sobre la guerra en la Edad del Bronce Tardía.

El equipo de investigadores realizó experimentos en humanos con una réplica metálica de la armadura, creada en la década de 1980 por el personal y los estudiantes del antiguo Bournville College of Art de Birmingham (Reino Unido) por invitación de la difunta Diana Wardle. Un grupo de miembros de las fuerzas armadas especiales griegas que llevaban la réplica de la armadura completaron una simulación de 11 horas de protocolos de combate de la Edad del Bronce tardía basados en detalles de la Ilíada de Homero.

Soldados voluntarios de la Infantería de Marina en combate simulado con la réplica de la armadura Dendra durante el estudio empírico (derecha) y una sesión de fotos artísticas (izquierda).
Soldados voluntarios de la Infantería de Marina en combate simulado con la réplica de la armadura Dendra durante el estudio empírico (derecha) y una sesión de fotos artísticas (izquierda). Crédito: Flouris et al. / PLOS ONE

El profesor Andreas Flouris, de la Universidad de Tesalia, que dirigió la investigación, declaró: La armadura que llevaban nuestros voluntarios tenía las mismas dimensiones y un peso similar a la original de la Edad del Bronce. También controlamos la ingesta de calorías basada en una «dieta homérica” (unas 4.443 calorías) derivada de las descripciones pertinentes que se encuentran en la Ilíada, y el gasto calórico junto con las tensiones ejercidas sobre los cuerpos de los voluntarios bajo temperaturas típicas de un verano griego de 30–36 grados centígrados. Cuando comenzó el protocolo de combate de 11 horas, medimos la frecuencia cardiaca, el consumo de oxígeno, la temperatura central, la pérdida de fluidos y la función muscular.

Comprobamos que la armadura permitía una flexibilidad total de movimientos y no ejercía un estrés fisiológico excesivo sobre el cuerpo. Esto significa que, a pesar de las opiniones anteriores que la clasificaban únicamente como un atuendo ceremonial, la armadura podía ser llevada durante largos periodos de tiempo por individuos en forma en la batalla. Sesenta años después del descubrimiento de la armadura de Dendra, ahora comprendemos que, a pesar de su aspecto engorroso a primera vista, no sólo es lo suficientemente flexible como para permitir casi todos los movimientos de un guerrero a pie, sino también lo suficientemente resistente como para proteger a su portador de la mayoría de los golpes.

Los hallazgos añaden detalles muy necesarios a los registros históricos contemporáneos sobre armaduras hallados en Grecia y Egipto, como los numerosos bocetos de armaduras en tablillas lineales B (escritura silábica utilizada para escribir el griego micénico) encontradas en Cnosos (Creta), así como las ilustraciones de guerreros micénicos en papiros egipcios.

Hombre que lleva una réplica de la armadura y golpea un escudo con una lanza
Hombre que lleva una réplica de la armadura y golpea un escudo con una lanza. Crédito: Andreas Flouris and Marija Marković / PLOS ONE

Los investigadores sostienen que los resultados de estos experimentos demuestran que los micénicos tuvieron un impacto tan poderoso en el Mediterráneo oriental en parte gracias a la tecnología de sus armaduras.

El Dr. Ken Wardle, profesor titular de Clásicas, Historia Antigua y Arqueología de la Universidad de Birmingham que colaboró en el estudio, explicó: Los registros hititas de las interacciones militares con los ahhiyawa, otro nombre de los micénicos, demuestran que tenían una presencia importante en Asia Menor occidental en la segunda mitad del segundo milenio a.C.. Dado que el reino hitita dominaba la mayor parte de Anatolia y, en ocasiones, las zonas septentrionales de Siria y Mesopotamia, debemos entender que sólo una fuerza militar significativa podía oponérseles o ganarse tal respeto como consta en los archivos hititas.

Se creía que las descripciones de las armaduras de bronce utilizadas en la Ilíada eran interpolaciones posteriores o licencias poéticas, pero esta investigación sugiere lo contrario. La visión de la armadura a la luz de estos registros históricos, sabiendo que es posible que se utilizara en batalla, ayuda a arrojar una luz muy necesaria sobre uno de los puntos de inflexión más trascendentales de la historia: el colapso de las civilizaciones de la Edad de Bronce del Mediterráneo Oriental hacia finales del II Milenio a.C.; una época de destrucción y agitación que marcó el comienzo de la Edad del Hierro.


Fuentes

University of Birmingham | Flouris AD, Petmezas SB, Asimoglou PI, Vale JP, Mayor TS, Giakas G, et al. (2024) Analysis of Greek prehistoric combat in full body armour based on physiological principles: A series of studies using thematic analysis, human experiments, and numerical simulations. PLoS ONE 19(5): e0301494. doi.org/10.1371/journal.pone.0301494


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.