Las primeras imágenes científicas de la misión del Telescopio espacial Euclid han revelado más de 1 billón y medio de estrellas huérfanas dispersas por el cúmulo de galaxias Perseo. Dirigido por astrónomos de la Universidad de Nottingham, este descubrimiento arroja luz sobre los orígenes de estos errantes celestes.

El cúmulo de Perseo, situado a 240 millones de años luz de la Tierra, es una de las estructuras más masivas del Universo, con miles de galaxias. Sin embargo, en medio de este conjunto cósmico, el satélite Euclid captó una tenue luz fantasmal -las estrellas huérfanas- a la deriva entre las galaxias del cúmulo.

Las estrellas se forman de forma natural dentro de las galaxias, por lo que la presencia de estrellas huérfanas fuera de estas estructuras suscitó preguntas intrigantes sobre sus orígenes.

La profesora Nina Hatch, que dirigió el equipo del proyecto, declaró: Nos sorprendió nuestra capacidad para ver tan lejos en las regiones exteriores del cúmulo y discernir los sutiles colores de esta luz. Esta luz puede ayudarnos a cartografiar la materia oscura si comprendemos de dónde proceden las estrellas intracúmulo. Estudiando sus colores, luminosidad y configuraciones, descubrimos que proceden de galaxias pequeñas.

Las estrellas huérfanas se caracterizan por su tono azulado y su disposición agrupada. Basándose en estos rasgos distintivos, los astrónomos participantes en el estudio sugieren que las estrellas fueron arrancadas de la periferia de las galaxias y de la disrupción completa de galaxias en racimo más pequeñas, conocidas como enanas.

Tras ser arrancadas de sus galaxias progenitoras, se esperaba que las estrellas huérfanas orbitaran alrededor de la galaxia más grande del cúmulo. Sin embargo, este estudio reveló un hallazgo sorprendente: las estrellas huérfanas, en cambio, orbitan un punto situado entre las dos galaxias más luminosas del cúmulo.

El Dr. Jesse Golden-Marx, astrónomo de Nottingham que participó en el estudio, comentó: Esta novedosa observación sugiere que el cúmulo masivo de Perseo puede haber sufrido recientemente una fusión con otro grupo de galaxias. Esta fusión reciente podría haber inducido una perturbación gravitatoria, provocando que la galaxia más masiva o las estrellas huérfanas se desviaran de sus órbitas esperadas, dando lugar así a la desalineación observada.

El Dr. Matthias Kluge, primer autor del estudio, del Instituto Max-Planck de Física Extraterrestre de Múnich (Alemania), declaró: Esta luz difusa es más de 100.000 veces más débil que el cielo nocturno más oscuro de la Tierra. Pero está repartida en un volumen tan grande que, cuando lo sumamos todo, representa alrededor del 20% de la luminosidad de todo el cúmulo.

La misión Euclid de la ESA está diseñada para explorar la composición y evolución del Universo oscuro. El telescopio espacial creará un gran mapa de la estructura a gran escala del Universo a través del espacio y el tiempo observando miles de millones de galaxias hasta 10.000 millones de años luz, en más de un tercio del cielo. Euclid explorará cómo se ha expandido el Universo y cómo se ha formado su estructura a lo largo de la historia cósmica, revelando más información sobre el papel de la gravedad y la naturaleza de la energía y la materia oscuras.

La Dra. Mireia Montes, astrónoma del Instituto de Astrofísica de Canarias que ha participado en el estudio, ha declarado: Este trabajo sólo ha sido posible gracias a la sensibilidad y nitidez de Euclid. El revolucionario diseño de Euclid le permite tomar imágenes con una nitidez similar a la del telescopio espacial Hubble, pero cubriendo un área 175 veces mayor.



  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.