La excavación de 1,3 hectáreas, ubicada en la ladera de un valle en Villedieu-sur-Indre en el centro de Francia, ha revelado un sitio datado a finales del siglo V y principios del siglo VI. Numerosos edificios, fosas, fosos y un camino del alto Medievo han sido desenterrados. Además de la ocupación medieval, se han descubierto nueve fosas que contienen caballos, datadas por radiocarbono entre finales del período galo hasta el inicio de la Antigüedad romana (100 a.C. – 100 d.C.).

Hoy en día, solo dos fosas están completamente excavadas. La primera contiene 10 caballos completos. Acostados sobre el flanco derecho, con la cabeza hacia el sur, estos han sido cuidadosamente depositados en la fosa y organizados en dos filas y en dos niveles. La posición de los cuerpos y las conexiones óseas muestran que fueron enterrados simultáneamente, muy poco tiempo después de su muerte.

Las observaciones arqueozoológicas revelan que se trata de pequeños caballos, de 1,20 m de altura a la cruz, característicos del ganado galo. Todos son machos y adultos de más de 4 años. La segunda fosa, más pequeña, contiene solo dos individuos, idénticos a los anteriores.

Vista general del lugar del hallazgo
Vista general del lugar del hallazgo. Crédito: Hamid Azmoun / INRAP

Entre estos dos conjuntos, otra fosa contiene dos perros adultos de tamaño medio, al menos uno de ellos macho. Acostados sobre el flanco izquierdo, con la cabeza hacia el oeste, también han sido depositados con cuidado.

La excavación de otras estructuras está en curso, pero ya aparecen en la superficie restos de cráneos y huesos coxales: se han identificado 28 caballos hasta la fecha.

Un episodio de epidemia o epizootia que habría afectado al ganado está descartado ya que faltan los animales jóvenes y las yeguas. Sin embargo, la causa de la muerte, accidental o voluntaria, aún no está determinada.

Vista aérea de los enterramientos de caballos descubiertos
Vista aérea de los enterramientos de caballos descubiertos. Crédito: François Goulin / INRAP

Estos caballos inhumados en una espectacular puesta en escena recuerdan los descubrimientos excepcionales en Auvernia, en Gondole y l’Enfer, sitios galos en la llanura de Gergovia. En Gondole, una de las fosas contenía ocho jinetes y sus caballos, mientras que en l’Enfer, 53 caballos solos estaban presentes en cinco fosas.

En Villedieu-sur-Indre, al igual que en la llanura de Gergovia, las fosas de caballos no contienen ningún mobiliario y no están asociadas a ninguna otra estructura. Además, los tres sitios están a unos cientos de metros de un oppidum (Gergovia, Gondole y el Camp de César).

La situación geográfica de Gergovia, la presencia en masa de caballos adultos machos datados a finales de la conquista romana, hacen atractivo el vínculo entre el enterramiento de estos caballos y las batallas de la Guerra de las Galias. Esta hipótesis también es plausible en Villedieu-sur-Indre. El descubrimiento de bolas de honda romanas en el oppidum del Camp de César atestigua un enfrentamiento, olvidado por la historia, en tierra de los bituriges, que quizás tuvo lugar antes del famoso sitio de Avaricum (Bourges).

La hipótesis de animales sacrificados en el marco de un ritual complejo, del que solo poseemos algunas pistas, también debe ser considerada. El número de caballos sacrificados constituye una extracción masiva del corazón de un rebaño. Esta pesada inversión testifica la importancia del sacrificio.

En Gondole, jinetes y caballos, inhumados al pie del oppidum, podrían constituir sacrificios voluntarios de soldurii, estos compañeros guerreros de un rey celta se daban la muerte si éste perecía de muerte violenta (César BG III, 22, 1–335).

Los descubrimientos de Villedieu-sur-Indre completan hoy aquellos realizados hace dos décadas en Auvernia y llevan a reconsiderar las prácticas religiosas o funerarias de finales de la Edad del Hierro y principios de la época romana.



  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.