Un estudio dirigido por científicos de la Universidad de São Paulo (USP, Brasil) ha demostrado que la Subida del Río Grande (RGR), una posible meseta basáltica continental y cadena de montes submarinos ahora sumergida en el Océano Atlántico Sur a unos 1.200 km de la costa de Brasil, fue antaño una gigantesca isla tropical, rica en minerales y cubierta de vegetación. Los geólogos han datado los sedimentos de la formación entre 45 y 40 millones de años atrás.

Un artículo que describe los resultados del estudio, que ha supuesto casi diez años de investigación, se publica en la revista Scientific Reports con nueva información sobre la geología de la RGR, que tiene aproximadamente la misma superficie que España.

Los investigadores analizaron muestras de sedimentos del fondo marino dragados a unos 650 m de profundidad en la RGR occidental y caracterizaron sus propiedades mineralógicas, geoquímicas y magnéticas. Las muestras contenían principalmente arcilla roja con varios minerales típicos de alteraciones de rocas volcánicas tropicales, como caolinita, magnetita, magnetita oxidada, hematita y goethita.

En 2018, el grupo postuló que la RGR fue una vez una isla, basándose en descubrimientos realizados por expediciones científicas a la región, donde recogieron la muestra descrita en el artículo. Viajaron en el RRS Discovery, operado por el National Oceanography Center (NOC) del Reino Unido, y en el Alpha Crucis, buque de investigación oceanográfica de la USP. Las expediciones formaban parte de un proyecto temático apoyado por la FAPESP. Los investigadores procedían del Instituto Oceanográfico (IO) de la USP y de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido.

Nuestras investigaciones y análisis nos permitieron determinar que se trataba efectivamente de una isla, y lo que ahora se discute es si la zona puede incluirse en la plataforma continental legalmente reconocida de Brasil. Desde el punto de vista geológico, descubrimos que la arcilla se formó tras la última actividad volcánica, hace 45 millones de años. Por tanto, la formación data de hace entre 30 y 40 millones de años. Y debió formarse como resultado de estas condiciones tropicales, explicó a la Agência FAPESP Luigi Jovane, último autor del artículo y profesor del IO-USP.

Para Jovane, investigador principal de un proyecto financiado por la FAPESP, el hecho de que en la investigación participara un equipo multidisciplinar contribuyó a los resultados. Contamos con un grupo de altísima calidad que incluye especialistas en geología, geoquímica, biología, hidrodinámica, evaluación de impacto ambiental, nuevas energías, psicología y derecho. Toda esta ciencia acumulada puede servir para profundizar en el conocimiento de la RGR y prospectar la región sin afectar a las sinergias del sistema local. Para saber si es viable extraer recursos del fondo marino, necesitamos analizar la sostenibilidad y los impactos de esta extracción. Por ejemplo, los servicios ecosistémicos que presta el océano allí no se han estudiado en detalle. Cuando se interfiere en una zona, hay que saber cómo afectará a los animales, los hongos y los corales, y comprender el impacto que tendrá en los procesos acumulativos implicados, dijo Jovane.

Los científicos se centraron en la porción occidental de la RGR, que reconstruyeron mediante cartografía batimétrica de alta resolución que mostraba mesetas cubiertas de sedimentos y separadas por una grieta de más de 600 m de profundidad. Utilizaron un vehículo submarino autónomo (AUV) y un vehículo operado por control remoto (ROV) del Discovery para elaborar mapas, vídeos y sondeos con sonar.

El AUV es capaz de sumergirse hasta el fondo marino y cubrir una zona preestablecida durante un máximo de 12 horas. El ROV está conectado al barco por un cable mientras se desplaza, produce imágenes de alta resolución y recoge muestras de rocas y organismos con un brazo robótico. Nadie en Brasil dispone de AUVs o ROVs, por lo que la asociación con nuestros colegas británicos del NOC fue fundamental, pero la investigación es 100% brasileña, dijo Jovane.

La existencia de suelo tropical entre las coladas de lava volcánica detectadas por los investigadores demuestra que las rocas debieron de estar expuestas a la intemperie en un clima cálido y húmedo en una región con volcanes activos hace menos de 40 millones de años. El suelo es similar a la «tierra roja» (terra roxa) que se encuentra en muchas partes del estado de São Paulo, según Jovane.

La medida más utilizada de la meteorización de las rocas, conocida como índice químico de alteración (CIA), era de 93 para la arcilla roja. La mayoría de las rocas alcalinas tienen un CIA inferior a 50. Este elevado valor apunta a su origen en la meteorización extrema de coladas de lava y rocas volcánicas durante el Eoceno (segunda época del Paleógeno), hace entre 56 y 34 millones de años, cuando las altas temperaturas favorecieron el desarrollo de bosques tropicales, antes de los bruscos cambios climáticos que se produjeron cuando Australia se separó rápidamente de la Antártida. A la erosión a cielo abierto siguió el hundimiento térmico y la sumersión durante el Eoceno tardío y el Oligoceno temprano, hace entre 35 millones y 25 millones de años.

La RGR ha sido objeto de intensos estudios en los últimos años debido a su potencial económico. Se encuentra en aguas internacionales y, por tanto, se rige por la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (AIF). En diciembre de 2018, el Gobierno brasileño solicitó una ampliación de su plataforma continental para incluir la RGR, que está mucho más allá del límite de 200 millas náuticas establecido para todas las naciones por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM).

En la RGR se han detectado zonas ricas en cobalto, níquel y litio, así como telurio y otras tierras raras fundamentales para la transición de los combustibles fósiles, uno de los principales motores del calentamiento global, a las energías renovables.

Es importante comprender los servicios ecosistémicos y otros procesos naturales que actúan en la RGR, dijo Jovane. Sólo este conocimiento puede permitirnos realizar las evaluaciones de impacto ambiental y calcular las medidas de mitigación y compensaciones necesarias para protegerlo si se permite el desarrollo económico.


Fuentes

Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (FAPESP) | Srivastava, P., J. Murton, B., Sant’Anna, L.G. et al. Red clays indicate sub-aerial exposure of the Rio Grande Rise during the Eocene volcanic episode. Sci Rep 13, 19092 (2023). doi.org/10.1038/s41598-023-46273-y


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.