El bosque fosilizado más antiguo conocido en la Tierra -de hace 390 millones de años- ha sido hallado en los altos acantilados de arenisca de la costa de Devon y Somerset, en el suroeste de Inglaterra.

Los fósiles, descubiertos e identificados por investigadores de las Universidades de Cambridge y Cardiff, son los árboles fosilizados más antiguos jamás encontrados en Gran Bretaña, y el bosque fósil más antiguo conocido en la Tierra. Este bosque fósil es unos cuatro millones de años más antiguo que el anterior poseedor del récord, hallado en el estado de Nueva York.

Los fósiles se encontraron cerca de Minehead, en la orilla sur del canal de Bristol, cerca de lo que hoy es un campamento de vacaciones de Butlin’s. Los árboles fosilizados, conocidos como Calamophyton, a primera vista parecen palmeras, pero eran un «prototipo» de los tipos de árboles que conocemos hoy. En lugar de madera maciza, sus troncos eran delgados y huecos en el centro. También carecían de hojas y sus ramas estaban cubiertas de cientos de estructuras parecidas a ramitas.

Estos árboles también eran mucho más bajos que sus descendientes: los más grandes medían entre dos y cuatro metros de altura. A medida que crecían, los árboles se desprendían de sus ramas y dejaban caer gran cantidad de hojarasca vegetal, que servía de sustento a los invertebrados del suelo del bosque.

Los científicos habían supuesto hasta ahora que este tramo de la costa inglesa no contenía fósiles vegetales significativos, pero este hallazgo en concreto, además de su antigüedad, muestra cómo los primeros árboles ayudaron a modelar los paisajes y a estabilizar las riberas de los ríos y las costas hace cientos de millones de años. Los resultados se publican en el Journal of the Geological Society.

El bosque se remonta al periodo Devónico, hace entre 419 y 358 millones de años, cuando la vida inició su primera gran expansión sobre la tierra: al final del periodo, aparecieron las primeras plantas con semillas y los primeros animales terrestres, en su mayoría artrópodos, estaban bien establecidos.

El periodo Devónico cambió radicalmente la vida en la Tierra, afirma Neil Davies, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge y primer autor del estudio. También cambió el modo en que el agua y la tierra interactuaban entre sí, ya que los árboles y otras plantas ayudaban a estabilizar los sedimentos a través de sus sistemas radiculares, pero se sabe muy poco sobre los primeros bosques.

El bosque fósil identificado por los investigadores se encontró en la Formación Arenisca Hangman, a lo largo de las costas del norte de Devon y el oeste de Somerset. Durante el Devónico, esta región no estaba unida al resto de Inglaterra, sino que se encontraba más al sur, conectada con partes de Alemania y Bélgica, donde se han encontrado fósiles similares del Devónico.

Cuando vi por primera vez las fotos de los troncos, supe inmediatamente de qué se trataba, gracias a los 30 años que llevo estudiando este tipo de árboles en todo el mundo, explica el coautor, el Dr. Christopher Berry, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y Medioambientales de Cardiff. Fue asombroso verlos tan cerca de casa. Pero lo más revelador es ver, por primera vez, estos árboles en las posiciones en las que crecieron. Es nuestra primera oportunidad de observar directamente la ecología de este primer tipo de bosque, de interpretar el entorno en el que crecían los Calamophyton y de evaluar su impacto en el sistema sedimentario.

El trabajo de campo se llevó a cabo a lo largo de los acantilados marinos más altos de Inglaterra, algunos de los cuales sólo son accesibles en barco, y reveló que esta formación de arenisca es rica en material fósil vegetal del periodo Devónico. Los investigadores identificaron plantas fosilizadas y restos vegetales, troncos de árboles fosilizados, restos de raíces y estructuras sedimentarias, conservados dentro de la arenisca. Durante el Devónico, el yacimiento era una llanura semiárida, surcada por pequeños canales fluviales que brotaban de las montañas situadas al noroeste.

Era un bosque bastante extraño, no como los que se ven hoy en día, explica Davies. No había sotobosque y la hierba aún no había aparecido, pero estos árboles densamente poblados dejaban caer muchas ramitas, lo que tenía un gran efecto en el paisaje.

Este periodo marcó la primera época en la que las plantas densamente apiñadas pudieron crecer en la tierra, y la gran abundancia de restos arrojados por los árboles Calamophyton se acumuló en las capas de sedimentos. El sedimento afectó a la forma en que los ríos fluían a través del paisaje, la primera vez que el curso de los ríos podía verse afectado de esta manera.

Las pruebas contenidas en estos fósiles conservan una etapa clave en el desarrollo de la Tierra, cuando los ríos empezaron a funcionar de una forma fundamentalmente distinta a como lo habían hecho antes, convirtiéndose en la gran fuerza erosiva que son hoy, afirmó Davies. A veces la gente piensa que las rocas británicas ya se han estudiado lo suficiente, pero esto demuestra que revisitarlas puede aportar importantes descubrimientos nuevos.


Fuentes

University of Cambridge | Neil S. Davies, William J. McMahon and Christopher M. Barry. Earth’s earliest forest: fossilized trees and vegetation-induced sedimentary structures from the Middle Devonian (Eifelian) Hangman Sandstone Formation, Somerset and Devon, SW England. Journal of the Geological Society (2024). DOI: 10.1144/jgs2023-204


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.