La época vikinga en Escandinavia nos ha dejado evidencias fascinantes de modificaciones corporales permanentes, como alteraciones dentales y deformaciones craneales, utilizadas como medios de comunicación y expresión de identidad social.

Un estudio reciente, publicado por Matthias Toplak y Lukas Kerk en Current Swedish Archaeology, ha identificado alrededor de 130 individuos, principalmente hombres, con surcos horizontales tallados en sus dientes, con una sorprendente concentración en la isla báltica de Gotland. Si bien estas modificaciones dentales han sido interpretadas de diversas maneras, desde marcas de esclavos hasta símbolos de élite guerrera, un análisis más profundo sugiere que podrían haber funcionado como señales de identificación dentro de un grupo cerrado de comerciantes.

La mayoría de estos individuos con dientes tallados fueron encontrados en los cementerios de Kopparsvik y Slite, en Gotland, así como en Birka y Sigtuna, en la Suecia continental. Esto indica que el patrón de distribución de estas modificaciones dentales se relaciona con importantes centros de comercio de la época. Además, la gran mayoría de los individuos con dientes tallados eran hombres adultos, lo que apunta a una posible asociación de esta práctica con actividades como el comercio a larga distancia.

Se ha propuesto que las muescas dentales podrían haber funcionado como un rito de iniciación y señal de identidad para un grupo cerrado de mercaderes, similar a los gremios medievales posteriores. Este grupo podría haber recibido ciertos privilegios o ventajas comerciales a través de esta marca distintiva.

Las variaciones en el número, la profundidad y la forma de las muescas sugieren además que este código de señales podría haber sido reconocible dentro de un ámbito regional más amplio, permitiendo tanto la comunicación endógena como la exógena.

Pero también se han encontrado tres casos de mujeres con deformación craneal artificial para alargar sus cabezas, igualmente procedentes de diferentes lugares de Gotland. A diferencia de las modificaciones dentales, estas alteraciones craneales parecen ser un rasgo foráneo en la cultura vikinga escandinava, posiblemente originario de Europa oriental, donde se han detectado casos de los siglos IX al XI d.C.

La presencia de estas mujeres con cráneos modificados plantea interrogantes sobre cómo la sociedad de Gotland interactuó y reinterpretó esta forma de identidad extranjera, cuyas prácticas todavía se desconoce cuando llegaron a Escandinavia.

Las tumbas de estas tres mujeres, ricamente ataviadas con joyas y accesorios típicos de la vestimenta femenina de Gotland, sugieren que fueron aceptadas e integradas en la comunidad local. Sin embargo, la modificación craneal, impuesta probablemente en su infancia, era un rasgo ajeno a la cultura vikinga de la isla, lo que plantea la posibilidad de que la sociedad de Gotland haya recodificado el significado original de esta alteración, adaptándolo a sus propios marcos de referencia.

Estos ejemplos ilustran cómo la modificación corporal podía servir como un medio de comunicación, a través del cual se construían, presentaban y negociaban identidades sociales en la Escandinavia vikinga. Si bien el significado exacto de estas prácticas puede ser difícil de reconstruir, el enfoque teórico utilizado destaca la dimensión corporal de aspectos como el género, el prestigio, el estatus social y la otredad, y su entrelazamiento fluido y dinámico con la modificación del cuerpo humano.


Fuentes

Matthias S. Toplak, Lukas Kerk, Body Modification on Viking Age Gotland. Filed Teeth and Artificially Modified Skulls as Embodiment of Social Identities. Current Swedish Archaeology, vol.31 (2023), doi.org/10.37718/CSA.2023.09


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.