Arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv han desvelado el misterio que rodea a los extensos yacimientos paleolíticos de extracción de piedra y fabricación de herramientas: ¿Por qué el Homo erectus visitó repetidamente los mismos lugares durante cientos de miles de años? La respuesta está en las rutas migratorias de los elefantes, a los que cazaban y descuartizaban con herramientas de sílex fabricadas en estas canteras.

La investigación fue dirigida por el Dr. Meir Finkel y el Prof. Ran Barkai, del Departamento de Arqueología y Culturas del Próximo Oriente Antiguo de la Universidad de Tel Aviv. El estudio se publicó en la revista Archaeologies.

El profesor Ran Barkai explica: Los antiguos humanos necesitaban tres cosas: agua, comida y piedra. Mientras que el agua y la comida son necesidades de todas las criaturas, los humanos utilizaban herramientas de piedra para cazar y descuartizar animales, ya que carecían de las afiladas garras o colmillos de otros depredadores. La pregunta es, ¿por qué encontramos afloramientos rocosos que se utilizaron para la producción de herramientas de sílex, rodeados de miles de herramientas de piedra, y junto a ellos afloramientos rocosos que contienen sílex que no se utilizó para la producción de herramientas?

Un estudio de los grupos indígenas que vivieron hasta hace poco, y algunos siguen vivos hoy en día, muestra que los cazadores-recolectores atribuyen gran importancia a la fuente de la piedra -la propia cantera-, imbuyéndola de potencia y santidad, y por tanto también de culto espiritual. Durante generaciones, la gente ha peregrinado a estos lugares, dejando ofrendas en el afloramiento rocoso, mientras que los afloramientos adyacentes, igualmente adecuados para la producción de herramientas de piedra, permanecen intactos. Tratamos de entender por qué, qué tienen de especial estos yacimientos.

Durante casi 20 años, el profesor Barkai y sus colegas han investigado yacimientos de extracción de sílex y fabricación de herramientas en la Alta Galilea. Estos yacimientos se caracterizan por sus grandes nódulos de sílex útiles para la artesanía y están situados a poca distancia de los principales yacimientos paleolíticos del valle de Hula: Gesher Benot Ya’akov y Ma’ayan Baruch.

Estos yacimientos cuentan con miles de canteras y lugares de extracción donde, hasta hace medio millón de años, en el Paleolítico Inferior, los humanos prehistóricos fabricaban herramientas y dejaban ofrendas, a pesar de la presencia de sílex en otras formaciones geológicas en diversos lugares. Dado que los elefantes eran el principal componente de la dieta de estos primeros humanos, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv cruzaron la base de datos de la distribución de los yacimientos con la base de datos de las rutas migratorias de los elefantes, y descubrieron que los yacimientos de extracción y talla de sílex estaban situados en afloramientos rocosos cercanos a las rutas migratorias de los elefantes.

Un elefante consume una media de 400 litros de agua al día, y por eso tiene unas rutas de desplazamiento fijas, explica el Dr. Finkel. Son animales que dependen de un suministro diario de agua y, por tanto, de fuentes de agua: las orillas de lagos, ríos y arroyos. En muchos casos, descubrimos lugares de caza y procesamiento de elefantes en «cruces necesarios» – donde un arroyo o río pasa por un paso de montaña escarpado, o cuando un camino a lo largo de la orilla de un lago se limita al espacio entre la orilla y una cadena montañosa. Al mismo tiempo, dada la ausencia de medios de conservación disponibles y la presencia de animales depredadores en la zona, la ventana de oportunidad para que un grupo de cazadores-recolectores agotara su presa de elefante era limitada. Por lo tanto, era imperativo preparar herramientas de corte adecuadas en grandes cantidades con antelación y en las proximidades. Por esta razón, encontramos yacimientos de extracción y talla en la Alta Galilea situados a poca distancia de los yacimientos de descuartizamiento de elefantes, que están situados a lo largo de las rutas de desplazamiento de los elefantes.

Posteriormente, los investigadores trataron de aplicar un modelo adaptado a varios yacimientos del Paleolítico Inferior de Asia, Europa y África, donde existe tal «tríada». Estos incluían tanto yacimientos en los que los animales cazados eran elefantes o mamuts, como yacimientos posteriores en los que otros animales, como hipopótamos, camellos y caballos, eran la presa.

Parece que la santísima trinidad paleolítica es universal: Donde había agua, había elefantes, y donde había elefantes, los humanos tenían que encontrar afloramientos rocosos adecuados para extraer piedra y fabricar herramientas con las que cazar y descuartizar a sus megaherbívoros favoritos, afirma el profesor Barkai. Era una tradición: Durante cientos de miles de años, los elefantes recorrieron la misma ruta, mientras los humanos fabricaban herramientas de piedra en las cercanías. Al final, esos elefantes se extinguieron y el mundo cambió para siempre.


Fuentes

Tel-Aviv University | Finkel, M., Barkai, R. Quarries as Places of Significance in the Lower Paleolithic Holy Triad of Elephants, Water, and Stone. Arch (2024). doi.org/10.1007/s11759-024-09491-y


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.