Desde agosto de 2023, el Inrap está llevando a cabo una excavación preventiva en una superficie de 3.000 metros cuadrados en las afueras del centro histórico de Narbona, donde ha sacado a la luz un antiguo barrio dedicado al almacenamiento y al comercio de mercancías, de entre el siglo I a.C. y el siglo IV d.C. Además de almacenes, la excavación ha revelado una parte de las murallas de la Colonia Narbo Martius, que data del Alto Imperio.

A falta de murallas, algunos historiadores creen que Narbona era una ciudad abierta en el Alto Imperio. Por tanto, los arqueólogos del Inrap no tenían ni idea de que allí pudieran existir murallas.

Sin embargo, han descubierto un gran tramo de muralla, de 30 metros de longitud, y una torre, en gran parte desconchada. La torre presenta un método de construcción original, tal vez concebido para dar mayor estabilidad al edificio: una torre redonda con cimientos cuadrados.

Las dimensiones generales (diámetro de la torre, grosor de los muros) se ajustan a las normas del Alto Imperio, y son similares a los recintos de otras ciudades como Orange, Lyon y Autun. Su datación precisa está aún por precisar, pero se cree que fue construida en las últimas décadas del siglo I a.C.

La excavación se realizó en un barrio periférico de la antigua ciudad, urbanizado hacia el año 50 d.C., más de un siglo y medio después de la fundación de la Colonia Narbo Martius en 118 a.C.

Estaba formado por varias manzanas urbanas, jalonadas por tres calles y un callejón, con desagües para las aguas pluviales y residuales, algunos de los cuales se entrecruzaban. El barrio fue reurbanizado varias veces durante su ocupación (desde mediados del siglo I hasta el siglo III, y después -tras un periodo de abandono- en los siglos IV y V).

Este sector de la ciudad se dedicaba al almacenamiento y comercio de mercancías. En este lugar se descubrieron parcialmente tres o cuatro almacenes, probablemente regentados por diferentes comerciantes.

Uno de los edificios destaca sobre los demás: se utilizaba para almacenar mercancías en la planta baja, en un suelo saneado mediante un sistema de gateras hechas con ánforas recicladas. La planta superior se utilizaba probablemente como oficina o vivienda, como demuestran los fragmentos de pavimento de hormigón y mosaico y las paredes de adobe revestidas de yeso pintado que se encontraron derrumbadas tras un incendio.

Un poco más adelante, un segundo almacén parece haber sido destruido por el mismo fenómeno. Los edificios reconstruidos parecen haber sido utilizados para otras actividades, como una sala con paredes especialmente bien conservadas, de casi 80 cm de altura, decorada con yeserías pintadas.

El dibujo imita las losas de mármol, mientras que el techo estaba decorado con motivos vegetales entrelazados sobre fondo blanco. Los restauradores examinarán el conjunto, que pasará a formar parte de las colecciones del museo de Narbo Via, gracias a un acuerdo de depósito entre el Estado y la EPCC de Narbo Via.

Estos descubrimientos están vinculados al puerto urbano de Narbo Martius, situado a lo largo del antiguo brazo del Aude. Junto con el puerto marítimo, cuyos vestigios se han observado en varios lugares (Île Saint-Martin en Gruissan, Mandirac, La Nautique), forma un complejo sistema portuario, cuya importancia está atestiguada en textos e inscripciones antiguos.

Esta excavación está ayudando a identificar el antiguo curso del río, parte del cual fue artificializado cuando se canalizó el Robine en el siglo XVIII.


Fuentes

Institut national de recherches archéologiques préventives (INRAP)


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.