En el marco de la ampliación de la autopista A75, en la periferia oriental de la aglomeración de Clermont-Ferrand, un importante yacimiento neolítico fue excavado en 2019-2020 por un equipo del Inrap.

Situado en la orilla izquierda del Artière, afluente del Allier, el yacimiento de Pontcharaud ocupa la cima y las laderas de una pequeña eminencia arenosa que domina las llanuras de inundación de la Limagne. Al sur, el Puy de Crouel es un pequeño volcán que pudo servir de fuente de aprovisionamiento para las rocas utilizadas en el yacimiento, en particular la péperita.

En el emplazamiento de un yacimiento reconocido por primera vez en los años 80 durante la construcción de la autopista A75 (excavado por G. Loison, y después por G. Vernet en Le Brézet), y además de una importante ocupación de la Segunda Edad del Hierro, las excavaciones sucesivas han revelado un total de 285 estructuras neolíticas, entre ellas una cincuentena de enterramientos, que atestiguan unos 4.000 años de ocupación, en los que alternaban o coexistían zonas domésticas y funerarias.

Para este largo periodo de ocupación ya se han obtenido 41 dataciones radiocarbónicas, principalmente a partir de muestras óseas tomadas de estructuras representativas del yacimiento, en particular de enterramientos. Se reparten en nueve grupos cronológicos que abarcan casi todo el Neolítico, con escasas lagunas. Este yacimiento representa, por tanto, una muestra particularmente rica para trazar la evolución de la cultura material, de la vivienda y de las prácticas funerarias en Auvernia.

Tres dataciones anteriores al 6000 a.C., sobre huesos de animales extraídos de hogares, atestiguan frecuentaciones sucesivas durante el Mesolítico. Estos sucesos son muy sorprendentes, ya que durante la excavación no se reconoció ninguna industria microlítica característica de este periodo, ya que probablemente fue arrastrada por las fases erosivas.

Dos fechas anteriores al 5000 a.C. corresponden al Neolítico inicial. La cerámica asociada, cuyo estilo aún está mal definido, puede atribuirse al Cardial francoibérico.

Entre 4750 y 4500 a.C., una serie de fechas se refieren a hogares y fosas asociados a depósitos detríticos escasos. Por esta razón, estas estructuras sugieren ocupaciones temporales, más que un asentamiento permanente a largo plazo.

En la segunda mitad del V milenio, los hallazgos se remontan únicamente a tumbas, lo que marca el abandono de los fines domésticos del sitio en favor de un uso exclusivamente funerario. En este conjunto, que caracteriza la necrópolis de Pontcharaud tal y como fue reconocida a mediados de los años ochenta (excavación de G. Loison, Afan), se observa una gran variedad de prácticas y arquitecturas funerarias, que van desde simples tumbas en fosa sin mobiliario, que son las más numerosas, hasta estructuras complejas, que a veces acogen a varios individuos, construidas en piedra seca y ciertamente cubiertas por un túmulo.

Entre estas estructuras había varias cistas, es decir, cofres construidos y sellados con losas de piedra. La cerámica y la datación son coherentes con un Neolítico Medio contemporáneo de los periodos de Saint-Uze y Chassaean Meridional, aunque no compartan plenamente su estilo.

Durante la primera mitad del IV milenio, las estructuras domésticas y funerarias volvieron a coexistir. A partir de la segunda mitad del IV milenio, aparece la práctica de la cremación, atestiguada por dos tumbas. Una de ellas se encuentra en el paramento de un gran recinto funerario, pero probablemente es algo más antigua.

A partir de principios del III milenio, una nueva serie de dataciones se vincula a estructuras domésticas (fosas, hogares, silos), pero también a nuevos enterramientos, que muestran el desarrollo de un gran asentamiento, del que no se disocia claramente el espacio funerario.

Con una menor densidad de ocupación, esta situación se mantuvo hasta la Edad del Bronce temprana y media, cuando se identificaron otras estructuras funerarias y domésticas.

Desde mediados del V milenio hasta principios del siguiente, la vocación del yacimiento pasó a ser esencialmente funeraria. Se observa una gran variedad de prácticas y arquitecturas. La mayoría de las tumbas observadas eran muy sencillas y consistían en enterramientos en fosa en los que el difunto yacía de lado en posición plegada.

Entre las tumbas datadas por radiocarbono, el enterramiento 5085, datado entre 4456 y 4332 a.C., es uno de los más antiguos. Parece haberse instalado en una fase temprana del desarrollo de esta necrópolis, emblemática de la Auvernia del Neolítico Medio I temprano. El cuerpo, acompañado de un gran ajuar funerario, fue depositado en una fosa cubierta por una tapa de material perecedero.

Sobre la cabeza del difunto se encontró un asta de ciervo pulida con un mango perforado. Se trata de un objeto poco común, difícil de interpretar en términos funcionales, y que puede tener más bien un papel simbólico, que algunos atribuyen al de un cetro.

Contra su tórax había dos largas varas pulidas y puntiagudas hechas con metapodios de ciervo. Normalmente se interpretan como punzones para trabajar las pieles, pero en este caso parecen haberse utilizado más bien como alfileres para sujetar la ropa.

Se encontró un colmillo de jabalí enganchado alrededor del húmero por encima del codo izquierdo. Aunque está incompleto, podría haber sido un brazalete rematado por un material orgánico perdido de cuero o fibra vegetal.

A los pies del difunto se encontró una vasija de cerámica incompleta. Esta vasija parece haber sido sacrificada antes de ser enterrada. La tipología de esta vasija es relativamente común a las diversas facies estilísticas contemporáneas del Chassaean temprano regional.

En el Neolítico Medio temprano, la necrópolis de Pontcharaud muestra diversos grados de utilización de la arquitectura en piedra.

Esta arquitectura puede ser discreta, como en un enterramiento (5396), datado entre 4355 y 4082 a.C., donde una piedra colocada de canto parece marcar o proteger la cabeza del difunto. Esta tumba también tiene un pequeño jarrón de cerámica y un objeto de asta de ciervo colocado alrededor de la cabeza.

Otro enterramiento (5413), datado entre 4337 y 4065 a.C., muestra una arquitectura de piedra más imponente. Su ubicación está marcada por una losa de peperita que se recogió a más de un kilómetro de distancia (en el punto más cercano). Esta losa pesada, ancha y gruesa descansa sobre dos losas más pequeñas colocadas de canto. Debajo había un individuo sin ajuar funerario, en la misma posición que sus contemporáneos.

Otras tumbas se caracterizan por la presencia de grandes losas colocadas horizontalmente. Una vez retirada esta cubierta, uno de los enterramientos (5130), datado entre 4344 y 4061 a.C., muestra losas colocadas de canto para formar una arqueta principal y otra secundaria, cada una de las cuales contenía un individuo inmaduro, sin mobiliario asociado. Este tipo de arquitectura de arqueta cubierta de losas puede compararse con las «cistas de Chamblandes», que se encontraron principalmente al sur del lago Lemán y en el Valais en la misma época.

Esta arquitectura funeraria en piedra culmina en un enterramiento (5201) que contiene tres individuos, uno de los cuales ha sido datado entre 4344 y 4061 a.C., es decir, estrictamente dentro del mismo horizonte cronológico que el resto de la necrópolis, a pesar de un diseño muy diferente.

Presumiblemente en una fosa anterior (aunque los sedimentos son demasiado difíciles de leer para poder asegurarlo), se construyó un suelo nivelado con losas de peperita. Con materiales similares se construyó un muro perimetral ligeramente abovedado sobre una superficie ovalada de 2,50 m de longitud. Esta construcción de piedra seca pudo estar cubierta por un túmulo nivelado por la erosión agrícola. Este uso de la piedra seca recuerda a algunos de los grandes monumentos funerarios del sur de Francia, especialmente los de Caramany, en los Pirineos orientales.

Al norte del yacimiento, un gran recinto circular no ha podido ser datado directamente, pero marca la ubicación de dos depósitos de cremación osarios.

En una arqueta hecha con losas de piedra caliza, dos receptáculos utilizados como vasos osarios estaban cerrados por otros receptáculos volcados. Contenían los restos incinerados de dos individuos. La urna funeraria más grande es un frasco esférico de un tipo muy especial, decorado con dos pomos gemelos opuestos a dos cordones verticales. Estos vasos, calificados de ginecomorfos, han sido comparados en Suiza, en la región de Cortaillod. Este ejemplo, con sus pechos y brazos estilizados, puede calificarse de antropomorfo. Al igual que otra urna de esta tumba, fue «sacrificada» por un golpe de pico entre los pechos.

El otro depósito de incineración de este sector está mezclado con las losas que forman la corona del recinto circular (5278), por lo que no se sabe si es anterior a éste o si se añadió a él. Se limita a un pequeño montón de unos pocos fragmentos grandes de hueso humano carbonizado cubierto con un cuenco carenado volcado de estilo chaseano.

Durante la excavación se detectó un recinto (5278) formado por un anillo de losas de caliza margosa dispuestas de forma radial alrededor de un círculo de unos 18 metros de diámetro.

En el exterior, en un círculo de unos 25 metros de diámetro, una serie de zanjas irregulares podrían haber servido para extraer material para un túmulo bajo, hoy erosionado. En el centro, un grupo de bloques de piedra caliza define un espacio rectangular de aproximadamente 3 x 2 m, que podría ser el último vestigio de un enterramiento muy erosionado, en el que no se han encontrado restos humanos.

Fue aquí, a menos de un metro del centro del recinto, donde se descubrieron tres fragmentos de una larga hacha bípeda perforada de excepcional factura y acabado. Estos prestigiosos objetos proceden del lago de Neuchâtel, en Suiza, donde se fabricaron en serpentinita durante el periodo Horgen, hace entre 3.300 y 3.000 años (Neolítico final).

El hallazgo en este lugar de este objeto deliberadamente roto y posiblemente quemado no se debe ciertamente a la casualidad y proporciona un terminus post quem para el recinto, que al menos seguía siendo frecuentado, respetado y tal vez incluso venerado a finales del Neolítico.

La cuestión de su fecha de fundación sigue sin respuesta, pero la presencia en este lugar de cerámicas regionales del Caseo tardío, en forma de un nivel de suelo contemporáneo de las cremaciones, podría datarlo en la primera mitad del IV milenio.

Los elementos comparativos de este tipo de estructuras funerarias circulares deben buscarse de nuevo hacia el sur, por ejemplo en Provenza, en el «Château-Blanc» de Ventabren (Bouches-du-Rhône). Sin embargo, los ejemplos comparados muestran claras diferencias con el recinto de Pontcharaud, tanto en lo que se refiere a la configuración de la estructura como al estilo de la cerámica asociada.

A finales del III y principios del II milenio se desarrolló un nuevo asentamiento importante, situado al norte de la zona despojada y sólo observado en una estrecha zanja.

Esta ocupación se caracterizaba por la presencia de silos, algunos de los cuales contenían esqueletos de ganado sacrificado. Al norte de la zona excavada, uno de estos silos estaba marcado en la superficie por dos piedras de molino de granito en pie. Su relleno revelaba tres individuos enterrados que descansaban sobre cuartos de ganado.

Dos individuos parecen haber sido depositados simultáneamente en un primer momento, y el último tras un lapso de tiempo que supuso la acumulación de unos treinta centímetros de sedimento. En la cuenca de este último, una punta de flecha con pedúnculo y aletas concuerda con la datación obtenida, entre 2888 y 2632 a.C.. Su posición en el abdomen podría indicar la causa de la muerte.

En la confluencia de influencias del norte, del este y del sur, pero aparentemente más cerca de este último, el yacimiento de Pontcharaud atestigua un largo periodo de ocupación neolítica, alternando viviendas aisladas, enterramientos aislados y ocupaciones mixtas.

Las prácticas y los gestos funerarios muestran una gran variedad, que habrá que analizar en detalle para trazar la historia de este yacimiento emblemático del Neolítico de Auvernia.


Fuentes

INRAP (Institut national de recherches archéologiques préventives)


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.