La casa de subastas im Kinsky presentará el próximo 24 de abril una obra maestra redescubierta del modernismo austriaco: el Retrato de Fräulein Lieser, una de las últimas obras creadas por Gustav Klimt. El cuadro se consideraba perdido. Durante muchas décadas, esta importante obra de arte ha sido propiedad privada de un ciudadano austriaco, desconocida para el público.

El redescubrimiento de este retrato, uno de los más bellos del último periodo creativo de Klimt, causa sensación. Como figura clave del Art Nouveau vienés, Gustav Klimt personifica el Modernismo austriaco de fin de siglo más que ningún otro artista. Su obra, en particular sus retratos de mujeres de éxito de la alta burguesía de principios de siglo, goza del máximo reconocimiento en todo el mundo.

Los cuadros de Klimt ocupan los primeros puestos del mercado internacional del arte. Sus retratos de mujeres rara vez se subastan. Hace décadas que no se encuentra en el mercado de arte de Europa Central un cuadro de tal rareza, importancia artística y valor. Lo mismo puede decirse de Austria, donde no ha habido ninguna obra de arte de una importancia siquiera aproximada.

Antes de que el Retrato de Fräulein Lieser se ofrezca en una subasta especial en la casa de subastas im Kinsky de Viena el 24 de abril de 2024, viajará por todo el mundo. En colaboración con el Banco LGT, el cuadro se presentará en varios lugares del mundo; entre las paradas previstas figuran Suiza, Alemania, Gran Bretaña y Hong Kong.

Una vez que el cuadro regrese a Viena, se subastará en nombre de los actuales propietarios (ciudadanos privados austriacos) junto con los sucesores legales de Adolf y Henriette Lieser, sobre la base de un acuerdo conforme a los Principios de Washington de 1998.

El retrato está documentado en los catálogos de los cuadros de Gustav Klimt, pero los expertos sólo lo conocían por una fotografía en blanco y negro. Ahora, por primera vez, pueden verse los vivos colores del retrato. El cuadro se caracteriza por la vívida intensidad que distingue la paleta de Klimt en sus últimos años de creación.

La familia Lieser pertenecía al círculo de la alta sociedad vienesa en el que Klimt encontraba sus mecenas y clientes. Los hermanos Adolf y Justus Lieser figuraban entre los principales industriales de la monarquía austrohúngara. Henriette Amalie Lieser-Landau, conocida como Lilly, estuvo casada con Justus Lieser hasta 1905 y fue mecenas de las vanguardias. Los catálogos de los cuadros de Klimt afirman que Adolf Lieser encargó a Gustav Klimt un retrato de su hija Margarethe Constance, de dieciocho años. Sin embargo, hay indicios de que Lilly Lieser, amante del arte, encargó a Klimt que inmortalizara a una de sus dos hijas.

En abril y mayo de 1917, la modelo visitó nueve veces el estudio de Klimt en Hietzing para posar para él. Se realizaron al menos 25 estudios preliminares. Probablemente, Klimt comenzó el cuadro en mayo de 1917. El pintor eligió un retrato de tres cuartos para su representación y muestra a la joven en una pose estrictamente frontal, cerca del primer plano, sobre un fondo rojo e indefinido. Una capa ricamente decorada con flores rodea sus hombros.

Mientras que Klimt representa el rostro de Fräulein Lieser con trazos precisos, de manera sensible y naturalista, otras partes del cuadro reflejan la pincelada libre y abierta de su estilo tardío. La paleta de colores está definida por fuertes tonos complementarios. Los intensos colores del cuadro y el cambio hacia pinceladas sueltas y abiertas muestran a Klimt en el apogeo de su periodo tardío.

Cuando el pintor murió de un derrame cerebral el 6 de febrero de 1918, dejó el cuadro -con pequeñas partes inacabadas- en su estudio. Tras la muerte de Klimt, el cuadro fue entregado a la familia que lo había encargado.

La única fotografía conocida del cuadro se conserva en los archivos de la Biblioteca Nacional de Austria. Probablemente fue tomada en 1925 con motivo de la exposición Klimt de Otto Kallir-Nirenstein en la Neue Galerie de Viena. La tarjeta de inventario del negativo contiene la nota: «1925 en posesión de la Sra. Lieser, IV, Argentinierstrasse 20».

El destino exacto del cuadro después de 1925 no está claro. Lo que sí se sabe es que fue adquirido por un predecesor legal del expedidor en la década de 1960 y llegó a manos del propietario actual a través de tres herencias sucesivas.


Fuentes

Im Kinsky Auction House


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.