El 8 de noviembre de 2023, un equipo de investigación marina dirigido por Kostas Toktaridis de ROV Planet Blue encontró los restos del submarino francés Floreal, hundido en 1918 durante la Primera Guerra Mundial en las aguas del Golfo Termaico (también conocido como Golfo de Tesalónica), al noreste de Grecia.

El Floreal pertenecía a la clase Pluviôse de la Marina Francesa, considerada la primera generación de submarinos de guerra con verdadera capacidad operativa.

Fue diseñado por el ingeniero naval Maxime Laubeuf e incorporaba innovaciones para la época como casco doble y doble sistema de propulsión.

El 2 de agosto de 1918, el Floreal zarpó de Tesalónica escoltado por el destructor Balliste rumbo a Patras, en Grecia.

Sin embargo, durante la noche chocó con el navío británico HMS Hazel mientras este realizaba maniobras evasivas en zigzag para evitar los ataques de posibles submarinos enemigos.

A pesar de los intentos de salvamento, el daño fue tan grave que el Floreal terminó hundiéndose a las 03:25 en el Golfo Termaico. Afortunadamente, su tripulación de 25 marinos pudo ser rescatada con vida.

La localización de los restos del submarino se debió a varios años de investigación archivística en fuentes históricas francesas y británicas. En 2014, el buzo griego Spyros Vougridis inició la búsqueda del naufragio junto a un equipo de investigación.

En 2023 lograron dar con el objetivo gracias a la prospección con sónar y la confirmación visual mediante un vehículo submarino no tripulado o ROV.

Los restos del Floreal yacen a 98 metros de profundidad, en excelente estado de conservación. Su diseño y características coinciden plenamente con la documentación histórica, lo que permitió su identificación sin lugar a dudas.

Destaca la proa con la silueta inconfundible, los tubos lanzatorpedos y algunos detalles como una escotilla entreabierta que transporta al espectador cien años atrás.

El hallazgo del primer submarino de guerra hundido en aguas griegas durante la Gran Guerra reviste una gran importancia histórica. Permitirá estudiar la ingeniería naval de principios del siglo XX y recordar el sacrificio de los marinos aliados que arriesgaron sus vidas en la guerra submarina.

El buen estado de conservación del naufragio promete también aportar valiosa información sobre la vida a bordo de estos pioneros submarinos.


Fuentes

Kostas Toktaridis (Facebook) | Planet Blue History (Youtube)


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.