En otoño de 2021, unos geólogos descubrieron una inusual hilera de piedras de casi 1 kilómetros de longitud en el fondo de la bahía de Mecklemburgo (Alemania). El yacimiento se encuentra a unos 10 kilómetros de Rerik, a 21 metros de profundidad. Las aproximadamente 1.500 piedras están alineadas de forma tan regular que parece improbable un origen natural.

Un equipo de investigadores de distintas disciplinas ha llegado a la conclusión de que los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra probablemente construyeron esta estructura hace unos 12.000 años para cazar renos. El hallazgo representa el primer descubrimiento de una estructura de caza de la Edad de Piedra en la región del Mar Báltico. Los científicos presentan ahora sus hallazgos en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

En un principio, un equipo de investigadores y estudiantes de la Universidad de Kiel (CAU) quería investigar las costras de manganeso en una cresta de till basal que forma el fondo marino a unos 10 kilómetros de Rerik, en Mecklenburg Bight. Sin embargo, durante su prospección descubrieron una hilera regular de piedras de 970 metros de longitud.

La estructura consta de unas 1.500 piedras, generalmente de unas decenas de centímetros de diámetro, que conectan varios grandes peñascos de un metro de tamaño. Los investigadores informaron de su descubrimiento al organismo estatal de Mecklemburgo-Pomerania Occidental para la cultura y la conservación de monumentos (Landesamt für Kultur und Denkmalpflege Mecklenburg-Vorpommern LAKD M-V), que coordinó las investigaciones posteriores.

El muro de piedra está situado en el flanco suroccidental de una cresta de till basal con una tendencia aproximadamente paralela a una cuenca adyacente en el sur, presumiblemente un antiguo lago o pantano. En la actualidad, el Mar Báltico tiene 21 metros de profundidad en este lugar. Así pues, el muro de piedra debió de construirse antes de que el nivel del mar subiera significativamente tras el final de la última glaciación, que tuvo lugar por última vez hace unos 8.500 años. Amplias zonas del paisaje anteriormente accesible acabaron inundándose en aquella época.

Los científicos utilizaron métodos geofísicos modernos para crear un modelo 3D detallado de la muralla y reconstruir la estructura del antiguo paisaje. A partir de muestras de sedimentos de la cuenca adyacente, al sur, fue posible acotar el posible periodo en que pudo construirse la muralla. Además, buzos investigadores de las universidades de Rostock y Kiel exploraron el muro de piedra.

El origen del muro de piedra se remonta a unos 12.000 años.

Nuestras investigaciones indican que no es muy probable que el muro de piedra submarino tenga un origen natural ni que se construyera en tiempos modernos, por ejemplo, en relación con el tendido de cables submarinos o la extracción de piedra. La disposición metódica de las numerosas piedras pequeñas que conectan las grandes rocas inmóviles habla en contra de ello, explica Jacob Geersen, autor principal del estudio.

Geersen investiga los procesos geológicos y antropogénicos en la región del Mar Báltico. Excluyendo los procesos naturales y un origen moderno, el muro de piedra sólo pudo formarse tras el final de la última glaciación, cuando el paisaje aún no estaba inundado por el mar Báltico.

En aquella época, la población de todo el norte de Europa era probablemente inferior a 5.000 personas. Una de sus principales fuentes de alimento eran los rebaños de renos, que migraban estacionalmente a través del paisaje postglacial de escasa vegetación. El muro se utilizaba probablemente para guiar a los renos hacia un cuello de botella entre la orilla del lago adyacente y el muro, o incluso hacia el lago, donde los cazadores de la Edad de Piedra podían matarlos más fácilmente con sus armas, explica Marcel Bradtmöller, de la Universidad de Rostock.

Muro de piedra utilizado probablemente por cazadores de renos

Ya se han encontrado estructuras prehistóricas de caza comparables en otras partes del mundo, por ejemplo en el fondo del lago Hurón (Michigan), a 30 metros de profundidad. Allí, los arqueólogos estadounidenses documentaron muros de piedra y persianas de caza construidas para cazar caribúes, el equivalente norteamericano del reno.

Los muros de piedra del lago Hurón y de Mecklenburg Bight comparten muchas características, como su ubicación en el flanco de una cresta topográfica, así como una orilla del lago de tendencia subparalela en uno de sus lados. Como los últimos rebaños de renos desaparecieron de nuestras latitudes hace unos 11.000 años, cuando el clima se volvió más cálido y los bosques se extendieron, lo más probable es que el muro de piedra no se construyera después de esa época.

Esto la convertiría en la estructura humana más antigua jamás descubierta en el mar Báltico. Aunque se conocen numerosos yacimientos arqueológicos bien conservados de la Edad de Piedra en la bahía de Wismar y a lo largo de la costa de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, éstos se encuentran a poca profundidad y datan en su mayoría de los periodos Mesolítico y Neolítico (aprox. 7.000-2.500 a.C.), explica Jens Auer, de la Oficina Estatal de Cultura y Conservación de Monumentos de Mecklemburgo-Pomerania Occidental (LAKD M-V), que participó en la exploración y muestreo de muchos de estos yacimientos.

Se sospecha que hay más muros de piedra de este tipo en la bahía de Mecklemburgo

El muro de piedra y el lecho marino circundante se investigarán con más detalle mediante sonar de barrido lateral, ecosonda de sedimentos y ecosonda multihaz. Tenemos pruebas de la existencia de muros de contención comparables en otros lugares de la bahía de Mecklenburg. También los investigaremos sistemáticamente, explica Jens Schneider von Deimling, de la Universidad de Kiel.

Además, buzos de investigación de la Universidad de Rostock y arqueólogos del LAKD M-V están planeando nuevas campañas de buceo para buscar en el muro de piedra y sus alrededores hallazgos arqueológicos que puedan ayudar a interpretar la estructura.

La datación por luminiscencia, que permite determinar cuándo fue la última vez que la superficie de una piedra estuvo expuesta a la luz solar, podría ayudar a obtener una fecha más precisa de cuándo se construyó el muro de piedra. Además, los investigadores pretenden reconstruir con más detalle el antiguo paisaje circundante.


Fuentes

Kiel University | Jacob Geersen, Marcel Bradtmöller, et al., A submerged Stone Age hunting architecture from the Western Baltic Sea. PNAS 121 (8) e2312008121, doi.org/10.1073/pnas.2312008121


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.