Durante casi 200 años, los arqueólogos han estado desconcertados por una misteriosa mancha marrón en el antiguo templo griego del Partenón. Ahora, investigadores de la Universidad del Sur de Dinamarca (SDU) han realizado nuevos análisis científicos y su veredicto es claro: el misterio persiste.

En el Museo Nacional de Copenhague hay una cabeza de mármol que formaba parte del antiguo templo griego del Partenón, en la Acrópolis de Atenas. La cabeza pertenecía originalmente a una figura de centauro y formaba parte de una escena que representaba la batalla de los Lapitas de la mitología griega contra los centauros (criaturas míticas mitad caballo, mitad humano).

Por razones que aún no se han explicado, partes de la cabeza del centauro están recubiertas de una fina película marrón, al igual que otros fragmentos de mármol del Partenón. La misteriosa película marrón fue examinada por primera vez por el Museo Británico en 1830.

Por aquel entonces, se intentó determinar si el color procedía de una pintura antigua, pero finalmente se llegó a la conclusión de que podía ser el resultado de una reacción química entre el mármol y el aire, o que el mármol contenía partículas de hierro que habían migrado a la superficie, tiñéndola de marrón.

Ácido oxálico, algas y hongos

Ha habido muchos intentos de explicar la peculiar película marrón. En 1851, el químico alemán Justus von Liebig realizó la primera investigación científica real y determinó que la película marrón contenía oxalatos, sales de ácido oxálico. Los análisis posteriores lo han confirmado, pero el origen de los oxalatos sigue siendo un misterio, afirma el profesor Kaare Lund Rasmussen, experto en análisis químicos de objetos históricos y arqueológicos.

Junto con sus colegas de la Universidad del Sur de Dinamarca Frank Kjeldsen y Vladimir Gorshkov, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, Bodil Bundgaard Rasmussen, antigua jefa de la Colección de Antigüedades del Museo Nacional, Thomas Delbey, de la Universidad de Cranfield (Inglaterra), e Ilaria Bonaduce, de la Universidad de Pisa (Italia), ha publicado un artículo científico en el que describe los resultados de sus investigaciones sobre la cabeza de centauro de color marrón del Museo Nacional. El artículo se publica en Heritage Science.

Queríamos examinar especialmente si la película marrón podría haber sido formada por algún organismo biológico, como líquenes, bacterias, algas u hongos. Esta teoría ya se había sugerido antes, pero no se había identificado ningún organismo concreto. Lo mismo cabe decir de la teoría de que podrían ser restos de pintura aplicada, quizá para proteger o tonificar la superficie del mármol, afirma Kaare Lund Rasmussen.

La cabeza de centauro, junto con otra cabeza del templo del Partenón, llegó a Dinamarca en 1688 como regalo al rey Cristián V. La trajo el capitán danés Moritz Hartmand, que servía en la flota veneciana y estuvo presente durante el bombardeo de la Acrópolis de Atenas en 1687. Una parte importante del templo del Partenón quedó destruida. La Cabeza de Centauro se depositó en la Kunstkammer Real, que más tarde se convirtió en el Museo Nacional, donde se expone desde entonces.

Para sus investigaciones, el equipo de investigadores pudo tomar cinco pequeñas muestras de la parte posterior de la cabeza del centauro. Estas muestras se sometieron a diversos análisis en los laboratorios de la SDU, incluido el análisis de proteínas y la llamada espectrometría de masas con plasma de acoplamiento inductivo por ablación láser.

No encontramos rastros de materia biológica en las capas marrones, sólo de nuestras propias huellas dactilares y quizá de un huevo de ave que se rompió sobre el mármol en la antigüedad. Esto no prueba que nunca hubiera una sustancia biológica, pero reduce significativamente la probabilidad, haciendo que la teoría de un organismo biológico sea ahora menos probable, afirma Kaare Lund Rasmussen.

Del mismo modo, ahora es menos probable que la superficie de mármol estuviera pintada o conservada, según los investigadores, que también buscaron específicamente restos de pintura. Las pinturas antiguas solían basarse en productos naturales como huevos, leche y huesos, y no se encontraron restos de estos ingredientes en la mancha marrón.

El misterio permanece

A través de sus investigaciones, el equipo de también descubrió que la película marrón consta de dos capas separadas. Estas dos capas tienen aproximadamente el mismo grosor, unos 50 micrómetros cada una, y difieren en cuanto a la composición de oligoelementos. Sin embargo, ambas capas contienen una mezcla de los minerales de oxalato weddellita y whewellita. El hecho de que existan dos capas distintas contradice la teoría de que se crearon por la migración de material, como partículas de hierro, desde el interior del mármol. También contradice la teoría de que fueran el resultado de una reacción con el aire.

La contaminación del aire también es improbable por otra razón; la cabeza de centauro ha estado en el interior de Copenhague desde antes de que comenzara la industrialización moderna en el siglo XVIII. De hecho, esto hace que las cabezas del Museo Nacional sean especialmente valiosas en comparación con las piezas de mármol de la Acrópolis, algunas de las cuales sólo se han llevado al interior recientemente.

Como hay dos capas marrones distintas con composiciones químicas diferentes, es probable que tengan orígenes distintos. Esto podría sugerir que alguien aplicó pintura o un tratamiento de conservación, pero como no hemos encontrado restos de tales sustancias, el color marrón sigue siendo un misterio, concluye Kaare Lund Rasmussen.


Fuentes

University of Southern Denmark | Rasmussen, K.L., Rasmussen, B.B., Delbey, T. et al. Analyses of the brown stain on the Parthenon Centaur head in Denmark. Herit Sci 12, 18 (2024). doi.org/10.1186/s40494-023-01126-9


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.