Excavaciones realizadas por Cotswold Archaeology en el pueblo de Chelmondiston, en la península de Shotley (Suffolk, Reino Unido), han revelado hallazgos y elementos arqueológicos de tres periodos principales: principios de la Edad del Hierro (siglos V a VIII a.C.), anglosajón medio (siglos VIII-IX d.C.) y medieval tardío (siglos XII-XIV). El yacimiento se encuentra a sólo 600 metros de la costa en Pin Mill, en el lado sur del estuario del río Orwell, y a 500 metros de la iglesia parroquial de Chelmondiston, situada al sureste.

La mayoría de los elementos descubiertos de la Edad de Hierro temprana son pequeños pozos, dispersos por la parte del yacimiento que da al estuario; para qué se utilizaban estos pozos prehistóricos es un tema muy debatido, que continua siendo un misterio. También había unas pocas estructuras pequeñas de cuatro postes, que suelen interpretarse como edificios de almacenamiento o graneros.

La principal fase de actividad fue la aparición de un grupo de edificios anglosajones medios construidos a posteriori dentro de zanjas curvas que ocupaban la mitad sur del yacimiento. Estos edificios formaban parte de un asentamiento más amplio que se extendía hacia el sur y el este, ahora bajo el pueblo moderno.

La estructura principal era lo que se denomina un edificio de salón, de 12 metros de largo por 6,5 metros de ancho, con una extensión oriental o anexo de unos 5,5 metros cuadrados. Estaba construido con postes de tierra y tendría paredes de tablas, un suelo elevado y un tejado de paja o tejas de roble. Habría sido la vivienda principal de una familia, con una gran sala abierta y un hogar central, una división interna en un extremo para almacenamiento y espacio para dormir en un «entresuelo».

El edificio estaba alineado más o menos de este a oeste y estaría dentro de un recinto con zanjas y terraplenes. Otros agujeros de poste al este y al sur del edificio representan cercas y estructuras más pequeñas, quizá abiertas, como graneros y cobertizos.

Al este de la construcción, todavía dentro del recinto, había una hilera de cuatro pozos y pozos ciegos, estos últimos excavados en zanjas rellenas anteriores, probablemente para facilitar su drenaje. Todos estos elementos contenían material, principalmente cerámica, y uno de ellos contenía un buen conjunto.

Toda la cerámica recuperada era de loza de Ipswich, un material bello y resistente fabricado en la ciudad cercana entre 700 y 850 d.C. aproximadamente. La cerámica de Ipswich fue la primera fabricada a torno en el país desde la partida de las legiones romanas unos 300 años antes, y se hacía girar en un torno lento en lugar de hilarla.

Aunque el pueblo no se menciona en el Libro de Domesday, es evidente que ya existía en aquella época y es muy posible que estos recintos representen el inicio de Chelmondiston como núcleo de población «moderno». Lo más probable es que el nombre proceda de «Ceolmund’s Enclosure» (recinto de Ceolmund) -el propio Coelmund procede del inglés antiguo Ceol «Keel» (quilla de un barco) y Mund «Protection» (protección)- y es tentador pensar que esta casa perteneció a uno de los primeros habitantes anglosajones del pueblo, a finales del siglo VIII (¿quizá no al propio Ceolmund, sino a un miembro de la familia…?).

Como curiosidad, esta parte de Suffolk tiene un número inusual de nombres de aldeas «-ton» que suben por el Orwell hasta el río Gipping y sus afluentes, que tomaron sus nombres de personas nombradas como Floki (Flowton), Nagli (Naughton), Hnaki (Nacton), Wulfhere (Woolverstone) y Eoforweard (Erwarton). Se trata de una concentración poco habitual de topónimos de este tipo, por lo que debe tener algún significado, todavía no descubierto.

El pueblo se desplazó hacia el este o se consolidó en una zona más estrecha alrededor de la iglesia a finales del periodo anglosajón (siglos IX-XI) y no fue hasta el siglo XII, tras la conquista normanda, cuando volvió a aparecer en el lugar una zona de actividad a pequeña escala junto a la carretera, a lo largo de la fachada de Richardson’s Lane, al oeste.

En la parte trasera de esta zona había un gran horno de alfarería del siglo XIV muy bien conservado. La zona circundante contenía grandes cantidades de material producido en el horno, en su mayor parte «desechos», es decir, vasijas que no se cocieron correctamente o que se derrumbaron o reventaron durante la cocción.

Se recuperaron unos 130 kg de cerámica junto con cinco vasijas completas o casi completas. Esto representa la primera prueba de la producción de cerámica en Chelmondiston y contribuirá en gran medida al conocimiento de la producción, uso y suministro de cerámica medieval en esta parte de la región. A primera vista, la cerámica no parece encajar con ninguno de los tipos contemporáneos conocidos y nombrados, y bien podría acabar recibiendo su propio nombre: Chelmondiston Ware.


Fuentes

Cotswold Archaeology


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.