Si alguna vez existió vida en Marte, la comprobación por parte del rover Perseverance de la existencia de sedimentos lacustres en la base del cráter Jezero refuerza la esperanza de que puedan hallarse rastros en el cráter.

En una nueva investigación publicada en la revista Science Advances, un equipo dirigido por la UCLA y la Universidad de Oslo demuestra que, en algún momento, el cráter se llenó de agua, depositando capas de sedimentos en el suelo del cráter. Posteriormente, el lago se redujo y los sedimentos arrastrados por el río que lo alimentaba formaron un enorme delta. Con el tiempo, a medida que el lago se disipaba, los sedimentos del cráter se erosionaron, formando los accidentes geológicos visibles hoy en la superficie.

Los periodos de deposición y erosión tuvieron lugar a lo largo de eones de cambios ambientales, indica el radar, confirmando que las inferencias sobre la historia geológica del cráter Jezero basadas en imágenes de Marte obtenidas desde el espacio son exactas.

Desde la órbita podemos ver un montón de depósitos diferentes, pero no podemos decir con seguridad si lo que estamos viendo es su estado original, o si estamos viendo la conclusión de una larga historia geológica, dijo David Paige, profesor de ciencias de la Tierra, planetarias y espaciales de la UCLA y primer autor del artículo. Para saber cómo se formaron estas cosas, tenemos que ver debajo de la superficie.

El rover, que tiene el tamaño de un coche y lleva siete instrumentos científicos, ha estado explorando el cráter de 48 kilómetros de ancho, estudiando su geología y atmósfera y recogiendo muestras desde 2021. Las muestras de suelo y rocas de Perseverance serán traídas a la Tierra por una futura expedición y estudiadas en busca de evidencias de vida pasada.

Entre mayo y diciembre de 2022, Perseverance se desplazó desde el suelo del cráter hasta el delta, una vasta extensión de sedimentos de 3.000 millones de años de antigüedad que, desde la órbita, se asemeja a los deltas de los ríos de la Tierra.

A medida que el rover se adentraba en el delta, el instrumento RIMFAX (Radar Imager for Mars’ Subsurface Experiment) de Perseverance disparaba ondas de radar hacia abajo a intervalos de 10 centímetros y medía los impulsos reflejados desde profundidades de unos 20 metros por debajo de la superficie. Con el radar, los científicos pueden ver hasta la base de los sedimentos para revelar la superficie superior del suelo enterrado del cráter.

Años de investigación con radares de penetración en el suelo y pruebas del RIMFAX en la Tierra han enseñado a los científicos a leer la estructura y composición de las capas del subsuelo a partir de sus reflejos de radar. La imagen del subsuelo resultante muestra capas de roca que pueden interpretarse como el corte de una carretera.

Algunos geólogos dicen que la capacidad del radar para ver bajo la superficie es como hacer trampas, afirma Paige, que es el investigador principal adjunto de RIMFAX.

Las imágenes RIMFAX revelaron dos periodos distintos de deposición de sedimentos intercalados entre dos periodos de erosión. Según la UCLA y la Universidad de Oslo, el suelo del cráter situado bajo el delta no es uniformemente plano, lo que sugiere que hubo un periodo de erosión previo a la deposición de los sedimentos lacustres. Las imágenes de radar muestran que los sedimentos son regulares y horizontales, como los que se depositan en los lagos de la Tierra. La existencia de sedimentos lacustres se había sospechado en estudios anteriores, pero ha quedado confirmada por esta investigación.

Un segundo periodo de deposición se produjo cuando las fluctuaciones del nivel del lago permitieron al río depositar un amplio delta que en su día se extendía hacia el interior del lago, pero que ahora se ha erosionado hasta acercarse a la desembocadura del río.

Los cambios que observamos en el registro rocoso se deben a cambios a gran escala en el entorno marciano, explica Paige. Es genial que podamos ver tantas pruebas de cambio en un área geográfica tan pequeña, lo que nos permite extender nuestros hallazgos a la escala de todo el cráter.


Fuentes

University of California Los Angeles (UCLA) | David Paige et al., Ground penetrating radar observations of the contact between the western delta and the crater floor of Jezero Crater, Mars, Science Advances (2024). DOI:10.1126/sciadv.adi8339


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.