Anidado en los abruptos acantilados a lo largo del valle del río Kura, en el sur de Georgia, se encuentra uno de los monasterios medievales más inusuales y asombrosos del mundo: Vardzia.

Tallado enteramente en la roca de la montaña Erusheti a lo largo de más de 500 metros, Vardzia es una maravilla arquitectónica que cuenta con hasta 19 niveles de estancias.

El lugar tiene una larga historia de asentamientos humanos que se remonta a la Edad de Bronce. Las cuevas habitacionales existen aquí desde al menos el siglo V a.C., aprovechando el fácil refugio que proporcionaba la suave caliza de los acantilados.

En el siglo XII, Georgia experimentaba una Edad de Oro bajo el reinado de la reina Tamar, y fue durante este período cuando Vardzia fue transformado de un pequeño grupo de cuevas naturales en un extenso complejo monástico excavado en la roca.

La construcción comenzó en la década de 1150 por orden del rey Giorgi III como sitio defensivo cerca de la frontera contra los estados musulmanes vecinos. Sin maquinaria moderna, los monjes tallaron pacientemente la blanda roca con martillos y cinceles para formar hogares cueva y estructuras en múltiples niveles conectadas por túneles en la cara del acantilado.

Para la época del reinado de Tamar, en la década de 1180, había ya más de 500 cuevas albergando iglesias, talleres, dormitorios, salas de almacenamiento y edificios administrativos.

También se talló una extensa red de acueductos y cisternas para proporcionar agua fresca a la considerable población que vivía dentro de los acantilados de Vardzia. Cómo los constructores fueron capaces de planificar y coordinar una ciudad subterránea tan enorme sigue siendo una maravilla.

En el corazón espiritual de la ciudad-monasterio de Vardzia se encuentra la iglesia, también excavada en la roca, de la Dormición. Construida en la década de 1180, su gran interior abovedado estaba ricamente decorado con frescos que representaban escenas bíblicas. En la pared norte hay retratos del rey Jorge III y de la reina Tamar, mostrando su patrocinio real del monasterio.

Otras iglesias cueva dentro de Vardzia también tenían interiores decorados con frescos. Como centro monástico ortodoxo cristiano, Vardzia albergaba a cientos de monjes y era un importante centro de iluminación de manuscritos, himnografía y otras obras académicas.

Pero además de sus funciones religiosas, cumplió importantes funciones económicas y defensivas. Las bodegas subterráneas almacenaban grandes cantidades de vino de las fértiles viñas del valle. Otras cuevas albergaban talleres y áreas de almacenamiento.

Ubicado estratégicamente cerca de la frontera, los altos acantilados y túneles fortificados de Vardzia lo hacían prácticamente inexpugnable a los ataques. Así, cuando los mongoles invadieron Georgia en la década de 1290, los monjes y los demás habitantes pudieron refugiarse con seguridad dentro del laberinto de corredores de roca.

Vardzia floreció como un importante centro cultural y espiritual a lo largo del siglo XIII. Sin embargo, la llegada de los otomanos precipitó su declive a partir del siglo XVI. Las fuerzas persas atacaron el lugar en 1551, saqueando sus tesoros, lo que provocó el endurecimiento del control otomano sobre Georgia y que los monjes que aun quedaban lo abandonasen.

Durante siglos, el inmenso monasterio cueva permaneció intacto entre sus paredes de roca. No fue hasta las excavaciones soviéticas del siglo XX cuando se descubrió la impresionante escala de Vardzia y se reveló su historia. Hoy en día, aunque hace mucho que está vacío de habitantes, la grandeza arquitectónica y los tesoros artísticos de Vardzia todavía estimulan la imaginación.

Caminando por su inmensa red de cuevas y laberintos con frescos en ruinas y viviendas excavadas en roca, no se puede dejar de estar asombrado por la tremenda labor e ingenio sin igual con el que esta ciudad de piedra fue tallada entre las paredas vivas de roca a lo largo del valle del río Kura de Georgia.

Desde 1985, el sitio forma parte del Museo-Reserva Histórico-Arquitectónico de Vardzia, que incluye cuarenta y seis sitios arquitectónicos, doce sitios arqueológicos y veintiún sitios de arte monumental.


Fuentes

Vardzia-Khertvisi (UNESCO) | Emilio Bilotta, Alessandro Flora, Stefania Lirer, Carlo Viggiani, Geotechnical Engineering for the Preservation of Monuments and Historic Sites | Antony Eastmond, Royal Imagery in Medieval Georgia | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.